Sacrificios de animales en ritos afrocubanos suscita el debate

A partir de la década de 1990 se constata en la isla un aumento del número de practicantes de ritos sincréticos de origen africano.

Ambientalistas cubanos mantienen el reclamo sobre la necesidad de una ley contra el maltrato animal.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

La Habana, 1 abr.- Preocupaciones por lo que califican de creciente mercantilización de los rituales del culto Regla de Ocha-Ifá o Santería en Cuba y el sacrificio desmedido de animales en sus ceremonias, motivaron varios artículos en diferentes medios alternativos.

El profesor e investigador Mario G. Castillo, advirtió en un texto publicado el 24 de marzo sobre la proliferación en ciudades cubanas de “animales decapitados, cuerpos en descomposición, vidas sacrificadas, áreas verdes o esquinas de calles cargadas de muerte e irrespeto por los demás”.

Achacó el fenómeno a la existencia de algunos individuos que buscan resguardar “sus pequeñas fortunas, sus carreras al éxito y sus intereses de egocéntricos ciegos”, así como al “espíritu de lucro, el mercadeo con las necesidades de los agobiados por la sobrevivencia y todos los demás móviles”.

A su juicio, ello ocurre en “un nuevo ambiente de agradecible tolerancia religiosa (y) un contexto en que se han abierto las puertas de la escena pública en Cuba a las masas de practicantes y creyentes en el panteón afro-cubano-caribeño”.

No obstante, preguntó: ¿Cómo podría ser el crecimiento de Ifá en Cuba? ¿Hacia dónde debería crecer?

“¿Sería muy descabellado pensar que debería alzarse hacia la ayuda mutua popular, una economía de afectos y cuidados, la fraternidad en el bien y el amor, el crecimiento espiritual, hacia la convivencia respetuosa con todas las formas de vida que cohabitan con los humanos?”, valoró Castillo.

A partir de la década de 1990, especialistas observan un aumento del número de practicantes de ritos sincréticos de origen africano en un país laico como Cuba, de 11,2 millones de habitantes.

Al mismo tiempo, voces ciudadanas y especialistas han alertado sobre la negativa huella ambiental que acarrean las ofrendas animales en espacios citadinos, debido a la descomposición y el impacto en la reproducción de ciertas especies.

¿Limitar o eliminar los sacrificios?

Guías religiosos cubanos reconocen la necesidad de reducir al mínimo, e incluso eliminar, los sacrificios de animales de los rituales.

Sobre el tema, el babalawo (sacerdote Ifá) Lázaro Cuesta valoró que hoy “muchos practicantes acuden solo al sacrificio como solución a los problemas e incluso desechan animales que también tienen uso en nuestra religión”.

No obstante, el religioso matizó que “debe existir un equilibrio a la hora de indicar qué se debe hacer”, pues sin ánimo de criticar “la forma de trabajo que tengan otros hermanos (…) lo más importante es el amor con que se haga y la capacidad de llegar con nuestras invocaciones a la Deidad que ocupamos”.

Cuesta reaccionó así al artículo “Estamos matando animales de más” publicado el 28 de febrero por un portal alternativo y replicado en el No.333, del 3 de marzo, del boletín electrónico Desde la Ceiba.

En el reportaje Augusto César San Martín y Rudy Cabrera, los autores, reunieron opiniones de sacerdotes o babalawos como Fernando Varona, a quien describen como “pionero de la tendencia religiosa que defiende la eliminación total” de los sacrificios.

Los babalawos tradicionales, seguidores de las raíces nigerianas, abogan por llevarlo a la mínima expresión, mientras los llamados babalawos criollos y santeros, aunque establecen la sangre como elemento central del sacrificio, llaman la atención sobre la mutilación del ciclo evolutivo de los animales y los elevados precios de estos.

Un tercer grupo, surgido de los criollos, estudia la completa eliminación de los sacrificios, trascendió.

Grupos ambientalistas en Cuba reclaman si éxito desde hace años una ley de protección animal, que permita regular, entre muchos aspectos, las formas de sacrificio, ya sea para el consumo humano, en rituales religiosos o por control epidemiológico.

Tampoco se ha promulgado una ley de culto, que beneficiaría a todo el campo religioso. (2018)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.