Acualina, un proyecto comunitario que perdura

La educación ambiental constituye un importante paso en la creación de conciencia de las actuales generaciones para garantizar la vida en el planeta azul.

Jorge Luis Baños - IPS

El proyecto convoca a defender el entorno y salvar el planeta

La Habana, 21 dic- Con canciones, danzas y poesía, el proyecto comunitario Acualina persigue educar a familias habaneras para llevarles mensajes sobre la protección del medio ambiente y la necesidad de que cada persona, en su pedacito, realice pequeñas acciones a favor del entorno.

Esta iniciativa educativa ecologista aparece en las pantallas de la televisión con alertas sobre los peligros de la contaminación y la necesidad de cuidar el planeta. Este diciembre, en su primer festival, el proyecto, nacido en el Náutico, una comunidad costera habanera, llenó el teatro Miramar, en La Habana, con decenas de familias y seguidores.

Acualina es un proyecto ecológico, necesario y no lucrativo que nació en 2003 con la misión de comunicar y transmitir educación ambiental a las grandes masas, principalmente a las niñas y los niños, fomentando en ellos valores y conductas ambientalistas. Gracias a muchos amigos está en diferentes escenarios para promover el cuidado del medio ambiente y el uso sostenible de los recursos, explica la bióloga marina Ángela Corvea, creadora de esta iniciativa local.

La Fiesta de Acualina y sus amigos, un espectáculo artístico–ecológico mixto, dirigido a la niñez y sus mayores, tuvo como objetivo sensibilizar a grandes y chicos con la temática ecologista, la protección de las aguas, los árboles y en general, la casa común de más de 7.000 millones de personas.

“Acualina es algo simple, es un modelo a seguir. No todo el mundo vive al lado de una playa, un río, una montaña, pero en cualquier lugar siempre hay algo que cuidar. El planeta está en serios problemas y este espectáculo es para toda la familia, porque somos los mayores quienes tenemos que velar por estos niños y niñas que están aquí y los que faltan por venir, para dejarles un planeta más lindo, más limpio y más amigable”, destacó Corvea.

Hubo danza, escenificaciones, piezas de ballet clásico interpretado por estudiantes de esta disciplina, a la par de mensajes concebidos para sensibilizar desde la infancia y la adolescencia en el cuidado del entorno e imágenes de actividades de saneamiento costero y recogida de materiales reutilizables promovidas por este grupo.

Gabriella Santoyygo, creadora de la imagen de la pequeña musa defensora del medio ambiente, quedó gratamente sorprendida ante el teatro lleno. “En las actividades, vemos a los niños y niñas del proyecto junto a sus padres, pero esta afluencia supera lo que habíamos pensado, es increíble”, declaró a la Redacción de IPS Cuba.

“Acualina es un proyecto muy bonito, su fin es enseñar tanto a los mayores como a las nuevas generaciones sobre el cuidado de la naturaleza y las acciones que se pueden tomar para mejorar el mundo, dijo Fanny, quien llevó al espectáculo a su hija Estefany, de ocho años.

Desde el público, Anaysa, de 10 años, tarareó canciones que cantan al planeta y a la vida, mientras el aficionado Anthony, el olímpico, a ritmo de rap, enfatizó: “esto es un canto para salvar al mundo y yo no dejo de pensar en esto ni un segundo”.

En la velada participaron también proyectos comunitarios de casas de cultura, agrupaciones infantiles, y artistas profesionales, entre ellos Pablo Menéndez, director del grupo Mezcla, quien interpretó la canción Río Quibú, escrita hace más de 20 años por el trovador Frank Delgado, y que habla sobre los daños que las personas le ocasionan a su corriente con el vertimiento de desechos a lo largo de todo su curso.

Con una intensa actividad a favor del entorno, Osmel Francis y su agrupación Cubanos en la Red se ha convertido en un fiel aliado de Acualina. Esta vez no pudo faltar para interpretar melodías que llaman a la conciencia individual, a la protección del malecón habanero y a la necesidad de sembrar semillas de conocimiento y sensibilidad ambiental.

Francis sumó a esta jornada a educadores populares de Colombia, Venezuela, México, Argentina y Brasil, entre otras naciones de América Latina que participaron en Pinar del Río en el V Encuentro Latinoamericano de Experiencias de Desarrollo de Educación Ambiental Popular.

La realización de este festival, destacó Ángela Corvea, contó con la colaboración de la Dirección Municipal de Cultura de Playa, la Dirección de Servicios Comunales, la Embajada Británica en Cuba y el Consejo Nacional de las Artes Escénicas (CNAE) y el proyecto Ginger y Chunga, para la protección de mascotas.

“Este es el futuro, estamos salvando al planeta. Es un honor para nosotros acoger este proyecto que enseña a la infancia a hacer cosas para cuidar el ambiente que muchas veces no hacemos nosotros los adultos. Es una bendición que alguien se ocupe de transmitirles en la escuela y en el barrio a hacer acciones que los hagan enamorarse del planeta donde viven”, declaró Alfonso Martínez, administrador del teatro Miramar. (2012)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.