Sequía en Cuba despierta preocupación por el agua segura

Con un amplio trabajo en el país caribeño, la ONG internacional Oxfam aborda el problema de la sequía como una cuestión humanitaria.

A inicios de este mes de junio, persistía la sequía y los embalses tenían un llenado promedio de apenas 38 por ciento de su capacidad. Las provincias más afectadas en el suministro a la población eran Ciego de Ávila y Santiago de Cuba.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

Palma Soriano, Cuba, 29 jun.- La actual sequía transforma la ciudad de Palma Soriano, la segunda más poblada de la provincia oriental de Santiago de Cuba. Allí donde hubo una terraza, hoy asoman tanques improvisados, y cualquier espacio sirve para hacer una cisterna.

Algunas familias construyen depósitos de agua a partir de tuberías de antiguos centrales azucareros. En cualquier calle y a cualquier hora, las personas regresan a sus casas con botellas de plástico, tanquetas, cubos… con agua.

El acueducto que abastece el centro de la ciudad data de 1926. Entonces vivían en la ciudad 25.000 personas y hoy sobrepasan las 78.000, según la estatal Oficina Nacional de Estadísticas e Información.

El sistema de abasto de agua está colapsado y atraviesa actualmente un proceso inversionista que intenta recuperar la presión de agua, eliminar salideros y ser más eficiente.

Desde el puente que divide la ciudad, el río Cauto, el más extenso de Cuba, apenas se siente correr. “Es por las escasas lluvias”, explicó un transeúnte.

Agua segura

El término se refiere a una cantidad suficiente del líquido (según normas internacionales, cada persona debe disponer como mínimo de 15 litros por día), que sea accesible a todas y todos, distribuida con equidad y libre de gérmenes o sustancias tóxicas que afecten la salud.

Alrededor del acceso al agua, especialistas alertan además que mujeres y hombres perciben de manera diferenciada los impactos de la sequía.

En los talleres llevados a cabo durante el proyecto en Palma Soriano, las mujeres representaron hacia el interior del hogar los efectos de este fenómeno, mientras los hombres aludieron a las huellas de la sequía en los campos y la actividad económica.

Se observó que las mujeres en esa situación están sobrecargadas: sobre sus hombros suele recaer la responsabilidad de traer el agua hasta la casa, gestionar su uso de la forma más eficiente y controlar la utilización que hace de ella toda la familia.

En Palma Soriano este río comienza su recorrido por el oriente cubano, de modo que constituye para vecinas y vecinos parte indisoluble de sus paisajes, sus bandas sonoras… de sus vidas.

Datos de la prensa nacional confirman lo grave de la actual sequía, que comenzó sus estragos en 2014. Santiago de Cuba, Cienfuegos y Camagüey, son considerados territorios en severa sequía hidrológica, que es provocada por la baja en las precipitaciones.

Como en otras localidades cubanas, el suministro por redes no llega a todos los asentamientos poblacionales. En las zonas ubicados en la periferia de la ciudad de Palma Soriano el agua es llevada por tanques cisternas, un servicio público que depende de la disponibilidad de combustible y los niveles de demanda. Algunas comunidades son abastecidas una vez por semana o hasta una vez por mes.

En una carreta tirada por bueyes un hombre propone agua. “Es de pozo o de la misma presa… la venden”, explicó un agricultor.

El sector privado, formal o informalmente, también gestiona los accesos al agua. Los precios fluctúan según las distancias que haya que recorrer para alcanzar cada población, cuán alejados estén los ciclos, de dónde provenga…

“La situación es bastante crítica y el agua no puede faltar”, contó Graciela Fadraga, en la comunidad de Sariol.

A cargo de esta mujer está un pequeño. La gestión del agua es su responsabilidad. A veces la carga desde un pozo cercano, a veces la compra. Depende de la disponibilidad del pozo, de cómo llegue su bolsillo a fin de mes.

En el asentamiento de Paraná 1, la historia de Yailín López no es demasiado diferente.

Cada mañana se va a trabajar a Palma Soriano y al regreso lidia con la compleja situación del agua. Garantiza que haya para el consumo e higiene de su niño y sus padres, y para los quehaceres del hogar.

“La suerte es que en esta comunidad todo el mundo se apoya, si la vecina consiguió me da un poquito, y así”, detalló.

Al igual que en el centro de la ciudad estas poblaciones improvisan. Algunas personas han construido pozos artesanales. Otras sacan el agua directamente de la represa local Hatillo, muy deprimida por las pocas precipitaciones.

En cinco de estos asentamientos poblacionales, la organización internacional Oxfam apoyó el proyecto “Enfrentando la sequía causada por el fenómeno de El Niño en la provincia de Santiago de Cuba” (2016-2017), que fue implementado por el gobierno local y la empresa de acueducto y alcantarillado Aguas Turquino.

Con financiamiento de la Dirección de Operaciones de Ayuda Humanitaria y Protección Civil Europeas, se puso a disposición de familias y comunidades recipientes seguros para el acceso, transportación y almacenamiento de agua.

La iniciativa benefició a 4.234 familias en Palma Soriano, con la creación de 39 puntos comunitario de acceso al agua (tanques de 10.000 litros), entrega de recipientes de 250 litros, jerricanes de 10 litros y filtros tradicionales.

“La situación es muy difícil”, relató Miladis Verdecia desde Chaveco, uno de los asentamientos beneficiados. “Ahora nos están ayudando para tener un agua segura”, agradeció.

La información y el conocimiento constituyeron piezas claves del proyecto.

Qué es agua segura, cómo distribuirla con equidad, de qué forma purificarla y cuidarla, cómo perciben mujeres y hombres de manera diferenciada los impactos de la sequía, cuál es el rol de cada persona o institución en el acceso a agua segura, han sido preguntas constantes en las capacitaciones y conversatorios realizados por el proyecto. (2017)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.