Cuba precisa adaptarse al cambio climático

Construcciones que respondan a las condiciones cada vez más cálidas de la isla y el aprovechamiento de la energía solar son algunas de las propuestas para mitigar el calentamiento según experto cubano.

Jorge Luis Baños/ jlbimagen@gmail.com

Paz explicó las diferencias entre el clima y el tiempo meteorológico, y abundó sobre las afectaciones que sobre ambos ha provocado acción humana.

La Habana, 28 ago. La tendencia al aumento de las temperaturas en Cuba en los últimos 15 años requiere encontrar estrategias de adaptación para las nuevas condiciones ambientales en áreas como la agricultura, la industria y la planificación urbana, señaló el meteorólogo Luis Paz en una conferencia impartida la víspera en la capitalina Quinta de Los Molinos.

Edificios y casas con mayor ventilación, que aprovechen la luz solar, pintados de colores claros y con cubiertas que aíslen la incidencia térmica de la atmósfera fueron algunas de las propuestas en materia de arquitectura realizadas por el experto del Instituto de Meteorología (INSMET).
Además, la siembra de árboles apropiados para zonas urbanas garantiza sombra y frescura en la etapa cálida.

Paz explicó que investigaciones realizadas en el país demuestran que en los últimos años son más elevadas las temperaturas mínimas del día, lo cual puede afectar el cultivo de algunos alimentos, sobre todo los que se cosechan en temporada de invierno.

El margen entre las estaciones es cada vez menos visible, según el experto, pues las mediciones realizadas en la isla caribeña muestran un verano más expandido y un invierno corto y poco intenso.
Por otra parte, el promedio de lluvias en invierno ha tenido un incremento con respecto a las del verano en las últimas dos décadas.

Si tomamos en cuenta las cifras récord de elementos climáticos como la lluvia, los vientos y las temperaturas, los valores van desde 1996 en adelante.
La temperatura mínima registrada en el país, de 0.6 °C fue en 1996, mientras la máxima de 38.8 °C se produjo en 1999 y el mayor viento de racha máxima, de 340 kilómetros por hora en 2008.

Estos indicadores deberían ser tomados en cuenta para la planificación de la agricultura y la ganadería en el país, señaló el conferencista.

“Cultivos como la papa, que requieren de bajas temperaturas, serán muy difíciles de lograr a medida que aumenten las temperaturas”, apuntó.
Además, las nuevas condiciones podrían implicar formas para aprovechar la energía proveniente de la luz solar, los vientos y las aguas, pues el clima es un recurso renovable sumamente útil, indicó.

Las áreas urbanas son mayores receptoras del calentamiento atmosférico debido a que al cambiar la naturaleza física de los espacios y utilizar materiales como hormigón, asfalto, metal y ladrillos aumenta la temperatura de 1 a 6 grados celsius con respecto a las áreas suburbanas y rurales.

Según el especialista, deben promoverse más investigaciones en este campo y divulgar sus resultados para que los órganos de toma de decisiones establezcan medidas concretas para responder al cambio climático.

Una de sus sugerencias fue la racionalización y mejor aprovechamiento de recursos como el agua y la luz solar tanto en las jornadas laborales como en la vida cotidiana.

“El ciudadano común debe contribuir a la protección de los recursos naturales pues, aunque a menor escala, cada uno de nosotros es responsable por lo que pasará con el cambio atmosférico acelerado en el mundo”, refirió.

La actividad humana ha sido la causa de los daños medioambientales en el planeta y de las variaciones climatológicas, insistió el experto.

Sin embargo, “no sabemos hasta dónde será ese cambio y hay que aprender a adaptarse”, añadió.

La conferencia sirvió para despedir la exposición de fotografías y composiciones audiovisuales Retos de la Naturaleza, promovida en la Quinta de los Molinos por la Corresponsalía en Cuba de Inter Press Service (IPS) en conjunto con otras instituciones.

La muestra forma parte de un proyecto comunicativo financiado por la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE) que busca visibilizar los retos de la región caribeña ante el cambio climático.

Durante el mes y medio que duró la exhibición se realizó un ciclo de conferencias que incluyó la presentación y debate del documental “Tierralismo” de Alejandro Ramírez, la intervención magistral del también meteorólogo José Rubiera y la conferencia de Paz. (fin/2013)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.