ONU mantiene la ayuda a personas cubanas damnificadas por Matthew

La organización desarrolla acciones para movilizar recursos destinados a la recuperación de la parte afectada del oriente cubano.

El Sistema de Naciones Unidas lanzó un Plan de Acción por 26,5 millones de dólares para apoyar la recuperación.

Foto: Tomada de onu.org.cu

La Habana, 11 ene.- Alimentos, colchones, lonas para techos, enseres domésticos y de higiene, materiales para acciones educativas y la atención de salud, todos donados por el Sistema de Naciones Unidas (SNU) en Cuba, siguen apoyando a personas afectadas por el huracán Matthew en la provincia oriental de Guantánamo.

La respuesta inmediata del SNU, que entregó alimentos como arroz y frijoles a escasos días del arrasador paso del huracán en octubre de 2016, le valió un reconocimiento público por parte de las autoridades cubanas.

En la clausura de la última sesión del parlamento cubano, el 27 de diciembre pasado, el presidente Raúl Castro señaló: “Aprovecho la ocasión para agradecer las muestras de solidaridad y el apoyo material que hemos recibido de muchos países y de las organizaciones internacionales del sistema de Naciones Unidas para contribuir a la recuperación de esos territorios”.

Los primeros insumos, arroz y frijoles, los aportó el Programa Mundial de Alimentos (PMA), en coordinación con el Gobierno de Cuba, para toda la población de los cuatro municipios de la provincia de Guantánamo más gravemente afectados por el meteoro: Baracoa, Maisí, Imías y San Antonio del Sur.

La coordinadora residente del SNU en Cuba, Myrta Kaulard, reconoció la coordinación del país ante los desastres naturales.

La coordinadora residente del SNU en Cuba, Myrta Kaulard, reconoció la coordinación del país ante los desastres naturales.

Foto: Tomada de onu.org.cu

El PMA proporcionó también asistencia en la provincia de Holguín a grupos vulnerables entre los que se cuentan niños entre 6 meses y 3 años, mujeres embarazadas y personas mayores de 65 años, además de importar vía aérea cinco almacenes temporales para proteger alimentos donados o trasladados de depósitos destruidos por el potente huracán.

Pero la ayuda se ha mantenido desde entonces hasta la actualidad.

El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), en coordinación con las autoridades nacionales, está apoyando las acciones de respuesta y recuperación resiliente de los cuatro municipios ya mencionados.

Como parte del Plan de Acción del SNU se han entregado a las autoridades de Guantánamo lonas plásticas para techos y colchones para atender las necesidades de una parte de la población afectada, así como 20 molinos para transformar escombros en materiales de construcción.

PNUD suministrará también láminas de zinc, módulos de techos y herramientas especializadas que ofrecerán a miles de familias una solución resiliente y duradera para la cubierta de sus viviendas.

Las entregas forman parte de un proceso de recuperación temprana, que apunta también a crear soluciones de vivienda, crear puestos de trabajo y facilitar la recuperación de la economía local y los ecosistemas afectados.

Para atender los servicios de salud sexual reproductiva, en las poblaciones afectadas de los municipios de Mayarí, Baracoa, Imías, Yateras, San Antonio del Sur, Moa y Sagua de Tánamo, el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) en Cuba entrega kits con medicamentos, insumos e instrumental, distribuidos por las autoridades del sector de la salud a sus instituciones en los siete municipios más afectados.

La contribución de UNFPA incluye además botiquines de higiene, que se distribuyen a futuras madres o cubanas que hayan tenido un parto reciente para mantener un aseo adecuado antes y después del parto.

Otras entidades como la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación adquieren recursos para apoyar con insumos a los productores, como un paso seguro en la recuperación y diversificación de la agricultura, en la que sufrieron severos daños cultivos como café, cacao y coco, básicos en la actividad económica de ese territorio oriental.

El SNU lanzó un Plan de Acción por 26,5 millones de dólares para apoyar la recuperación, de los cuales han logrado movilizar unos ocho millones, con contribuciones de organismos de Naciones Unidas y algunos donantes externos.

Y continúa desarrollando ingentes acciones de movilización de los recursos pendientes.

En visita a las provincias de Santiago de Cuba y Guantánamo, en diciembre pasado, Myrta Kaulard, coordinadora residente del SNU, reconoció la coordinación del país ante los desastres naturales, así como la organización y eficiencia del proceso de recepción, traslado y entrega de donativos a damnificados en los territorios afectados por Matthew.

Durante intercambios con las autoridades locales, Kaulard manifestó el interés de algunas agencias de Naciones Unidas de implementar proyectos de desarrollo humano local a corto, mediano y largo plazo, en las localidades afectadas y otras regiones vulnerables de esta provincia del extremo oriente del archipiélago.

El 4 de octubre de 2016, el huracán Matthew, de categoría cuatro en la escala Saffir Simpson, azotó a Cuba con vientos de entre 200 y 250 kilómetros por hora, dejando según estimaciones oficiales más de 40.000 viviendas y más de 2.000 instalaciones públicas dañadas, así como afectaciones en 90 por ciento de los cultivos agrícolas. (2017)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.