Flor casi extinta se recupera en jardines botánicos cubanos

El rescate fue realizado por especialistas de Cupaynicú, el tercer jardín botánico en importancia después de los de La Habana y Cienfuegos.

Se trata de la begonia cowellii, una planta de talla pequeña y muy ornamental.

Foto: Archivo IPS-Cuba

La Habana, 6 ago.- El redescubrimiento y reproducción de la begonia cowellii, especie incluida en la lista de las 50 más amenazadas de Cuba y recolectada por última vez hace más de 30 años, es uno de los resultados más notables de la colaboración entre el Jardín Botánico Cupaynicú y la Sociedad de Amigos de la Botánica.

La planta, de talla pequeña, con hojas en ocasiones lobuladas y escaso número de flores, fue encontrada a finales de 2014 por una expedición en una finca en el Purial de Jibacoa, en el municipio montañoso Bartolomé Masó, en la provincia de Granma, 730 kilómetros al este de La Habana.

Y pudo ser reproducida ex situ por especialistas del Jardín Botánico Cupaynicú, ubicado en el territorio granmense.

“Gracias a la reproducción hecha en Cupaynicú, la begonia cowellii se encuentra en los once  botánicos del país”, dijo la investigadora Yolennis Rodríguez, directora del centro científico y recreativo.

“Cuando un grupo de científicos conforma la lista de las especies más amenazadas, reta a todas las personas del sector a buscarlas y reencontrarlas”, explicó.

A su juicio, esta begonia se buscó sin éxito en los cuatro lugares donde se había ubicado por última vez. Sin embargo, el equipo del jardín hizo un nuevo reporte de localización y exploró lugares aledaños donde pudieron haber sucedido procesos naturales conservadores. Allí sucedió el hallazgo.Jardinero en el umbraculo donde crece la especie redescubierta

“Tenemos un club de aficionados con 28 coleccionistas, desde Camagüey (centro) hasta Guantánamo (oriente), que participan con nosotros en las colectas. De hecho, es parte del trabajo de la Sociedad de Amigos de la Botánica contribuir a enriquecer las colecciones de los jardines.

Para la ciencia, “el impacto es grande porque se trata de una begonia muy pequeña y ornamental, que no se veía en el país desde hace décadas”.

El investigador Raúl Verdecia publicó en el boletín Bissea, del Jardín Botánico Nacional, que “desde el punto de vista científico, la confirmación de la existencia de al menos una población de esta taxón es de gran relevancia dada la incertidumbre que siempre ha existido respecto a la posible extinción de esta joya de la flora cubana”.

Otro resultado relevante de este jardín del oriente cubano, destacó Rodríguez, es la publicación del fascículo 21 sobre la flora de Cuba, relacionado con las gramíneas y elaborado por el investigador Luis Catasús, radicado en Cupaynicú, como parte de un  proyecto entre el Jardín Botánico Nacional, en La Habana, y el de Berlín, Alemania.

La revista Palms, de Estados Unidos, incluyó en uno de sus números un artículo de un especialista de Cupaynicú sobre nuevos híbridos de especies de palmas cubanas.

Este año, además, debe ver la luz un folleto preparado por un grupo de investigación del jardín que describe 25 de las 122 especies endémicas de Granma, que recoge toda la categoría de amenaza y el estado de conservación in situ.

Ubicado en la precordillera cársica del sistema montañoso Sierra Maestra, en Guisa, el jardín cuenta con 104 hectáreas, de ellas 54 de monte natural, declarado como Área  Protegida.

Cupaynicú atesora más de 2.000 especies de la flora cubana y mundial, 41 de aves, 21 de reptiles y cuatro de mamíferos, indicó Yasmany Díaz, técnico en agronomía y guía de la institución.

Con 34 años de funcionamiento, el jardín está dividido en diferentes áreas, entre ellas las dedicadas a árboles frutales y maderables, palmáceas autóctonas y exóticas, cactáceas, plantas medicinales, de jardín, así como un umbráculo donde crecen variedades de orquídeas, violetas, begonias y helechos.

Como parte de la labor de educación ambiental, el centro atiende siete círculos de interés de tres escuelas rurales aledañas, así como con los creados por otras instituciones, incluido el Cuerpo de Guardabosques.

Cupaynicú prioriza además el trabajo con las nuevas generaciones, porque a ellas les corresponde  preservar el medio ambiente para el presente y futuro. (2016)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.