Comunidades religiosas apoyan a damnificados en Cuba

El paso devastador por la isla caribeña de Matthew, en octubre último, causó gran destrucción pero ninguna muerte humana. La Defensa Civil calcula preliminarmente que el desastre causó daños por 63,36 millones de dólares.

Más de 5.000 familias perdieron sus viviendas en los municipios de Baracoa, Maisí, Imías, San Antonio del Sur y Yateras, en la provincia de Guantánamo.

Foto: Tomada de pbs.twimg.com/media

La Habana, 1 nov.- Grupos de jóvenes laicos, el presidente del no gubernamental Consejo de Iglesias de Cuba (CIC) y hasta el Papa Francisco, expresan de diferentes maneras su apoyo a las poblaciones del oriente cubano que fueron afectadas en octubre pasado por el huracán Matthew.

El reverendo Joel Ortega Dopico, presidente del CIC, recorrió poblados de los municipios de Baracoa y de Maisí (El Jamal y La Máquina, cabecera municipal) para corroborar la magnitud de las afectaciones, como parte de las acciones del Comité de Emergencia del Consejo de Iglesias de Cuba, indicó un comunicado del consejo.

Durante tres días de octubre, Dopico sostuvo encuentros con representantes de iglesias locales y del gobierno para definir acciones de intervención inmediata y comunidades prioritarias a considerar en la propuesta de respuesta del CIC a los daños del meteoro de categoría cuatro en la escala de cinco Saffir-Simpson.

huracan-mattew-cuba-2016
Ayuda de Naciones Unidas

 

Más de 365.000 personas de los diez municipios más afectados por el impacto de Matthew serán beneficiadas con 5,3 millones de dólares del Fondo Central de Respuesta a Emergencias (CERF, por sus siglas en inglés), de la Organización de las Naciones Unidas.
La coordinadora residente del Sistema de Naciones Unidas (SNU) en Cuba, Myrta Kaulard, informó, el 30 de octubre, que el CERF confirmó la entrega urgente de bienes de primera necesidad a las poblaciones cubanas más afectadas por el huracán Matthew, de categoría cuatro en la escala de cinco Saffir-Simpson, considerado el más fuerte de la última década en el Atlántico.
Aunque no existen aún cifras oficiales de daños, los territorios que sufrieron mayor impacto de Matthew en el extremo oriental del archipiélago fueron Maisí, Baracoa, Imías, San Antonio del Sur, Yateras, Manuel Tames, Caimanera y Niceto Pérez, en la provincia Guantánamo; y Moa y Sagua de Tánamo; de la provincia de Holguín.
Con estos recursos se implementarán proyectos de ayuda inmediata en sectores prioritarios: vivienda; seguridad alimentaria; agua, saneamiento e higiene; salud; y educación.

Observó que algunas iglesias quedaron destruidas completamente, entre ellas la católico-romana de Baracoa y buena parte perdió sus techos, bancos y ventanas. Y los templos que quedaron en pie todavía sirven de albergue a cientos de familias afectadas.

En el texto, emitido el 10 de octubre, el reverendo compartió que “los daños más importantes están relacionados con las viviendas, al recorrer la vista por los diversos poblados prácticamente no quedan casas completas, a casi todas le faltan techos y pedazos de paredes, y por supuesto, adentro de las viviendas el viento y el agua se llevaron la mayoría las pertenencias de sus moradores”.

“Muchas casas desaparecieron por completo, fueron arrancadas completamente del suelo, solo quedan piedras en lo que fuera alguna vez un espacio familiar, las personas caminan llorando con sentimientos de desolación y desconcierto. Es una situación realmente muy dramática. También es necesario resaltar la capacidad de resiliencia y que se respira un ambiente de solidaridad”, destacó el presidente del CIC.

No obstante, comentó, los pastores y líderes de iglesias hacen su labor de acompañamiento.

En uno de los cultos realizados, “la gente fue con entusiasmo, cantó himnos de alabanza y le dio gracias a Dios porque la vida fue preservada en medio de esta situación”.

La situación del agua y el saneamiento básico “es muy difícil, la ausencia de baños agrava más aun la situación. El acceso al agua se hace complejo por la escasez de este recurso potable, ya que ésta viene en camiones cisternas desde poblados lejanos y faltan recipientes para almacenarla”, indicó el líder religioso.

La rehabilitación de telecomunicaciones, servicios básicos y electricidad, ya ha iniciado, pero la severidad de los daños hace que sea una tarea compleja y que tomará mucho tiempo en normalizarse, refirió.

Según trascendió, el Comité de Emergencias del CIC envió una solicitud de fondos para un proyecto de respuesta a esta emergencia, que constituye la primera llamada de asistencia humanitaria para Cuba publicada en la Red de Información Humanitaria para América Latina y el Caribe.

Ante los destrozos provocados por Matthew, que dejó a miles de familias sin hogar, el Papa Francisco envío un mensaje de solidaridad a las personas damnificadas.

El Cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado de su Santidad, envió una carta a Monseñor Wilfredo Pino Estévez, Obispo de Guantánamo-Baracoa, donde expresa el sentir del Papa Francisco con quienes sufrieron la pérdida de sus hogares o bienes materiales durante el desastre.

El Santo Padre, indicó la misiva, “desea expresar su paternal cercanía espiritual a todos los que han sufrido la pérdida de sus hogares o bienes materiales”.

A su vez, el Sumo Pontífice, animó a las instituciones civiles y eclesiales “a seguir trabajando con tesón y solidaridad cristiana para continuar la generosa movilización de ayuda que, desde el primer momento, se ha puesto en marcha para socorrer a las numerosas personas necesitadas”. (2016)

 

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.