Alarma por los manglares de Pinar del Río

Esta provincia occidental cubana dispone de 66.000 hectáreas de manglares sobre sus riveras.

Jorge Luis Baños - IPS

Para proteger los manglares, se necesita también sensibilizar a las comunidades para no contaminar y luchar contra la tala indiscriminada

La Habana, 20 feb.- La tala indiscriminada, la contaminación y el efecto del paso de huracanes dejan a los manglares al sur de la provincia cubana de Pinar del Río, a 157 kilómetros de esta capital, en un estado de deterioro que provoca alarmas entre las autoridades locales, según un artículo publicado hoy en el diario oficial Granma.

Los árboles de este ecosistema costero, rico en fauna e imprescindible para proteger a la tierra de las inundaciones, la acción del viento y la intrusión salina, fueron arrasados para la producción de carbón, sobre todo durante los años 90 del pasado siglo XX, explicó al rotativo Luis Delgado, trabajador de la Empresa Nacional para la Protección y Conservación de la Flora y la Fauna (Encff).

Aunque el paso de ciclones en años recientes por esa zona ha dejado estragos, reveló el texto, la acción humana figura como la principal causa de la situación grave de algunos puntos del litoral norte pinareño, en especial en el municipio de La Palma, y de casi toda la costa sur, donde la pérdida de estas barreras naturales le ha dado paso al avance del mar.

Según declaraciones al diario de Pedro Ramírez Lara, jefe del Servicio Estatal Forestal de Pinar del Río, lugares del litoral sur como Boca de Galafre, Alonso de Rojas y Dayanigua han cedido tierra frente al paso del mar. En la actualidad, esta provincia dispone de 66.000 hectáreas de manglares sobre sus riveras.

El deterioro de estos ecosistemas afecta en primer lugar a las poblaciones costeras, en actividades económicas como la pesca y las desprotege frente al riesgo de penetraciones del mar, explicó Greicy Rodríguez Crespo, especialista de la Universidad de Pinar del Río.

Aunque, indicó Rodríguez, las consecuencias negativas llegan tierra adentro, en la llanura sur-occidental, acarreadas por la salinización de los suelos agrícolas y el manto freático. Para ella, “se está haciendo poco, teniendo en cuenta la magnitud del problema”.

Según especialistas, el estado actual de los manglares pinareños no puede enfrentar el incremento del nivel del mar provocado por el cambio climático. Por esa causa, pudiera afectarse toda la llanura sur de la provincia, donde se encuentran en la actualidad buena parte de sus tierras cultivables.

En la localidad, se encauzan acciones sobre todo de reforestación para el rescate de los manglares por entidades como la propia Encff. Por ejemplo, el diario destacó que, en los tres últimos años, se sembraron más de 1,8 millones de plantas de mangle en la costa del municipio de Vueltabajo.

Sin embargo, especialistas abogan que, para lograr una mayor efectividad, se le debe añadir a esta estrategia la sensibilización de la población en las zonas costeras y su incorporación a las actividades de rehabilitación, a través de iniciativas como la creación de viveros comunitarios y la lucha contra la tala de manglares.

Por su extensión, los manglares de Cuba figuran en el noveno lugar en el mundo y el primero entre los países del Caribe. Estos ocupan más del 70 por ciento de las riveras del país. Su protección se regula en estatutos como la Ley Forestal (1998), pero su conservación depende de muchos más factores. (2012)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.