Cuba tiene la mesa servida para el enfoque agroambiental

Un taller determinó indicadores para monitorear la implementación de las Directrices Voluntarias para Políticas Agroambientales en Cuba, un proceso a concluir en 2018.

La implementación de políticas agroambientales requiere un conjunto de acciones que promuevan la conservación del suelo, el agua y los bosques, entre otros elementos.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

La Habana, 14 abr.- Las leyes vigentes y diferentes programas y proyectos agrícolas en curso, allanan el camino en Cuba para contribuir con la ansiada concertación interinstitucional en materia de políticas agroambientales en América Latina y el Caribe.

“Cuba viene participando en este diálogo agroambiental con el resto de los países insertados en un proyecto. Ese enfoque es fundamental para el cambio de paradigma y se aumente la producción de alimentos de manera sostenible”, dijo a la Redacción IPS Cuba, Jessica Cazasa, coordinadora de un proyecto regional al respecto de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el gobierno de Brasil.

Este es un archipiélago con problemas que serán “cada vez más acuciantes en cuanto a generar alimentos de manera sostenible”, sostuvo Cazasa en un taller de análisis para la formulación de indicadores hacia las directrices voluntarias realizado el 12 y 13 de abril por el cubano Ministerio de la Agricultura y la representación de la FAO en La Habana.

A su juicio, el país “tiene que instaurar y fortalecer políticas que lleven a la conservación de los ecosistemas, agua y suelos”.

Enfoque agroambiental en América Latina

En la región se inició en 2012 un amplio proceso de diálogo sobre políticas agroambientales en el marco del Programa de Cooperación Internacional Brasil/FAO con participación de Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, México, Nicaragua, Panamá y Paraguay.

El objetivo es orientar a los Estados para mejorar sus políticas bajo un enfoque agroambiental que vincule la sociedad, los territorios, medio ambiente y economía de manera más integrada y armónica, para avanzar hacia el desarrollo sostenible y la seguridad alimentaria y nutricional.

El encuentro reunió a especialistas de algunas de las instituciones vinculadas al sector agroalimentario, entre ellas, institutos de investigación de apicultura e ingeniería agrícola, direcciones de la cartera agrícola, la Agencia de Medio Ambiente y el Instituto de Meteorología.

De acuerdo con Cazasa, la implementación de políticas agroambientales requiere un conjunto de acciones sectoriales que favorezcan la reconversión de los sistemas de producción intensivos con uso de agroquímicos y perjudiciales en sistemas sostenibles o agroecológicos, que promuevan la conservación del suelo, el agua y los bosques, entre otros elementos.

Este enfoque está muy relacionado con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030, trazada por la Organización de Naciones Unidas, enfatizó.

Yamilet Lamothe, subdirectora de Ciencia y Tecnología de ministerio de agricultura, habló en el taller sobre los resultados de un diagnóstico de políticas agroambientales realizado en Cuba.

El estudio arrojó la existencia de una abundante legislación medioambiental, la integración de las instituciones de educación, programas que desarrollan organizaciones que agrupan a productores, entre ellas la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños, reveló.

Lamothe consideró que, desde el punto de vista social, existen capacidades para aplicar políticas agroambientales como suficiente personal calificado en la actividad agropecuaria, experiencia en el trabajo comunitario, estructuras administrativas y sociales, medios de difusión oficiales que desarrollan campañas de bien público y el actual regreso de personas al entorno rural.

Sin embargo, falta sostenibilidad, un problema que demanda indagar que está pasando y analizar otros elementos como la gobernanza e institucionalidad.

Theodor Friedrich, representante de FAO en Cuba, dijo a la Redacción IPS Cuba que el país tiene muchas posibilidades de avanzar en el enfoque agroambiental. “Los programas que desarrolla FAO aquí contribuyen a fortalecer los vínculos entre las instituciones de la agricultura y el medio ambiente”, detalló.

En la cita, especialistas se refirieron a la experiencia del Programa Nacional sobre la Diversidad Biológica 2016-2020, que incluye indicadores que pueden tributar al paradigmático enfoque.

“No queremos armar un sistema de evaluación paralelo de análisis, sino integrar y tener sinergia y congruencia absoluta con los sistemas que se están desarrollando en el país”, enfatizó Cazasa.

Además, se acordó incluir a especialistas de la estatal Oficina Nacional de Estadísticas e Información por ser esta la institución local que está trabajando los indicadores de los ODS.

Trascendió que la nueva Ley de Cooperativas, próxima a firmarse, establece como principio el cuidado del entorno e indica hacer uso eficiente de los recursos hídricos, la eliminación de los focos contaminantes y promover el uso de las energías renovables. (2017)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.