Proyecto interinstitucional propone una Habana amigable con la naturaleza

La iniciativa pretende mejorar, ambiental y arquitectónicamente, áreas de la capital cubana.

Aprovechar zonas aledañas al río Almendares para construir edificios con “tipología feliz”, puede proporcionar un aproximado de 12.000 viviendas.

Foto: Archivo IPS Cuba

La Habana, 4 abr.- Con el objetivo de diseñar y conceptualizar acciones que permitan a la capital cubana una armonía económica, social y ambiental, la iniciativa Hacia una Habana más feliz pretende intervenir zonas complejas como el área del río Almendares.

Gracias al apoyo de varios actores institucionales, estatales y no gubernamentales, la propuesta aspira a convertir a la urbe en una ciudad limpia, accesible, productiva y amigable con la gente y la naturaleza.

Para ello, las partes implicadas sostuvieron, a inicios de año, un taller de participación para estructurar los diferentes ámbitos de diseño del proyecto.

La arquitecta Iruma Rodríguez, coordinadora del proyecto y el taller, explicó que La Habana vive una doble realidad al ser reconocida por su belleza y hospitalidad de su gente, en tanto muestra problemas arquitectónicos y de supervivencia económica.

Según una encuesta efectuada en el 2017 por el propio proyecto, existen diferentes niveles de insatisfacción ciudadana con la situación actual de la capital cubana.

Las principales propuestas relacionan una clasificación adecuada de los residuos sólidos, así como un mayor empleo del transporte ecológico, bajo la modalidad de ciclovías.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

La falta de accesibilidad a los diferentes espacios, aglomeraciones de personas, deterioro del ambiente construido, escasez de servicios y presencia de entornos insalubres, fueron algunas de las lamentaciones enumeradas por las y los encuestados.

Tras un amplio debate, los actores participantes consensuaron criterios sobre la importancia de establecer efectivos nodos de tránsitos y calles activas y seguras.

Asimismo, entre las propuestas del proyecto está la construcción de ciclovías y senderos que conduzcan a parques e instituciones de servicios.

Otras sugerencias comprendieron crear una arquitectura adaptada al medio ambiente, y construir con materiales naturales.

Bajo esta mirada, Rodríguez apuntó la necesidad de viabilizar un adecuado manejo del paisaje y su relación con el diseño de la arquitectura.

La construcción de nuevos edificios con “tipologías felices” y la propuesta de aprovechamiento constructivo en áreas urbanas a lo largo del río Almendares, figuran como otras opciones que pudieran responder al elevado déficit habitacional existente en La Habana.

Sobre los desechos sólidos, el proyecto sugiere reusar óptimamente los desperdicios como materia prima, a la par de introducir sistemas de clasificación de basura.

La urbanista insistió que, como parte del intercambio con diferentes instituciones y activistas, emergieron propuestas como el establecimiento de programas de reciclaje establecido y accesible a todos.

Desde esta arista, otra de las opciones es crear un nuevo sistema de alcantarillado, sustentable y resistente.

Como dicha acción requiere de grandes inversiones, una alternativa puede ser instalar sistemas modulares que crezcan con el tiempo, añadió la arquitecta.

En este apartado, también se pueden instalar soluciones paisajísticas como los humedales que permitan limpiar progresivamente el agua.

Relacionado a la producción, varias alternativas concernieron a la creación de micro-industrias para elaborar productos alternativos e innovadores y el empleo de técnicas eficientes para potenciar la agricultura urbana.

Algunos activistas ambientales como Osmel Francis, director del grupo ecologista Cubanos en la Red, propone que la iniciativa aplique a proyectos de inversión extranjera.

En este aspecto, abogó para que la propuesta Hacia una Habana más feliz sea considerada dentro del donativo de diez millones de dólares que hizo en febrero el gobierno de Japón para labores de higiene en la capital cubana. (2018)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.