Camagüey busca la articulación agroecológica

Un proyecto promueve las mejores prácticas productivas, intercambios y hasta un encuentro internacional en 2014.

Jorge Luis Baños-IPS/jlbimagenes@yahoo.es

La iniciativa persigue demostrar que la agroecología puede rendir frutos en grandes fincas.

La Habana, 19 jun.- Asistir a la agricultura en equipamiento y riego, sentar a la mesa y poner de acuerdo a diferentes actores, y sensibilizar a directivos y productores, son ejes de un proyecto de articulación agroecológica que beneficia a agricultores de Camagüey, a 534 kilómetros al este capitalino.

“Esta iniciativa promueve una metodología novedosa para la creación de una red de servicios técnicos que pueda brindar atención a la base productiva, de manera articulada y participativa”, explica Lissette Olivera Labastida, presidenta de la Asociación Cubana de Técnicos Agrícolas y Forestales en el municipio de Camagüey.

Previsto para cuatro años, el proyecto iniciado en septiembre de 2011 pretende contribuir al incremento de la producción, calidad, diversidad de alimentos a nivel de municipio, lograr que productores y entidades vinculadas tengan una mínima dependencia de insumos externos, desarrollen la innovación y logren la autogestión financiera.

De acuerdo con la también coordinadora del proyecto Articulación agroecológica en ese territorio, los beneficiaros son los integrantes de la Unidad Básica de Producción Cooperativa (UBPC) Primero de enero y, entre los servicios técnicos, las unidades de ciencia de suelos, veterinaria y sanidad vegetal clínica.

La UBPC, beneficiada por vez primera con un proyecto de este tipo, tiene alrededor de 104 trabajadores y 27 fincas, con un productor en cada una. Fue escogida porque en años anteriores lograron exportar mango ecológico (obtenido sin la utilización de productos químicos).

En el primer año, concluido en septiembre pasado, se elaboró un documento de reconversión agroecológica con la participación de actores locales prestadores de servicios técnicos, y se confeccionó un diseño para lograr un salto en la producción a partir de ese cambio.

“Las áreas no solo producirán frutales sino que intercalarán, rotarán y asociarán otros cultivos, entre otras prácticas agroecológicas más allá de la no utilización de productos químicos. También participarán en proyectos de conservación y mejoramiento de suelos, con el Servicio Estatal Forestal”, dijo Olivera.

El uso del compost y lombricultura en el vivero y la creación de grandes naves para su aplicación a los suelos, muy degradados y poco favorecidos por la lluvia, forman parte de la iniciativa junto a la asociación de ganado menor con los cultivos.

Escala

”Cuando avancemos en estos temas, podremos demostrarles a las demás unidades que es posible la producción sobre bases agroecológicas. Hasta ahora eso se ha hecho a pequeña escala, sin embargo, la inserción de una UBPC con más de 300 hectáreas, sería una demostración de que sí se puede hacer”, precisó la directiva.

En la empresa municipal agropecuaria resultan favorecidos el consultorio-tienda del agricultor y una unidad encargada de la fabricación y reparación de implementos para prestar servicios de riego y maquinaria, bajo la denominación de “poliservicios”.

En la Primero de enero, el proyecto comprende también el fortalecimiento del vivero de forestales y frutales, no solo para cubrir sus necesidades sino para brindar servicios y productos a otras bases productivas del territorio.

Durante el primer año de ejecución, entre las principales acciones realizadas se encontraron la capacitación y sensibilización a todos los niveles.

“Nos está costando un poco de trabajo llegar a los decisores, pero se ha avanzado mucho. Hemos activado el aula de capacitación del municipio y fortalecido con recursos los servicios técnicos que estaban muy desprotegidos”, explicó Olivera.

Así, el Instituto de Suelos pudo adquirir el fotómetro de llama que necesitaba desde hace muchísimo tiempo.

“Este equipo sustituyó a uno de tecnología obsoleta y permite hoy a los productores acceder a análisis de calidad de suelos. Además, obtuvimos un panel solar y se licitaron equipos de riego, de los cuales el primero ya está instalado”, agregó.

Además de Camagüey, el proyecto funciona en cuatro municipios cabeceras de otras provincias cubanas: Cienfuegos, Ciego de Ávila, Las Tunas y en Bejucal, en Mayabeque. “Se escogieron los municipios más extensos, con el fin de demostrar que se pueden realizar prácticas agroecológicas en grandes extensiones”, destacó.

Un aporte camagüeyano al proyecto fue la celebración del encuentro “Generosas manos”, que facilitó, en marzo de 2013, el intercambio sobre agroecología, género y agua entre representantes de todos los municipios del país.

También se realizó el primer encuentro territorial de periodismo agroecológico, donde se presentaron los medios de comunicación del territorio con unos 80 trabajos sobre género, agricultura y agua.

“Justo de este evento nació una propuesta de reeditar Generosas manos, con alcance internacional, en noviembre de 2014, al que se le sumará al tema de la biomasa, en saludo al Día Internacional del Hombre”, informó Olivera. (2013)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.