Sector forestal de cara al impacto del cambio climático

El forestal es el único renglón económico de Cuba con un saldo negativo de emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera.

Archivo IPS

El libro remarca la importancia de los bosques para mitigar los efectos del sobrecalentamiento global.

La Habana, 6 abr.- Qué impactos tiene el cambio climático para el sector forestal, cuánto contribuyen los árboles a remover de la atmósfera el dióxido de carbono y dónde trabajar para reducir las vulnerabilidades, son algunas de las interrogantes que responde un texto que estará a disposición de investigadores y decisores.

El volumen “El sector forestal cubano y el cambio climático”, de los investigadores Alicia Mercadet y Arnaldo Álvarez, del estatal Instituto de Investigaciones Agro-forestales, analiza la situación de esa área agrícola y la creación de capacidades para la mitigación y adaptación al sobrecalentamiento, entre otros temas.

Gracias al concurso del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el financiamiento diferentes donantes, el libro vio la luz este año para ofrecer una recopilación del trabajo realizado, entre 1995 y 2010, por el equipo de cambio climático del sector forestal del Ministerio -cubano- de la Agricultura.

El forestal constituye el único rubro económico cuyo balance de emisiones es negativo, es decir, que remueve más carbono del que emite, explicó Álvarez durante el lanzamiento del libro a finales de marzo pasado, en La Habana. Por lo tanto, actúa como balance de las emisiones nacionales, continuó.

A su juicio, los recursos forestales deben tener una atención especial en las acciones de mitigación, un asunto central del volumen de su coautoría. “Se trata con mucha fuerza porque también es un sector muy vulnerable”, puntualizó.

“El aumento del nivel del mar afecta las formaciones forestales costeras. Así, el incremento de las temperaturas y la disminución de las lluvias dañan los bosques húmedos y las actividades productivas forestales como la extracción de resina en el caso de los pinos. También peligra la biodiversidad que vive en los bosques”, abundó.

“En Cuba tenemos formaciones exclusivas de alta montaña en la Sierra Maestra (en el oriente cubano) y en algunos lugares de Guantánamo (a 929 kilómetros al sureste de La Habana), que correrían el riesgo de desaparecer, si los escenarios proyectados para el final de este siglo se materializan”, alertó.

El libro aborda también estudios de casos, la retención de dióxido de carbono mediante el incremento del área boscosa, estrategias de adaptación, plagas forestales, propuestas de acciones de mitigación en empresas forestales, entre otros temas.

Se aspira a que la compilación sirva de “base para que el sector agropecuario acometa la preparación de su programa de enfrentamiento al cambio climático”, precisó Álvarez.

Theodor Friederich, representante de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, dijo a la Redacción de IPS Cuba que este trabajo alerta sobre la necesidad de hacer más para incrementar los recursos forestales del país, de una manera más diversificada.

Por su parte, Vladimir Guevara, uno de los prologuistas, declaró que la publicación es un ejemplo a seguir por otros sectores. Cada área debe evaluarse integralmente y proponer medidas para enfrentar el cambio climático, que será cada vez más impactante en el futuro, propuso.

A su vez, Grisel Acosta, oficial de programa del área de medio ambiente y energía del PNUD en La Habana, consideró que “es una iniciativa excelente y todas las instituciones nacionales pueden sentirse orgullosas de que se haya logrado este estudio en el sector forestal, el primero que tiene la nación”. (2013)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.