Irma se aleja de Cuba, aunque aún provoca destrucción e inundaciones

El meteoro avanza hacia La Florida, donde ya se sienten lluvias y vientos de las bandas de alimentación.

Las autoridades de la Defensa Civil, el Gobierno y el Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología insisten en que las personas se mantengan informadas y atentas a las orientaciones. Aunque se aleja de las costas cubanas, el peligro de Irma no ha cesado.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

La Habana, 10 sep.- La capital cubana continúa bajo el azote de los vientos, penetraciones del mar y lluvias del huracán Irma, que al alejarse de Cuba como categoría cuatro deja tras de sí daños severos en las viviendas, cosechas, redes eléctricas, turismo y vegetación, según estimados preliminares de las autoridades.

Bandas de alimentación del poderoso huracán mantienen su influencia en la costa norte occidental y central, con olas entre seis y nueve metros, incluido el paseo marino de Malecón, en La Habana. Y en la parte sur las olas podrían alcanzar los siete metros y se producirán lluvias fuertes y localmente intensas, indicó el aviso de ciclón tropical emitido en la madrugada de hoy.

Miriam Teresita Llanes, jefa del estatal Centro de Pronósticos del Instituto de Meterología, alertó que continuarían las afectaciones por los vientos de tormenta tropical en la región occidental y central del archipiélago cubano por el lento movimiento de Irma, que ganó en intensidad al entrar en las aguas de la corriente del golfo del Estrecho de la Florida.

Desde la noche del sábado, en el occidente se produjeron rachas de hasta 124 kilómetros por hora y vientos máximos sostenidos de 80 kilómetros por hora.

Su lento movimiento sobre aguas cálidas mantiene la influencia de los vientos que alcanzan hasta 315 kilómetros desde el centro, por lo que las personas deben estar atentas y evitar salir a la calle pues los objetos voladores se convierten en proyectiles, recalcó Llanes.

El mar ha llegado a zonas donde no había llegado antes.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

“Se van a mantener las fuertes y severas marejadas en la costa norte, el mar ha llegado a zonas donde no había llegado antes, y las olas alcanzan de seis y nueve metros”, insistió.

En La Habana, donde existen 18 zonas del alto riesgo de inundación y las penetraciones del mar se mantendrían hasta horas de la noche de hoy, bomberos y rescatistas permanecen en las zonas bajas de la capital cubana para mover a las personas mediante lanchas y otros medios anfibios.

“Nunca se habían visto inundaciones de esta magnitud, ni siquiera en la tormenta del siglo (1993), el agua entra con tremenda velocidad, como si el ciclón estuviera muy cerca, por la noche pasaron aires acondicionados, refrigeradores, se ven muros y postes caídos, los cristales de un centro comercial fueron arrancados”, reportó a la radio un periodista vecino de la zona.

En municipios como Centro Habana, la situación se complejiza dada la alta densidad de población y el mal estado del fondo habitacional.

Al paso de uno de los más potentes fenómenos de esta naturaleza que ha azotado Cuba, unos dos millones de personas fueron evacuadas de zonas vulnerables para evitar la pérdida de vidas humanas, cifra que superó la mayor alcanzada históricamente cuando el huracán Iván, en 2004.

El Ministerio de Salud Pública activó 78 brigadas médico-quirúrgicas y unos 7.300 profesionales de la salud están desplazados en los centros de evacuación .

Foto: Jorge Luis Baños/IPS

Una vez más, cubanas y cubanos dieron muestras de su solidaridad al acoger en sus viviendas a familiares, vecinos y amigos cuyas casas no eran seguras para resistir el huracán que a su paso por la costa norte osciló entre las categorías tres y cinco, de la escala Saffir-Simpson.

Ante los daños ocasionados al sistema eléctrico, el presidente cubano, Raúl Castro, orientó la constitución de brigadas mixtas para enfrentar los daños del huracán en las redes del país y acelerar la recuperación, toda vez que desde Matanzas hacia el oriente está interrumpido este servicio.

Reportes de la estatal Empresa de Telecomunicaciones de Cuba indican que fueron dañados 25.000 servicios y se produjo la caída de 11 torres de radio y una de televisión.

El Ministerio de Salud Pública activó 78 brigadas médico-quirúrgicas y unos 7.300 profesionales de la salud están desplazados en los centros de evacuación y se han adoptado las medidas necesarias para prevenier la aparición de enfermedades infecciosas.

Ena Elsa Velázquez, ministra de Educación, informó que 500 instalaciones educacionales fueron convertidas en centros de evacuación para acoger a 50.000 personas.

No obstante, Irma alivió algo la tensa situación de sequía que persiste desde 2014 en la isla caribeña porque las precipitaciones hicieron que los embalses acopiaran en los últimos cuatro días 474 millones de metros cúbicos de agua. El estatal Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos espera mayores volúmenes con el escurrimiento y las lluvias que aún ocurren.

Las autoridades de la Defensa Civil, el Gobierno y el Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología insisten en que las personas se mantengan informadas y atentas a las orientaciones.

Algunos daños preliminares por provincias

Mayabeque: En Surgidero de Batabanó, una zona baja proclive a inundaciones de la costa sur occidental, vecinos se negaron a evacuarse y hasta altas horas de la noche del sábado, a pesar de que las autoridades realizaron visitas para sensibilizarlos sobre esa necesidad.

Se orienta incrementar las cosechas y comercialización a la población en La Habana y Mayabeque.

Artemisa: Se reportaron rachas de más de 80 kilómetros, penetraciones en playa Baracoa y Mariel y postes caídos. Fueron evacuadas unas 20.000 personas. Se produjeron afectaciones en plantaciones de caña y agricultura no cañera.

La Habana: Fueron evacuadas unas 78.960 personas en casas de familiares y albergues y 1.198 turistas fueron reubicados en hospedajes más seguros. Se observan árboles y postes caídos, y algunos derrumbes. Aún ocurren fuertes penetraciones en el malecón habanero y zonas bajas.

Matanzas: Unas 46.000 personas permanecen albergadas. Aún sin confirmar, se conocen daños en el municipio de Cárdenas, el balneario de Varadero, y municipios del norte de la provincia.

Sancti Spíritus: Ocurrieron graves afectaciones en sector de la vivienda en el municipio de Yaguajay. Se protegieron 128.000 personas.

Cienfuegos: Ocurrieron rachas de viento y lluvias intensas desde el viernes, con afectaciones al servicio eléctrico. En el municipio montañoso de Cumanayagua se produjeron dos derrumbes en viviendas y otras edificaciones. Fueron evacuadas personas residentes en zonas cercanas al mar en la ciudad cabecera.

Villa Clara: Las principales afectaciones sucedieron en la ciudad costera de Caibarién y ocurrieron otras menores en el resto de la provincia. Se reportan daños en instalaciones del turismo en Cayo Santa María. Las autoridades recorren en horas de la mañana del domingo el territorio para precisar las afectaciones.

Ciego de Ávila: Los vientos de más de 100 kilometros por más de 20 horas provocaron derrumbes parciales y totales de viviendas, paredes y cubiertas de escuelas y unidades comerciales, colapsó el sistema eléctrico, se mantienen inundaciones y obstrucciones en numerosas vías; daños en carpintería, cubiertas, lámpara, mobiliario y jardinería en instalaciones turísticas de los cayos Coco y Guillermo; afectaciones en el pedraplén a Cayo Coco.

Las principales afectaciones se concentran en los municipios de Bolivia, Chambas y Morón. Fueron evacuadas 100.000 personas.

Camagüey: Ocurrieron severos daños en el sistema eléctrico, con más de 200 kilómetros de cables caídos, que son reparados por brigadas de apoyo procedentes de la provincia oriental de Granma. Afectaciones en la agricultura.

Las Tunas: Se contaron al menos 20 derrumbes totales de viviendas, daños en cubiertas, postes y árboles caídos, así como en instalaciones de playa Herradura. Se produjeron afectaciones en cultivos de plátano, hortalizas y tabaco. Más de 80 por ciento de la agricultura en el municipio Jesús Menéndez fue afectada. Irma provocó daños leves en cubiertas en la villa Covarrubias. Se revitaliza servicio eléctrico en la provincia.

Fueron evacuadas 180.000 personas, de ellas, alrededor de 19.000 en albergues.

Granma: Hubo daños a puentes en las montañas, viviendas en Bayamo y Manzanillo. Barrios enteros en los municipios de Cauto Cristo y Manzanillo permanecen inundados. Se movilizarán brigadas para la recogida de café, cuya maduración es favorecida por las lluvias. Unas 100.000 personas fueron protegidas.

Holguín: Se reportaron penetraciones del mar y daños a cubiertas en municipios costeros. En el municipio de Banes, se contaron 17 derrumbes totales, 174 parciales, alrededor de 5.700 personas evacuadas, protegidos unos 500 turistas, daños en falsos techos, cubiertas y exteriores en balneario de Guardalavaca. Se acopiaron 84 millones de metros cúbicos de agua, incluso en lugares donde hacía tiempo no llovía. El escurrimiento provocó la rotura del dique del río Holguín, con la consiguiente inundación en el municipio de Cacocum.

Santiago de Cuba: Hubo cortes del servicio eléctrico, y fueron evacuadas personas en municipios de las zonas montañosas de Segundo y Tercer Frente ante lluvias intensas que pueden provocar crecidas de ríos.

Guantánamo: Sucedieron inundaciones, daños en algunas viviendas y un parque infantil en Baracoa.  Localidades de varios municipios permanecen sin servicio eléctrico. Unas 65.000 personas fueron protegidas. Brigadas del sector eléctrico partieron a recuperar los daños en Camagüey y Granma. (2017)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.