Cuba apuesta por la conservación del manatí

Las acciones a favor del cuidado de estos mamíferos marinos aumentan en la isla gracias a la voluntad gubernamental y el trabajo de los especialistas.

Tomado del Portal de la Ciencia Cubana

El manatí es una de las dos especies de mamíferos marinos que residen de forma permanente en el archipiélago cubano.

La Habana, 9 dic.- Cuba encauza nuevos estudios para conocer más sobre el estado actual de sus poblaciones de manatíes, una especie de mamífero marino endémica de la región caribeña que está hoy en peligro de extinción y requiere de estrategias actualizadas de conservación.

Según fuentes especializadas, la pesca con redes de arrastre donde pueden quedar atrapados, el impacto con lanchas y motores acuáticos, la cacería ilegal, la destrucción de pastos marinos, la disminución drástica de la temperatura de las aguas y su contaminación, constituyen los principales factores que atentan contra su supervivencia.

Aunque los avistamientos de manatíes resultan escasos en la actualidad, hace dos años se descubrió una pequeña comunidad de estos animales en la Península de Guanahacabibes, a unos 270 kilómetros de La Habana. Por ello el Centro Nacional de Áreas Protegidas (CNAP) desarrolla en la zona una investigación que devendrá un plan de protección.

El monitoreo que en ese lugar y en otros aledaños como La Fe y el Cabo de San Antonio, todas en la provincia occidental de Pinar del Río, posibilitará determinar el estado actual de las poblaciones, cantidad de ejemplares y condiciones del hábitat, entre otros, informó este mes a medios locales Osmany Borrego Fernández, especialista del proyecto,

Esta iniciativa pertenece al proyecto Archipiélago del sur de Cuba, responsable de los planes de conservación de la flora y la fauna de la parte sur y noroeste de esta península, precisó el también responsable del Programa de uso público y educación ambiental del Parque Nacional Guanahacabibes.

Fuentes especializadas en el tema señalan que el manatí podría habitar en toda la costa cubana. Sin embargo, se desconoce con exactitud su distribución en la isla, el tamaño de las poblaciones y el estado de conservación actual.

En Cuba, existen una serie de medidas que regulan su protección, por ejemplo, la procreación controlada, la prohibición de la pesca con redes de arrastre, o las acciones dirigidas al cuidado de pastos marinos, arrecifes coralinos y manglares, parte importante de su hábitat.

En 1986 comenzaron los primeros estudios sobre esta especie en el país, y aunque los avistamiento disminuyen, hasta el momento se han reportado en la occidental Ciénaga de Zapata, en la costa norte de la central provincia de Villa Clara, y al oriente del país: en la guantanamera Bahía de Taco, en el Archipiélago Sabana Camagüey y cerca del Río Cauto al sur de la provincia de Las Tunas.

Los registros históricos muestran que el manatí formaba parte de la dieta de los primeros habitantes de la isla, pero ya en el siglo XIX comenzó a producirse una reducción del número de estos animales.

La especie habita en zonas costeras bajas, desembocaduras de ríos, estuarios, cayos, manglares u otros sitios de aguas tranquilas donde abunde la vegetación marina, su principal alimento.

Estos mamíferos son inofensivos, su peso oscila entre 200 kilogramos y hasta una tonelada, y tienen un ciclo reproductivo muy lento debido a que las hembras se aparean cada tres o cinco años y el tiempo de gestación dura alrededor de 13 meses (2012)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.