Artista italiano promueve en Cuba alianzas entre iniciativas responsables

La Embajada Rebirth/Tercer Paraíso utiliza el arte y la creatividad para hablar de desarrollo social y sostenible en Cuba.

Integrantes de proyectos comunitarios protagonizan en 2017 la Feria de experiencias Rayo Zona Activa 1, convocada por la Embajada Rebirth/Tercer Paraíso en Cuba y el Centro de Arte Continua.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

La Habana, 17 dic.- Identificar y unir proyectos, instituciones, personas y emprendimientos económicos que velen por la naturaleza y empleen la creatividad como herramientas para el cambio, es la meta de la Embajada Rebirth/Tercer Paraíso en Cuba.

Esta iniciativa de la Fundación Pistoletto, del artista italiano Michelangelo Pistoletto, se dedica a lo largo del año a mapear y facilitar alianzas entre experiencias artísticas, comunitarias, económicas y productivas responsables, para luego construir acciones colectivas.

“La idea que promueve Tercer Paraíso es justamente crear alianzas entre gente y grupos que quieren transformar la sociedad para lograr un verdadero equilibrio entre naturaleza y sociedad, y naturaleza y tecnología”, explicó Gaby País, colaboradora de la Embajada Rebirth en Cuba.

Según Pistoletto, para llevar adelante estos cambios, su propuesta es el método de lo que llama “demopráctica”.

“Consiste en hacer que las diversas organizaciones –una suerte de microgobiernos- que integran la sociedad, vinculen sus prácticas para desarrollar formas de gobierno donde participe realmente toda la sociedad”, declaró el creador de Tercer Paraíso.

A juicio del artista italiano, en Cuba existen condiciones para que los diferentes grupos trabajen de forma coordinada y den un paso más dentro de la propia revolución.

Nuevas maneras

Pistoletto sintetiza el recorrido de la humanidad: de un estado primordial o paraíso natural al paraíso artificial, que fue generalizado a partir de la modernidad y ha conducido a los extraordinarios logros de la ciencia y la tecnología, pero al mismo tiempo, a un proceso de alarmante deterioro planetario.

En su concepción, el Tercer Paraíso sería un proceso que intenta movilizar las energías mentales y prácticas de todos, partiendo del arte, y se dirige a una transformación de todos los espacios de la vida humana.

Desde sus inicios, el trabajo de la Embajada Rebirth/Tercer Paraíso Cuba ha estado estrechamente relacionado con temas tan vitales como la alimentación sana y la agricultura sostenible, a través del arte como vehículo transformador de la sociedad.

Utilidad

A estos principios se adhieren cada vez más personas de diferentes profesiones y experiencias.

De acuerdo con País, fue precisamente de esos postulados que surgió la idea de celebrar el Primer Festival de la Tierra, que fue organizado en noviembre pasado de manera coordinada por varias iniciativas.

Una vez al año, dijo, se realiza un foro anual que agrupa a los colaboradores: instituciones, oenegés y proyectos mapeados a lo largo del año para trazar una suerte de plan de acción para colaborar con otras y trabajar para apoyar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, acordados por la Organización de las Naciones Unidas para 2030.

Cada foro se dedica a temas específicos.

En 2018, el cuarto encuentro se centró en la alimentación sana y la agricultura sostenible, un tema pendiente para Cuba, donde la insuficiente producción obliga a importar anualmente alimentos por unos 2.000 millones de dólares, cuando una parte considerable pudiera producirse en el país.

Los foristas analizaron asuntos como agricultura familiar, residuos orgánicos, educación, cocina, turismo, migraciones, cadenas de producción, diversidad y juventud, entre otros temas relacionados con la alimentación sana y la agricultura sostenible.

Para Iris Quiñones, de la finca Vista Hermosa, en el municipio habanero de Guanabacoa, donde las prácticas agroecológicas se han traducido en mayores producciones, “es una revolución de ideas para tener un mundo más sano, creíble y mejor”.

Tito Núñez, del ecorestaurante El Romero, en Las Terrazas, en la provincia de Artemisa, se trata de una nueva manera de organizar ideas y proyectar modos de hacer para acercarnos cada vez más a una cultura de la alimentación sana y una forma de producir alimentos con técnicas sustentables.

“Nos ayuda a organizar la mente para enfrentar estrategias que necesariamente hay que diseñar todo el tiempo para lograr la evolución de la sociedad en todos los temas relacionados con la cultura de la alimentación”, dijo Núñez. (2018)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.