Sumar por el cuidado de la Bahía de La Habana

Recientes reportes indican que al cierre de 2012 disminuyeron los niveles de contaminación de la rada habanera y aumentó el oxígeno disuelto.

Jorge Luis Baños - IPS

El trabajo comunitario es una de las actividades fundamentales en la educación ambiental.

La Habana, 22 ene.- Enseñar a cuidar el medio ambiente mediante dibujos y canciones y dar a conocer las acciones que realizan proyectos barriales fue el fin del III Festival Comunitario Ambiental organizado por el Grupo de Trabajo Estatal Bahía de La Habana (GTE-BH).

“Es un espacio para el intercambio, el aprendizaje y la transmisión de mensajes ambientales y sobre todas las cosas, para que las personas ganen en cultura ambiental y aprendan a cuidar su medio ambiente y la bahía”, dijo Yohana Socarrás, directora de Educación Ambiental y Trabajo Comunitario del grupo.

La participación ciudadana en el cuidado y rescate de la bahía habanera tiene un interés de gran alcance: a finales de la década de los ochenta del pasado siglo XX, esta rada se convirtió en una de las más contaminadas del Caribe y del mundo, de allí se fueron los peces y tras ellos, los pelícanos.

La cuenca hidrográfica tributaria de la bahía la integran 48 consejos populares. Sus habitantes tributan residuos domésticos a los ríos Luyanó, Martín Pérez y el arroyo Tadeo, y estos desembocan en la bahía, llevando su carga nefasta a una rada de bolsa, importante para el comercio desde inicios del siglo XVI.

“El objetivo es integrar a todas las personas a cuidar el entorno y contribuir al saneamiento de la bahía”, explica Socarrás.

El trabajo comunitario es una de las actividades fundamentales que prioriza el grupo en la educación ambiental. Trabajamos con todos los consejos populares que integran la cuenca de la bahía, en estos momentos con resultados en 10 de estas estructuras barriales de La Habana Vieja; Diez de Octubre; el Cerro; y Regla, detalló.

Desde esos barrios y muchos más llegaron al Festival realizado el 19 de enero en la Plaza Vieja, en el Centro Histórico de La Habana, grandes y chicos. En la mañana, niños y niñas participaron en actividades deportivas y culturales, y disfrutaron de desfiles de modas y presentaciones de proyectos comunitarios y talentos de los barrios.

En la tarde, la velada cultural reunió al grupo Cubanos en la red, dirigido por Osmel Francis y con amplio repertorio de canciones ecologistas, a los trovadores Tony Ávila y Alexis Saavedra.

Durante el día, expusieron sus creaciones los diferentes proyectos: manualidades, recuperación de periódicos para la confección de papel que puede emplearse en las artes plásticas, artesanías confeccionadas a partir de pequeños desechos de maderas preciosas y metales, muñequería y plantas ornamentales, entre otros.

Con este festival, el grupo está celebrando los 15 años de fundada la institución, y a su vez es una especie de balance del trabajo desarrollado por los grupos gestores de conjunto con el GTE, sentenció Dayamis Fuster, del grupo estatal.

Con anterioridad, el GTE organizó un evento teórico donde los diferentes grupos gestores expusieron sus experiencias de trabajo, avances, metas y proyecciones. También fueron impartidas conferencias relacionadas con el cambio climático y desarrollo local y participación.

La actividad es intensa. “Tenemos grupos gestores, realizamos actividades de capacitación y sensibilización de modo que se conviertan en agentes multiplicadores de todo este mensaje medioambiental para el resto de la población y se han organizado acciones de saneamiento en el interior de los barrios”.

El grupo realiza otras acciones desde el punto de vista más científico: monitoreo de las aguas, los desechos y los residuales de las empresas, el control de la legislación ambiental, que en parte es también una labor educativa. Además está toda la parte de reforestación y saneamiento, indicó Fuster.

Para Osmel Francis, el trabajo del GTE “es maravilloso, a lo mejor ellos no se quedan satisfechos porque consideran que va muy lento, pero sí lo noto de un año a otro, la parte social va muy rápido, se potencian los grupos gestores, niños y niñas participan en el reciclaje y el ahorro de agua”.

A su juicio, “esos poquiticos, en barrios tan densamente poblados como Diez de Octubre, Centro Habana o La Habana Vieja, son importantes”.

Según fuentes del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA), los monitoreos realizados indican que en 14 años, los niveles de contaminación en la rada habanera disminuyeron 58 por ciento.

Para 2013, la proyección del grupo es incorporar nuevas localidades, entre ellas seis barriadas de San Miguel del Padrón, que colindan con el río Luyanó, el afluente que más carga contaminante aporta a la bahía, Diez de Octubre y Arroyo Naranjo.(2013)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.