¿Cómo le afecta el problema de la vivienda en Cuba y cuáles serían las principales vías de solución?

8 comentarios

  1. Roberto MOlina

    Se trata de un tema de trascendencia global y en Cuba, que no es una excepción, el problema es especialmente complejo.
    Personalmente, es un asunto que tengo resuelto, gracias a las facilidades que la ley de reforma urbana dió para que cada inquilino pasara a ser propietario de la vivienda en que habita.
    Pero preocupa siempre ante las situaciones difíciles en las que vive algún familiar cercano, en mi caso hija y nietos, y la imposibilidad de resolverlos por falta de recursos y de poder optar por una, debido a la ausencia de la gestión constructiva inmobiliaria y de la búsqueda de soluciones al alcance de la población.
    La paralización durante el período especial de los programas de vivienda, especialmente dinámicos en la etapa de las llamadas microbrigadas, se ve agravada por una gestión nula en la reparación de las existentes y el estado de deterioro, en ciertas demarcaciones calamitoso, del fondo habitacional en la capital y en general en todo el país.
    Mi trabajo me ha permitido conocer experiencias en esta esfera en otras partes del mundo y por eso opino que una vía ya muy consolidada de búsqueda de soluciones es la de formación de pequeñas y medianas empresas (pymes) dedicadas a la construcción de viviendas y la creación de cooperativas.
    Tanto unas como otras, en complemento a las acciones que pueda emprender el estado, adoptan diferentes formas de financiamiento, como son la licitación de los proyectos para que los ciudadanos interesados compren- al contado o a plazos previamente acordados, o mediante créditos bancarios- el apartamento o la casa que más le convenga y acomode de acuerdo con la oferta de las pymes o las cooperativas.
    He conocido experiencias de que quienes pagan la vivienda desde que se plantea el proyecto tienen un precio más bajo, aquellos que adoptan por adherirse cuando ya las obras están andando tienen otro un poco más alto, y quienes acceden a lo que se denomina llave en mano abonan el valor más alto. Se trata de formas de estimulación al comprador.
    Pienso que los programas actuales de facilitación de compra de materiales para acciones constructivas individuales, así como para reparaciones de todo tipo, no son la solución, sino un paliativo de escaso alcance.
    Ahora que se aprobó la formación de cooperativas en sectores no agropecuarios, creo que es el momento de estimular con equipos vendidos o alquilados (concreteras, andamios, etc), materiales al por mayor y créditos a que se creen esas cooperativas y autorizar la formación por personas interesadas de esas pymes.

  2. Manuel Fernandez

    Construir más edifificios residenciales , con la ayuda de la población flotante sin aportar nada al estado, y la ayuda de la población penal, fuente de trabajo .

  3. Hugo Fernandez

    Estimados Cafeteros: No vivo en Cuba, vivo en Suecia donde hay miles
    que no tienen donde vivir, bueno, hay personas ilegales que viven
    donde pueden, hay lugares donde les dan refugio mientras resuelven sus
    problemas de legalización. Se construye, las viviendas en un gran
    porcentaje estan municipalizadas, una gran parte de la población
    arrienda esas viviendas comunales. Las hay tambien privadas y otras
    formas para los que tienen grandes recursos. Me imagino, por lo que
    veo en la TV y lo que me han contado, de que debiera construirse más
    comunalmente y dejando espacio para que las personas construyan o
    reconstruyan sus viejas viviendas. Ah! y los grandes bloques con
    ascensores ! Hgo Fdez

  4. Rafael de la Concepción

    Saludos amigos:
    Respondiendo a la pregunta sobre la vivienda en nuestro país, les contesto que personalmente no tengo ningún problema en este sentido, pues vivo -junto a mi esposa- en la vivienda que mis padres adquirieron durante la revolución y que pasó a nuestra propiedad gracias a la Ley de Reforma Urbana y posteriormente pasó a mi propiedad a la muerte de ellos durante los años 90.
    En cuanto a como pienso que se resuelva el asunto de la carencia habitacional actual en nuestro país, pienso que es un asunto de la esfera de la voluntad política del gobierno para rescatar el déficit que hoy tenemos; bien sea destinando los recursos de todo tipo a esta tarea y afianzando esta prioridad o creando mecanismos donde intervenga la propiedad privada (llamada cuentapropista) para el cumplimiento de contratos con el gobierno en la construcción de viviendas masivamente, tal como dicta la necesidad.
    Hasta hoy, ninguna de las dos soluciones está en práctica. Por supuesto, nuestro estado no tiene la posibilidad de dedicar mas recursos a esta actividad, porque no cuenta con ellos; sin embargo: se podrían priorizar estos recursos sobre otros destinos dado lo sensible del tema de que hablamos. Por otras vías me he enterado que el gobierno ha priorizado planes de construcción importantes por su magnitud en obras de infraestructura para el turismo. No conozco la valoración que se hizo para priorizar estas obras, pero evidentemente primó un criterio financiero (el turismo es la “locomotora” de la economía nacional) sobre el social.
    A mi juicio, a esta altura de la revolución seguir planteando lograr efectos económicos inmediatos para poder desarrollar la sociedad, es una repetición de los tantos intentos para lograr el mismo objetivo, sin lograrlo una vez mas. Llega un momento -dado lo reiterado del asunto- en que uno se pregunta: será verdad que se quiere desarrollar el bienestar del pueblo?
    Saludos: Rafael de la Concepción.

  5. Abelardo Mena

    Soy uno de los privilegiados con casa propia en Cuba, y que no debe
    compartirla con varias generaciones.

    Soluciones únicas y/o definitivas para el problema de las vivienda en Cuba
    no existen. Pero evidentemente, ceder al estado el monopolio en este- como
    en otros terrenos socio-economicos- no será una solución.

    Debe permitirse:

    A) Abrir la llicitación de la construcción de viviendas sociales,
    financiadas por el estado para los sectores de mas bajos ingresos, y
    ejecutadas por empresas extranjeras. Con la cantidad de empresas españolas
    de construcción en pleno declive del ladrillo, esta competencia seria
    recomendable.

    B) Favorecer la creación de cooperativas para la inversión/y construcción de
    viviendas y/o edificios multiples, en zonas “liberadas” por Planificacion
    Fisica.

    C) Estimular la construcción de viviendas en polos económicos, como parte de
    las inversiones (ejemplo Mariel). Evitar el efecto “Alamar”: crear una
    arquitectura habitable y sustentable.

    D) Estimular los bajos precios de las materias primas de construcción,
    hacerlas asequibles a la poblacion y los contratistas mediante la apertura
    del sector constructivo a la inversion extranjera directa, único modo de
    asegurar la no carestía, en este y otros sectores de consumo. Introduccion
    de tecnologías ecológicas y verdes en el sector.

    E) Estimular la creación de empresas privadas cubanas de construcción, y de
    despachos de arquitectos. Fomentar la competencia justa y la critica
    arquitectónica sin compromisos.

    F) Reivindicar la tradición constructiva cubana, en especial su momento
    cumbre: los años 50-60.

    G) Reestablecer la disciplina urbanistica mediante multas elevadas, los
    tribunales civiles y la acción punitiva. Tanto para particulares como para
    entidades estatales.

    H) Crear un catastro nacional de suelos.

    I) Crear el impuesto de renta de espacio para las entidades productivas
    estatales. Acabar con el uso vitalicio e indiscriminado del suelo por parte
    de estas. “El suelo es de quien lo explota”.

    Slds
    Abelardo Mena

  6. Jorge Luis

    Un gran problema la vivenda en Cuba, via de solucion construccion por esfuerzo,prppio y que empresa constructora se dedicaran hacer viviendas, para que a vendidas o alquilada

  7. Jesús Guanche

    Ante esa pregunta habría que aludir a una clásica consigna incompleta de las últimas décadas, la que dice: REVOLUCIÓN ES CONSTRUIR, pues falta: Y TAMBIÉN REPARAR. Esa última parte es la que ha limitado durante varias décadas que muchas personas puedan disponer de autorización, fondos propios y facilidades para que los inmuebles no les caigan encima. Uno de tantos ejemplos es el de Centro Habana, tanto en el orden negativo como positivo, pues si bien esa parte de La Habana ha sido empleada como referente visual del derrumbe de la ciudad por el abandono, también el ejemplo de la calle Barcelona muestra que sí se puede cuando hay apoyo, interés, recursos y motivación.
    Por suerte en Cuba no faltan los materiales de construcción ni los constructores, lo que ha faltado, hasta hace poco tiempo, es la voluntad de facilitarle a los ciudadanos: me refiero al más humilde ciudadano de a pie, que pueda obtener créditos y facilidades para adquirir de modo legal materiales de construcción y reparar su vivienda. El asunto no es que lo haga el Estado, pues el Estado debe ocuparse de lo que le compete a nivel estratégico. Pienso que lo más efectivo para la solución está en las propias comunidades y en la inteligencia colectiva, eso implicaría convertir (revolucionar) el denominado «Poder Popular» en Poder y Popular; es decir, descentralizar de modo inteligente el centralismo estatalista y pasar a un socialismo posible. El socialismo, por definición es socialización, ni puede ser el rechazo ciego al capitalismo salvaje (muy asimilable en sus aspectos organizacionales), ni puede ser, como aun sucede, una vuelta atrás a un feudalismo trasnochado.
    La vivienda, como muchos otros aspectos de la vida cotidiana, pasa por el tema de la ciudadanía socialista, su poder real de participación en el autogobierno local y en la posibilidad de recibir de la sociedad en relación con lo que aporta. Hoy se trabaja para eso, ya se puede comprar y vender, se han iniciado las facilidades para los materiales de construcción, pero hay otras experiencias que se aplican en otros países relacionados con la cooperativización de los inmuebles y de las reparaciones, que podrían tomarse en consideración. En la medida que haya más cooperativas para múltiples actividades el propio Estado será más fuerte, pues recibirá más del fisco y se podrá ocupar mejor de lo que le corresponde. También el ciudadano será más pleno y menos dependiente…

  8. Rolando Pujol

    Pastorita Nuñez, una de las personas mas recordadas y queridas durante
    los años de Revolución logro construir 8 mil viviendas entre los años
    60 y 62, del pasado siglo, tenia a su disposición el dinero de la
    loteria nacional, excelentes arquitectos y manos de obra calificada y
    eficiente. Su estilo de direccion era consagrado y exigente, entre las
    obras que dejo terminadas llave en mano, fue el reparto Camilo
    Cienfuegos (la Habana del Este), considerado el mejor conjunto urbano
    de la historia del país, por la exclencia de sus edificaciones y la
    planificación urbanistica.A estose suman decenas de repartos, que aun
    hoy se le conocen como las casas de Pastorita. Hoy ya no esta
    Pastorita, pero la solución a la vivienda en Cuba, sigue siendo la
    misma: contar con financiamiento, materiales de construcción, mano de
    obra y buenos arquitectos y organizadores. Pienso que la solución
    actualmente de los problemas de la vivienda es compleja y puede tener
    muchos caminos, una de las posibles soluciones pudiera ser la creación
    de brigadas profesionales de constructores, cooperativas, que se
    dediquen a trabajar levantando viviendas o en su reparación. El
    movimiento de microbrigadas fue un paliativo, pero no fue la solución,
    personas sin experiencia en construccion, no son eficientes ni
    trabajan con la calidad debida, tienen que aprender sobre la marcha.
    Es inviable para la solución del problema pasarse cinco, diez y quince
    años para construir un edificio de los que tradicionalmente han
    erigido las microbrigadas. Pero bien, como dije anteriromente,
    solucionar el problema de la vivienda solo puede ser el resultado de
    andar por caminos diversos y aprovechar la experiencia acumulada en
    aquella gesta que emprendió Pastorita en los años 60, si ella logro
    esa eficiencia en la edificación de viviendas, jamas vuelta a
    alcanzar, podemos hoy intentar continuar su obra…

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.

¿Qué opina usted sobre la religiosidad de la población cubana?

¿Cómo valora el interés por conocer Cuba que ha despertado el anuncio de relaciones diplomáticas entre este país y Estados Unidos?

¿Qué opina sobre el plan de informatización de la sociedad cubana propuesto por el gobierno?

¿Cómo valora el poder de decisión de los gobiernos locales sobre el desarrollo de los municipios?