Guantánamo adecua herramienta de resiliencia a la sequía

Productores, especialistas y funcionarios valoraron de efectiva la estrategia con un enfoque inclusivo y sistemático.

El cierre del taller fue considerado como una pausa evaluativa en un proceso que debe aplicar estas herramientas de forma sistemática.

Foto: Cortesía de Ponte Alerta Caribe

San Antonio del Sur, Cuba, 22 oct.- El desarrollo agrícola y la seguridad alimentaria frente a la alta variabilidad climática y la intensificación de la sequía, precisan acciones coordinadas y continuasde adaptación, según el taller de validación de herramientas de resilienciaa la sequíaen fincas, realizado del 17 al 19 de octubre.

Especialistas del estatal Centro Meteorológico de Guantánamo, el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente y el Centro de Gestión y Reducción de Riesgo, facilitaron el encuentro con representantes del gobierno local, cooperativas agrícolas y productores del municipio San Antonio del Sur, de la provincia oriental de Guantánamo.

El programa incluyó recorridos por algunas de las fincas donde se aplicó la herramienta y un taller, realizado el 19 de octubre en la sede del gobierno municipal.

La metodología certificada de forma práctica incluye una encuesta de percepción de eventos climáticos extremos, la guía de autoevaluación de resiliencia de fincas a la sequía, un estudio de las potencialidades locales para la producción agrícola y la sistematización de experiencias que puedan generalizarse.

El taller se desarrolló en el contexto del proyecto “Ponte Alerta Caribe: Armonizando estrategias y herramientas de gestión de riesgos con enfoque inclusivo en el Caribe”, que ejecuta el consorcio de las organizaciones de la cooperación internacionalOxfam y Humanity&Inclusion, con el apoyo financiero de la Dirección General de Protección Civil Europea y Operaciones de Ayuda Humanitaria.

La metodología

Aunque estas herramientas fueron aplicadas en otras localidades de Guantánamo como parte de un proyecto anterior, la adecuación a las condiciones de San Antonio del Sur aporta una perspectiva única, según especialistas participantes del taller.

Este municipio, agrícola y fuertemente afectado por la sequía, es uno de los pocos en todo el país donde se encuentran los tres tipos de clima que caracterizan a Cuba y pueden correlacionarse con los presentes en el Caribe insular: tropical húmedo, semidesértico y sabana.

Para Ricardo Delgado, coordinador nacional de Ponte Alerta Caribe, la guía autoevaluativa propicia un empoderamiento de los productores con nuevas ideas y prácticas que les permitan aumentar de forma independiente su nivel de resiliencia.

“La interacción entre los agricultores y la ciencia es uno de los logros de la estrategia”, comentó el productor Ramiro Cobas. “Necesitamos mucho de esos conocimientos y a veces no se socializan… esta es la forma de hacerlo”, afirmó.

Otros de los objetivos del taller fue lograr vínculos efectivos entre los diferentes actores y fortalecer las capacidades de las instituciones locales.

Tania Fernández, vicepresidenta de la Asamblea Municipal del Poder Popular de San Antonio del Sur, aseguró que estos instrumentos potencian la gestión gubernamental para garantizar la seguridad alimentaria, ahora que conocen las acciones y cultivos que deben promover.

Asimismo, remarcó que el proyecto visibilizó un grupo de vulnerabilidades sociales no siempre reconocidas como las inequidades de género en los entornos productivos.

“La forma en que se perciben los eventos extremos como la sequía es diferente para hombres y mujeres, por lo que este es un indicador fundamental en la evalución del fenómeno”, explicó Yusmira Savón, directora científica de Meteorología Guantánamo y coordinadora del taller.

De las 15 fincas analizadas,se identificó que más de 75 por ciento mostraban bajos índices de resiliencia.

Loexis Rodríguez, especialista de Meteorología Guantánamo, consideró que, aun con una alta exposición, los niveles de sensibilidad en esta área pudieran reducirse con cambios en el diseño de los ecosistemas productivos, como por ejemplo, diversificando los cultivos.

Sin embargo, en ocasiones, este paso depende de factores externos como la conciencia de las autoridades de agricultura y la industria o de las tecnologías de riego con que cuenta el productor, alertó.

De igual forma la capacidad de recuperarse se asocia al autoabastecimiento de insumos, la infraestructura productiva, medios de producción, capacidad de obtener semillas de calidad, accesos a mercados y fuentes de financiamiento.

El taller contó también con la presencia de otros aliados como representantes del Programa Mundial de Alimentos en Cuba y la no gubernamental Asociación Cubana de Técnicos Agrícolas y Forestales. (2018)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.