Política cubana de reciclaje espera ser actualizada

Un activista ambiental criticó los mecanismos de reciclaje existentes hoy en el país caribeño.

La población cubana no recicla los desechos del modo que se entiende a nivel global.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

La Habana, 1 ene.- Aunque existen documentos nacionales con prerrogativas sobre el alcance ambiental del reciclaje, en su mayoría las políticas gubernamentales en Cuba todavía defienden una lógica productivista y mercantil, consideró el biólogo y activista Isbel Díaz.

Díaz expresó esas ideas en su artículo El reciclaje en Cuba, publicado en la última edición del boletín independiente El Guardabosque.

Refirió que, si bien ha sido intención gubernamental la intensificación del reciclaje, manifestada incluso en los llamados Lineamientos (documento programático de la reforma iniciada en 2008), la actualización y revisión de las estrategias referidas al área han sido postergadas.

El pasado año se debió revisar la política relacionada con el tópico que data de 2012, pero no han existido pronunciamientos oficiales al respecto, recordó.

El defensor de las causas ecológicas insistió que en 2016 “supuestamente se pondría en vigor una nueva Ley para el Reciclaje, pero hasta ahora nadie sabe de ella”.

Según Díaz, la propuesta debía buscar una concentración de la actividad empresarial estatal en las grandes fuentes generadoras de residuos para su procesamiento industrial y tendría en cuenta la participación del capital extranjero en el proceso.

“Eso significa que dejaría libre un amplio campo potencial para el reciclaje: las fuentes generadoras medianas y pequeñas, que hasta ahora son ignoradas”, añadió.

Valoró igualmente que el Estado cubano hoy es incapaz de proveer un sistema eficiente de colecta.

Por ello instó a incentivar, aún más, el involucramiento de nuevos actores económicos y de una ciudadanía responsable y sensibilizada con el tema.

Resaltó además la presencia creciente de recolectores de residuos, aun cuando el Estado paga precios insuficientes por cada kilogramo de chatarra.

Para Díaz, la población cubana no recicla los desechos del modo que se entiende a nivel global.

“Hay una cultura de ahorro y del re-uso, que se pueden entender como ejercicios de reciclaje”, indicó

El ecologista precisó que en los hogares cubanos se emplean repetidas veces las bolsas y otros objetos plásticos o desechables, así como los frascos de cristal, debido a las circunstancias de precariedad económica.

Datos brindados por Díaz especifican que en el país caribeño se pueden generar diariamente unas 7.817 toneladas de residuos urbanos. De estas, el por ciento reciclado es mínimo, lamentó.

La iniciativa ambientalista El Guardabosque abordó en su número de diciembre de 2016 otros temas como el derecho a acceder a información verídica concerniente a la situación ambiental en la isla.

Asimismo alertó sobre problemas ambientales que puede acarrear la apertura de Cuba a la llegada de cruceros, que son acusados de verter cargas contaminantes.

Otros artículos versaron sobre la necesidad de una mayor presencia de energías renovables en la nación caribeña así como el peligro de extinción que sufre hoy cerca de la mitad de la flora cubana.

Este boletín electrónico, creado en 2007, se define como “una alternativa en comunicación ambiental”.

En sus cuatro ediciones anuales, El Guardabosque pretende fomentar la participación consciente de la ciudadanía en la protección de su entorno natural. (2017)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.