Trabajadores de la higiene de La Habana aprenden sobre medio ambiente

El inusual taller forma parte de una nueva línea de trabajo del proyecto comunitario y ecologista Acualina.

La capacitación forma parte de nuevas acciones emprendidas por Acualina.

Foto: Archivo IPS-Cuba

La Habana, 15 oct.- Un taller organizado por el proyecto Acualina sensibilizó sobre el cuidado ambiental a trabajadores que recogen día a día desechos sólidos en las calles de Playa, un municipio en el oeste capitalino que concentra población, turismo, sedes diplomáticas y grandes comercios.

La capacitación, titulada Ante el cambio climático cada acción cuenta, forma parte de nuevas acciones emprendidas por Acualina, una iniciativa comunitaria creada y coordinada por la bióloga marina Ángela Corvea, que hasta ahora se había enfocado fundamentalmente a niños, niñas y adolescentes.

Con el apoyo de la Embajada de Canadá, la línea de trabajo busca continuar la labor de educación ambiental desplegada por más de 13 años.

“Para mí, los obreros de servicios comunales son un eslabón esencial en la contaminación y el cuidado del entorno”, declaró Corvea, cuyo proyecto pasó de operar en el reparto Náutico, en el oeste de La Habana, a tener visibilidad y alcance nacional a través de cuñas televisivas y la cobertura mediática de sus actividades.

El encuentro, realizado el 13 de octubre, contó con la participación de trabajadores y directivos de los servicios comunales locales, activistas y autoridades barriales y municipales, a los que se sumaron representantes de otros grupos con incidencia en Playa, como el Club de Buceo Nautilus y nadadoras de la tercera edad del grupo artístico Juventud Acumulada.

Ramón Pichs, director del estatal Centro de Investigaciones de la Economía Mundial, explicó en lenguaje sencillo los conceptos de cambio climático, adaptación, mitigación y cómo algunas acciones locales pueden contribuir a adaptarse a esta situación.

Acualina viene con más

Corvea explicó a la Redacción IPS Cuba que el proyecto incluye otros talleres, siembra de mangle en la costa y la publicación de una serie de cuatro libros de bolsillo, que saldrán para la edición de la Feria Internacional del Libro de 2017.

Aún en proceso, los minilibros ilustrados abordarán temas como contaminación y cambio climático.

De acuerdo con el científico, el cambio climático y sus adversas consecuencias constituyen uno de los principales retos para el desarrollo.

Cuba, aunque es un país pequeño emisor de gases de efecto invernadero, desarrolla programas de incremento de las fuentes renovables de energía y eficiencia energética, apuntó.

El programa nacional prevé el cambio de la matriz energética para llegar en 2030 al 24 por ciento de la generación eléctrica a partir de las energías renovables, de cinco por ciento que aportan en la actualidad.

Corvea centró su intervención en el análisis de la relación entre consumismo y contaminación.

Destacó que el consumismo es dañino para el equilibrio ecológico por el excesivo uso de los recursos naturales a nivel mundial, así como por los procesos de producción que, en su mayoría, generan contaminación al emplear combustibles fósiles.

La activista insistió en la pertinencia de realizar pequeñas acciones, adquirir solo lo necesario, echar la basura en los lugares adecuados y participar en acciones ambientalistas como un aporte individual por el bien del planeta.

A su vez, invitó a los trabajadores de los servicios comunales a manejar cuidadosamente los contenedores en las calles para prolongar su vida útil y cerrar las tapas para evitar la proliferación de vectores.

Acualina es una iniciativa comunitaria creada y coordinada por la bióloga marina Ángela Corvea, que hasta ahora se había enfocado fundamentalmente en niños, niñas y adolescentes.

Acualina es una iniciativa comunitaria creada y coordinada por la bióloga marina Ángela Corvea, que hasta ahora se había enfocado fundamentalmente en niños, niñas y adolescentes.

Foto: Archivo IPS-Cuba

Pese a ser un municipio con alta densidad de embajadas, residencias diplomáticas y sedes de empresas extranjeras radicadas en Cuba, que coexisten con la población residente, el lugar presenta dificultades con la higiene ambiental.

Generalmente, la opinión popular atribuye esa situación a los servicios comunales.

No piensa así Ramón Rodríguez, trabajador de servicios comunales de Playa.

“Las personas le echan la culpa siempre a las personas de comunales, pero uno barre la calle y al poco rato, ya está de nuevo sucia, con cucuruchos de maní vacíos, papeles de pizzas, latas, botellas y potes de helado”, describió.

Rodríguez reclamó respeto para el trabajo que realizan, no siempre reconocido por la sociedad. Sus criterios fueron corroborados por otros trabajadores del sector de la higienización del territorio.

Además, compartió que el taller le sirvió para aprender asuntos que desconocía. “Sería importante que de manera periódica otros trabajadores de comunales pudieran recibir ese tipo de capacitación”, propuso.

Como parte del curso, el grupo Juventud Acumulada regaló una presentación de ballet acuático, se mostró una exposición de desechos que pueden encontrarse en el mar, e integrantes del Club de Buceo Nautilus hicieron una demostración práctica de recogida de desechos del fondo marino en una playa cercana, de donde extrajeron botellas y náilones. (2016)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.