Grupo Bahía de La Habana perfecciona su programa educativo

La distintiva bahía y su cuenca abarcan 10 de los 15 municipios de la capital cubana.

El GTE-BH tiene un fuerte movimiento de trabajo comunitario en cada uno de los 48 consejos populares que integran la cuenca.

Foto: Archivo IPS Cuba

La Habana, 25 sep.- El Grupo de Trabajo Estatal-Bahía de La Habana (GTE-BH) actualiza su programa de educación ambiental con el concurso de sus protagonistas: estudiantes, profesores, promotores y actores de la comunidad.

El objetivo, explicó el colaborador del GTE-BH Mariano Isla, “es perfeccionar la metodología de trabajo, contextualizarla y adecuarla en los diferentes espacios para avanzar en una de las direcciones más importantes del trabajo del grupo”.

El programa educativo que se titula Amigos de la Bahía involucra a estudiantes de 306 centros docentes de 48 consejos populares enclavados en 10 municipios cercanos a la rada y su cuenca tributaria. Lleva conocimientos y realiza actividades y acciones para el saneamiento y la mejora de las condiciones ambientales.

El proyecto de educación ambiental involucra a diversos actores de la comunidad.

El proyecto de educación ambiental involucra a diversos actores de la comunidad.

Foto: Archivo IPS Cuba

“El proyecto que desarrolla la Dirección de Educación Ambiental y Trabajo Comunitario tiene 10 años de aplicación y su actualización era necesaria. Hicimos para ello una evaluación de la metodología utilizada hasta el momento en la implementación y de los resultados fundamentales”, dijo Isla, responsable de conducir la revisión.

El proceso participativo desarrollado desde inicios de 2016 utilizó diferentes herramientas de búsqueda de información como entrevistas, encuestas y talleres.

Se hizo también una revisión documental de evidencias, actas e informes sobre la legislación vinculada con la educación ambiental vigente en el país.

En el Taller de socialización de los resultados del proceso, efectuado el 21 de septiembre en la fortaleza de San Carlos de la Cabaña, trascendió la necesidad de seguir fortaleciendo el trabajo de educación ambiental en el espacio comunitario, en especial el familiar.

“Hasta ahora se ha concentrado en la escuela y se sobreentiende que esta tiene una influencia educativa muy importante en toda la comunidad, pero deben estrecharse los vínculos, y también lograr una metodología más participativa”, enfatizó.

A su juicio, “debe hacerse un trabajo de educación ambiental más personalizado y contextualizado a las necesidades y posibilidades de cada lugar, porque todos los municipios no son iguales y cada escuela tiene su contexto”.

Los participantes también sugirieron diferenciar bien el trabajo en los diferentes niveles de enseñanza que trabaja Amigos de la bahía; primaria, secundaria, preuniversitaria y politécnica.

De acuerdo con Yohana Socarrás, directora de educación ambiental y trabajo comunitario del GTE-BH, con este proceso se espera “el perfeccionamiento y la mejora continua de la implementación del programa educativo, que busca elevar la cultura ambiental en toda la población, con énfasis en los educandos, que serán los futuros empresarios y profesionales”.

El grupo, precisó, tiene un fuerte movimiento de trabajo comunitario en cada uno de los 48 consejos populares que integran la cuenca. En 30 de ellos ya se han formado grupos gestores comunitarios ambientales, amplió.

“Queremos que los Amigos de la bahía se vinculen también a estos grupos gestores, haya mayor participación de estudiantes y niños en ellos y se hagan acciones integradas con el objetivo de mejorar ambientalmente los territorios”, puntualizó Socarrás.

Enfocado principalmente hasta ahora a lo espiritual y la concientización, también se propone avanzar más hacia lo práctico y el desarrollo de acciones concretas que tributen a la mejora ambiental y de la calidad de vida, enfatizó la directora.

La bahía de La Habana está considerada entre las más contaminadas del país, por lo que el programa educativo constituye un complemento a las acciones administrativas y técnicas dirigidas a su saneamiento.

Aunque en los últimos años han mejorado los parámetros de calidad de sus aguas, hoy persisten los vertimientos de industrias en la cuenca, así como los daños causados por la contaminación de los ríos que desembocan en ella. (2016)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.