Universidades promueven energía renovable

Científicos cubanos orientan tecnologías de avanzada hacia el aprovechamiento máximo de los residuos orgánicos como portadores energéticos

Archivo IPS

Científicos cubanos orientan tecnologías de avanzada hacia el aprovechamiento máximo de los residuos orgánicos como portadores energéticos

La Habana, 26 mar.- Investigaciones promovidas por centros universitarios provinciales demuestran que la obtención de energía a partir de la biomasa puede desarrollarse en una escala mucho mayor en Cuba, con beneficios tanto económicos como ambientales.

Hasta ahora, las plantas procesadoras de la naranja en Cuba producían grandes volúmenes de desechos contaminantes, sin que existieran, además de su empleo como complemento animal, otras soluciones posibles para eliminar los daños por el elevado contenido de ácidos.

Para contrarrestar este fenómeno, un equipo del Centro de Estudios de Energía y Tecnologías Sostenibles (CEETES), de la Universidad de Pinar del Río, distante 157 kilómetros de La Habana, logró eliminar los residuos, convirtiéndolos en gas de bajo poder calórico.

El grupo de investigación probó que el aprovechamiento termoquímico de hollejos, cáscaras y semillas de la naranja, produce un tipo de combustible que puede ser utilizado en la propia industria citrícola, de modo que decrezca paulatinamente el empleo de portadores fósiles.

La gasificación de biomasa, una tecnología muy extendida a nivel internacional, también ha encontrado aplicación en la oriental provincia de Santiago de Cuba, a 847 de La Habana, donde el gas obtenido por el proceso de reconversión, se utiliza para generar energía eléctrica.

Equipos procedentes de la India han sido adaptados al entorno cubano a partir de un proyecto que une a la Universidad de Oriente con la Estación Experimental de Pastos y Forrajes “Indio Hatuey”, la Empresa Forestal Integral y otras instancias que gestionan el abasto energético de la provincia.

Actualmente, varios aserraderos y áreas ganaderas de la zona se abastecen de la electricidad obtenida a partir de la biomasa.

Del mismo modo, el impacto positivo de la experiencia –inserta en el proyecto internacional BIOMAS-CUBA– se verifica en la eliminación progresiva de la planta invasora marabú, cuyas ramas y troncos se procesan con igual finalidad.

En numerosas fincas campesinas de Guantánamo, en el extremo oriental cubano, también se estudia cómo mejorar la eficiencia de la agricultura, vinculando las etapas de cultivo de la tierra con las de generación de energía.

También con el apoyo de BIOMAS-CUBA los científicos introdujeron en la zona el uso de la planta Jatropha curcas, la cual, al plantarse junto con otras especies utilizadas en la alimentación de personas y animales como el frijol, el maíz, la soya, el maní, la yuca y el sojo, ha contribuido a un mejor rendimiento de estas cosechas.

Los aceites extraídos de la Jatropha curcas se convierten en biodiesel, sustancia que puede ser utilizada pura en motores B100, diseñados para este biocombustible o mezclada con diesel en motores tradicionales.

El estímulo a la actividad científica en las universidades en función del desarrollo económico y social del país, constituye una de las principales líneas estratégicas del proceso de actualización del modelo socialista cubano. (2013)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.