Mala gestión de sustancias químicas afecta el saneamiento de la bahía habanera

Una investigación señala que unas 100 empresas generadoras de aceites usados presentan problemas para su almacenamiento temporal.

Riesgos en la Bahía de La Habana pudieran acarrear consecuencias para el ecosistema por décadas.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

La Habana, 15 jun.- Dificultades en la recolección, almacenamiento, transportación, tratamiento y destino final de los aceites usados afectan el proceso de saneamiento de la Había de la Habana, alerta un estudio divulgado durante un curso para comunicadores especializados.

La investigación, titulada Los aceites usados. Un desecho químico peligroso, se dio a conocer el pasado 9 de junio, en el III Taller de Capacitación al Círculo Científico de Periodistas del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA), convocado por el Grupo de Trabajo Estatal de la Bahía de La Habana (GTE-BH), en la capital cubana.

En la pesquisa “se detectaron errores de manipulación, malas prácticas de vertimiento en el suelo, en la tierra y el alcantarillado, así como inadecuadas condiciones en los depósitos”, comentó Yoan Cardona, especialista en Gestión Ambiental del GTE-BH.

Prensa y cultura ambiental

Durante el III Taller de Capacitación al Círculo Científico de Periodistas del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA), directivos y directivas del GTE-BH reconocieron la importancia del vínculo entre su institución y los medios de comunicación.

Johana Socarrás, directora de Educación Ambiental, Trabajo Comunitario y Comunicación Social del GTE-BH, señaló que en los últimos años han impulsado estrategias para “socializar en los medios de comunicación las acciones del quehacer diario y desarrollar un sistema integral que le permita a la población acceder a información variada y actualizada”.

Por su parte, Santiago Reyes, presidente del GTE-BH, comentó que están “en la mejor disposición de brindar información veraz con la inmediatez requerida”.

A su juicio, la labor de la prensa “es vital para aumentar la cultura ambiental de la población” y visibilizar a “quienes incumplen para que tengan su tribunal social”.

Asimismo, explicó que los municipios “con mayor número de empresas generadoras y con más retos a enfrentar son Regla, San Miguel del Padrón, Habana Vieja y Guanabacoa, los cuales tributan más del 50 por ciento de la sustancia”.

El investigador señaló que los aceites usados provocan pérdida de la vida por falta de oxígeno en ríos y mares, disminución de la calidad del agua dulce, contaminación de la atmósfera por la emisión de gases nocivos y daños a diversas infraestructuras.

De igual modo, Cardona subrayó que importantes inversiones y programas de restauración ambiental, entre ellos la instalación de plantas de tratamiento de aguas residuales, pueden frustrarse por una mala gestión de los aceites usados.

Datos divulgados en la revista El Pelícano (Número 3, septiembre-diciembre de 2015), publicación especializada del GTE-BH, refieren que 129 de las 288 empresas examinadas generaban aceites usados, con cifras totales superiores a los 36.000 litros mensuales.

Asimismo, el artículo precisó que casi 29.000 litros se encuentran en sitios que “no presentan buenas condiciones para su almacenamiento temporal”.

A ello se suma que la Empresa Comercializadora de Combustibles Habana, perteneciente a la Unión Cuba-Petróleo (CUPET), entidad encargada del “traslado, almacenamiento, clasificado, filtrado, tratamiento y disposición final de los aceites usados, presenta problemas que dificultan el acopio de la sustancia”, afirmó Cardona en su presentación.

“CUPET tiene un solo camión para realizar la recolección y en muchas ocasiones está roto, por lo que la alternativa ha sido priorizar las empresas que generan grandes volúmenes del químico”, puntualizó.

Además, indicó que “en algunos lugares se realizan acciones de reutilización mediante prácticas que no están autorizadas por el CITMA o para las cuales no han solicitado los permisos necesarios”.

Si bien a nivel internacional los aceites usados son altamente cotizados para su reutilización, en Cuba apenas se aprovechan esos desechos.

Según Cardona, “existe conocimiento sobre los beneficios para la regeneración (se logra una base que puede servir de nuevo en lubricante), reciclaje (utilización para producir barnices, asfalto y pinturas) y valorización energética (cuando no puede ser útil en las anteriores variantes sirve para obtener energía)”.

No obstante, resaltó que en La Habana “habitualmente solo se utilizan como valoración energética, sobre todo para el calentamiento de hornos en la empresa del Vidrio de La Lisa (municipio ubicado al oeste de la capital) y la productora de cemento de Mariel (poblado de la provincia Artemisa)”.

Al respecto, Santiago Reyes, presidente del GTE-BH, señaló que “deben concebirse incentivos económicos, para que las empresas puedan obtener beneficios de la venta del aceite usado”.

“De esa manera, todo el mundo va a velar porque la recolección y el almacenamiento se realicen de la manera adecuada y el producto tenga la calidad requerida para su comercialización”, acotó el directivo.

Otras opiniones coincidieron en la necesidad de incluir en futuras investigaciones al creciente número de negocios privados que por su actividad pudieran ser generadores de disímiles sustancias peligrosas.

En la tercera edición del taller de capacitación a periodistas del CITMA también se presentaron estudios sobre la restauración ecológica del ecosistema de manglar de la ensenada de Triscornia y el trabajo del sistema integrado de vigilancia ambiental de la bahía habanera, además de la proyección del video clip El son de la Bahía. (2017)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.