Drogas: Cuba llama a cruzada caribeña antidrogas

En 2003 Cuba inició una campaña nacional contra las drogas, que llamó a expandir por el Caribe.

U.S. Coast Guard

Guardacostas estadounidenses capturan traficantes de drogas.

El jefe de la Dirección Nacional Antidrogas del Ministerio del Interior de Cuba, general de Brigada Jesús Becerra, hizo un llamado el día 16 a todos los países caribeños para aunar esfuerzos en la lucha contra el narcotráfico.

Durante la II Conferencia Regional sobre Fiscalización de Drogas en el Caribe, que sesionó hasta el viernes 17 en La Habana, Becerra instó a enfrentar esa amenaza con la “cooperación de todos los hombres y mujeres honestos, desde todas las posiciones políticas y sociales”.

Según dijo ante los cerca de 200 participantes en la cita, el tráfico ilícito y el uso indebido de estupefacientes y su engendro de violencia, corrupción, inseguridad social, lavado de dinero y daños a la salud del hombre, son males que las sociedades tienen el deber y el derecho de enfrentar hasta su erradicación.

Recordó que en su país se liquidó totalmente el consumo de marihuana en los años posteriores a la llegada al poder del gobierno del presidente Fidel Castro.

Después de ese éxito y ante la inevitable ampliación del comercio, el turismo y las relaciones económicas internacionales, “cada día nuestra sociedad se ve amenazada por la horrible agresión de las drogas ilícitas”, agregó.
Para enfrentar el problema, la isla puso en práctica el programa nacional de prevención del uso de drogas ilícitas , que incluye la participación de todos los sectores de la sociedad.

De acuerdo con el ministro cubano de Justicia, Roberto Díaz Sotolongo, Cuba ratificó desde hace tiempo su “disposición a coadyuvar con todos los países” en la lucha antinarcóticos, con base en el respeto a la soberanía y observando el principio de la no injerencia en los asuntos internos.

Según consideró, el pueblo estadounidense sería el mayor beneficiado de concretarse un acuerdo entre Cuba y Estados para combatir el tráfico de drogas, lo que también redundaría en avances en esa materia para el Caribe, afectado por el trasiego de estupefacientes hacia Estados Unidos y Europa, los principales mercados del mundo.

Por su parte, el ministro cubano de Educación, Luis Ignacio Gómez, destacó la importancia de la labor de prevención para evitar el consumo de drogas, mediante la cooperación de todos los sectores de la sociedad.

Gómez explicó que en su país se adoptan programas con una concepción metodológica y se enfatiza en la formación de valores y responsabilidades ciudadanas, el trabajo comunitario, la transmisión de conocimientos sobre el uso indebido de sustancias nocivas y el negativo comportamiento social que generan las adicciones.

Los asistentes a la cita habanera debatieron además sobre el lavado de dinero en el Caribe, sus causas, consecuencias y los perjuicios que entraña a las finanzas del área.

Esteban Valdés, superintendente del Banco Central de Cuba, señaló que su país no está exento de la incidencia de ese mal, pero cuenta con las condiciones necesarias para enfrentarlo con éxito, ya que las instituciones financieras cubanas tienen normas de estricto cumplimiento en materia de prevención y detección de intentos para el blanqueo de activos.

El doctor Aldo Muñoz, viceministro de Salud, explicó que una de las líneas fundamentales de la estrategia para prevenir el consumo de narcóticos radica en desarrollar un programa de divulgación y consejería apoyado en el trabajo comunitario del sistema de salud cubano.

En la segunda edición del evento sobre alucinógenos de la región, participaron representantes de casi una treintena de naciones, entre las que se cuentan los 15 integrantes del Plan de Acción de Barbados, Canadá y Estados Unidos. También de Inglaterra, Francia, Italia, España, Bélgica, Portugal, Países Bajos y la Federación Rusa, y del Programa de Naciones Unidas para las Drogas.

De acuerdo a informes de Naciones Unidas, el mercado ilegal de estupefacientes en la región caribeña genera un ingreso de 3.300 millones de dólares por año, cifra equivalente al 3,1 por ciento del Producto Interno Bruto doméstico.

Durante la clausura de la conferencia, el presidente del parlamento cubano, Ricardo Alarcón, reiteró la disposición de su país a continuar la cooperación en la lucha contra el narcotráfico internacional y los delitos que genera. Asimismo, fustigó a Estados Unidos por no responder a la solicitud de La Habana para suscribir acuerdos de cooperación en esa y otras materias. El rechazo de Washington a firmar tres convenios bilaterales para el combate al tráfico ilegal de estupefacientes, al terrorismo y al contrabando ilegal de seres humanos, es una muestra de falta de voluntad política, enfatizó.

La cruzada antidrogas pasó en enero de las advertencias a los hechos. La Central de Trabajadores de Cuba (CTC), confirmó el viernes 24 los rumores sobre redadas contra casas vinculadas al tráfico de estupefacientes.

“El Ministerio del Interior ejecuta importantes acciones para combatir este mal”, dijo la CTC en un comunicado, en el que anunció su respaldo “a todo cuanto haga el país para librarnos de la droga”.

Las acciones policiales se llevan a cabo en todo el país, pero se desconoce el volumen de drogas incautadas, así como la cantidad y nacionalidad de las personas detenidas.

“El pasado fin de semana hubo un allanamiento cerca de mi casa, en Centro Habana. Cerraron toda la manzana y dicen que encontraron cocaína escondida en varias bandejas de huevos”, relató el fontanero Juan Cortés, de 27 años. Cada huevo había sido vaciado por un pequeño agujero, llenado con cocaína, vuelto a cerrar y nuevamente colocado en la bandeja de cartón, con la parte perforada hacia abajo.

“La CTC y los 19 sindicatos nacionales apoyamos con toda energía”, las acciones antidrogas, y “apoyaremos igualmente todo cuanto el país haga en el futuro para salvaguardar a la población de tan perniciosas manifestaciones”, afirma el comunicado.

La central sindical exhortó a sus afiliados a “elevar la vigilancia” en los centros laborales y a mantener una “postura alerta” en los vecindarios para “descubrir y denunciar a los delincuentes”.

De acuerdo a la declaración, las personas involucradas en la venta de estupefacientes suelen organizar “sus operaciones desde las casas de vecindad que son alquiladas, violando las disposiciones establecidas”. Los poseedores de viviendas autorizados para arrendar habitaciones a turistas extranjeros deben pagar impuestos y están obligados a registrar a sus huéspedes en la oficina de Inmigración.

El combate a las drogas se vincula “a la (batalla) que estamos librando los trabajadores cubanos contra toda forma de delito, de ilegalidades y de corrupción, males que constituyen el caldo de cultivo para la proliferación de flagelos como el de la droga”, subrayó la central sindical.

A la campaña se han adherido otras organizaciones, entre ellas las federaciones de estudiantes universitarios y de la enseñanza media, los Comité de Defensa de la Revolución, la Federación de Mujeres Cubanas, la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños y la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana, que acompañan la cruzada que lleva adelante la policía y que alimenta la imaginación popular. “Dicen que un hombre vendía la droga en caramelos, como sólo vendía los ‘caramelos’ a adultos eso le llamó la atención a la gente y cuando fueron a ver, lo que tenía era tremenda clientela”, comentan residentes del municipio de Marianao.

“En el policlínico de Santa Fe, barriada capitalina, lo que llega de jóvenes bajo efectos de la droga es mucho, los tienen que esposar de pies y manos”, contó a una amiga una enfermera del centro asistencial.

Para Teresa Vega, una profesional de 50 años, reales o exageradas las anécdotas, lo cierto es que el fenómeno de la droga ha avanzado más de lo que hasta ahora se ha querido admitir y la actitud de negarlo ha demorado la solución y propiciado una expansión que casi se va de las manos.

Según afirmaron extraoficialmente funcionarios cubanos, durante las redadas en la capital de la isla fueron detenidos varios centenares de personas, incluidas familias enteras, algunas de las cuales empleaban a sus hijos para transportar la peligrosa mercancía.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.