Serie audiovisual sensibiliza sobre el medio ambiente

El capítulo final de la actual temporada anuncia la tercera expedición Al Sur de la Isla, que ya está en producción.

Jorge Luis Baños-IPS/jlbimagenes@yahoo.es

La Isla de la Juventud es considerada uno de los reservorios naturales más diversos de Cuba.

La Habana, 23 jul.- Imágenes cautivantes y un lenguaje asequible y atractivo emplea para abordar un tema fascinante, el mar; la segunda parte de una serie audiovisual titulada Al Sur de la Isla, estrenada este verano por la televisión cubana.

El proyecto nació en noviembre de 2010, en la materialización del cursillo Áreas Marinas Protegidas y la participación comunitaria en el manejo, explicó a la Redacción de IPS Cuba Michel Marcos Marrero, director y editor de la saga.

La delegación del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente del municipio especial Isla de la Juventud, el segundo islote más grande del archipiélago cubano, le presentó la idea al telecentro local, que dedicó la primera temporada al Área Protegida de Recursos Manejados de Punta del Este, en ese territorio.
La aceptación y premios obtenidos, los resultados e impacto social y ambiental en esa localidad, llevaron a la cartera de ambiente, la estatal Empresa Nacional para la Protección de la Flora y Fauna, el telecentro local, la entidad pesquera PescaIsla y al Ministerio del Turismo, entre otros, a realizar un nuevo producto audiovisual con características similares, pero mejor pensado, con objetivos más concretos.

El fin fundamental de la obra es fomentar el amor por la naturaleza y concientizar al público para que aprenda, conozca y se involucre en acciones de conservación.
La expedición para filmar lo que posteriormente se convirtió en Al Sur de la Isla II zarpó el 4 de abril de 2012 hacia Los Canarreos, por la cayería ubicada al sureste de la Isla de la Juventud hasta Cayo Largo.

El equipo se concentró en los valores culturales, naturales, folklóricos, históricos y patrimoniales de Punta del Este, y los cayos Campo, Ávalos, el Cabezo del Zambo, Cantiles, Las Estopas, Rosario y Largo.

“Todo está recogido en 12 capítulos monotemáticos, pero dramatúrgicamente bien conectados. Uno de los principales valores de la serie documental ha sido la producción de música original especialmente para ella, un reto que asume uno de nuestros artistas, Lester Mencía”, comentó el director.
“Siempre hemos tenido la concepción de un público general pero sobre todo juvenil, a partir del análisis de un guión pensado para ser entendido por toda aquella persona que vea el audiovisual. La información científica está presentada de forma amena y sencilla pero sin carecer de veracidad y cientificidad”, explicó.

Para la realización de la segunda temporada, se sumaron otros colaboradores de la Dirección de Patrimonio y Monumentos Nacionales, el Archivo Histórico y la Biblioteca municipal, Geocuba, la Empresa Hotelera Gran Caribe, el Centro de Buceo Internacional El Colony y su Marina Marlin, Planificación Física y muchos otros.

“Los temas fueron definidos por zonas geográficas y tratamos de contar historias relacionadas con valores que distinguen una zona de otra. Nuestro discurso debía ser original, natural, creíble, apartado de los cánones tradicionales del documental cubano. Sobre todo, el televidente debía sentirse parte de esta expedición”, dijo el también editor.
Desde el primer capítulo, que describe el viaje desde el río las Casas hasta Punta
del Este, sobresale la originalidad con la conducción de dos jóvenes: un muchacho y una muchacha. El periplo sigue presentando formaciones geológicas y boscosas hasta el hallazgo de un ojo de agua, un fenómeno raro muy común en la zona.
Le siguen Cayo Campo, un lugar paradisíaco con siete kilómetros de playa de finísima arena y la búsqueda de un gavilán guincho, el cementerio marino más grande de Latinoamérica y su naufragio más reciente; poblaciones de carboneros que datan de 1870 y Cayo Rosario, con sus arenas rosadas.
En Cayo Largo, el mayor de esa cayería, el recorrido muestra la simbiosis que puede existir entre turismo y naturaleza, además de leyendas, historias contadas en décimas y el ciclo reproductivo completo de las tortugas verdes.
El cierre de la segunda temporada, cuya proyección debe concluir en septiembre próximo, es el making off de la serie, donde se presenta al equipo, integrado por camarógrafos, sonidistas, exploradores, productores, ingenieros, biólogos, buzos y especialistas en patrimonio, flora y fauna. (2013)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.