¿Cómo ve la campaña cubana contra la homofobia y a favor de los derechos de la diversidad sexual?

6 comentarios

  1. Osvaldo Rodriguez Martinez

    Mi amiga Dalia, parece que inauguro los comentarios a tu pregunta: !qué honor!

    Siempre he sido contrario -desde mi niñez- a valorar a las personas por el color de la piel, creencias religiosas, ideología política, preferencia sexual, lugar de nacimiento, extracción social,… porque ninguno de estos elementos valora al individuo, aunque quizás en su conjunto podrían ofrecer una vaga imagen.
    Tuve amiguitos negros, católicos y pobres, por los cuales daba la vida en cualquier circunstancia, a pesar de ser yo blanco, protestante y de clase obrera acomodada.
    Permitir que cada cual decida sobre su vida, es uno de los derechos de las libertades humanas, y en ello influye la familia en primera instancia y la sociedad en segundo orden.
    Considerar que los chinos o los árabes escriben al revés, es pensar que nosotros lo hacemos al derecho, cuando la escritura de ellos es más antigua.
    Lo mismo sucede con el sexo, que todos practicamos de una forma u otra, pero que una educación con fuertes tradiciones monásticas, interpretada por la moral burguesa al estilo de “Las Honradas”, no solo satanizó el deseo y acciones sexuales, sino que consideró “contra natura” todo lo que se saliera de los cánones de la hembra y el varón, según Cristo.
    Y el mundo tan versátil echó por tierra teorías, con una realidad mucho más fuerte que las reglas de comportamiento dictada bajo la filosofía de “has lo que yo digo, pero no lo que yo hago”.
    Solo entendiendo cómo llegamos a esta discriminación por las preferencias sexuales, es que se puede comprender el clamor de quienes sienten sobre sí el peso discriminatorio por acciones fisiológicas o sentimentales, o ambas, sin que se consideren sus valores humanos y morales.
    Ya muy distante de mi niñez, sigo abrazando los mismos principios de respeto por los seres humanos y es por eso que siento admiración por quienes defienden hoy sus derechos a decidir sobre su vida personal, sin que la sociedad los margine por ello.
    Pero,… y siempre hay algún pero, porque nada es en blanco y negro.
    Se hace necesario que la campaña contra la discriminación, no se convierta -como a veces parece- en una campaña a favor de la homosexualismo, porque estaría ocurriendo exactamente lo mismo que se critica.
    Pedir que se les respete su espacio, no significa que esos espacios se usen para exteriorizar en público lo que cualquier pareja -del mismo o de ambos sexo- debe mantener en la intimidad.
    Considero que se debe aceptar incluso, la convivencia de familias constituidas por parejas del mismo sexo, siempre que sepan respetar, como muchas que he conocido, las normas morales dentro de la comunidad, tal y como se les exige igualmente a los heterosexuales.
    Luchar contra un apartheid sexual deberá perseguir el objetivo de que ese elemento deje de ser considerado como algo que diferencia a personas, pero si se crean gremios por la preferencia homosexual, son sus integrantes quienes estarán definiendo divisiones, y al final son tan responsables del tratamiento diferenciado, como aquellos que los discriminan.
    Los cubanos -frase que le adjudican al Generalísimo Máximo Gómez- no llegamos, o nos pasamos.
    ¿Podría en este caso buscarse el justo medio?

  2. Armando

    Valoro positivamente cualquier iniciativa que busque eliminar las múltiples formas de discriminación que existen en nuestra sociedad…insisto en el término existen y no subsisten porque no se trata sólo de “rezagos del capitalismo” sino de formas de la cultura de la dominación (machista, patriarcal, militarista, adultocéntrica, urbanocentrica, etc) heredadas desde la colonia que adquieren nuevos sentidos en el socialismo de estado. En particular me gustó el panel sobre la presencia del tema en los medios, me pareció bien argumentado y crítico con la homofobia vigente.

    Ahora bien, respecto a la marcha por la Rampa lamento no ser tan entusiasta, pues no solo se trata de una iniciativa limitada en espacio y alcances sino que todo indica que se puede realizar gracias al protagonismo de la directora del CENESEX en dicha acción, hija del presidente. No escatimo sus bien ganados méritos pero…porque se le permite a ella y sus ahijados lo que a otros jóvenes socialistas no? ¿Porque otras acciones también opuestas a la dominación (como las del Observatorio Crítico) y marchas como la de la NO Violencia no reciben semejante apoyo e incluso son objeto de recelo o )re)presión?

    No comprendo que hacían consignas por el retorno de los Cinco y vivas a los dirigentes del país….creo que corearlas es asunto de cada cual, pero me parecen inorgánicas dentro de esa marcha..acaso hay tantas oportunidades de manifestarse y tan pocas cosas que reclamar de forma sustantiva como para traer a colación agendas políticas de otros foros? Podemos suponer las razones de la presencia de semejantes consignas porque uno nunca sabe si fueron netamente impuestas como condición para la marcha o (como creo) simplemente jugaron con eso como factor de legitimación…en ambos casos es patético el saldo.

    Por demás creo que seguimos perdiendo tiempo (con un país culto y donde no hay que cabildear con la Iglesia y gremios conservadores) en los avances legales que muchos homosexuales reclaman…ya México DF y Buenos Aires nos han tomado la delantera y pronto pueden seguir otras ciudades y naciones. Además se necesitan señales claras que la homofobia será castigada cuando se traduzca en comportamientos lesivos a la dignidad como los que cometen agentes de orden público con parejas o individuos de esa orientación sexual. Sí ello no sucede, la colorida marcha por la Rampa bien puede quedar como un día de festejo en medio de tantas semanas de discriminación. Ello me recuerda el Cabildo que celebraban los negros esclavos, con la mirada benefactora de las autoridades coloniales y la rabia (temporal) de sus dueños, que sabían que al día siguiente los exprimirían en la plantación o casa señorial…aunque me alegra que algunxs puedan sentirse “Reinas por un Día” creo que lo que debemos lograr es que todxs seamos ciudadanxs para siempre.

  3. José Antonio Michelena

    En principio, desconfío de las campañas porque son algo eventual, programado oficialmente. Si existe tal campaña no me he dado cuenta, debe ser algo subliminal de los medios.
    Creo que el destierro de la homofobia es una lucha larga porque está arraigada en la composión cultural de la Isla desde que los españoles llegaron en el siglo XV; después las distintas etnias africanas con sus religiones hicieron lo suyo. La homofobia está presente en el lenguaje y la conductua del cubano sin que se dé cuenta. Ahora puede ser una “política”, pero las cuestiones de la conciencia no cambian por políticas y campañas, la cultura es un sedimento de siglos. Se ha avanzado porque ya no se reprime oficialmente como en los 60s, pero no hay más que escuchar las letras del reguetón para ver que la homofobia sigue ahí. Igual sucede con la diversidad sexual.

  4. Dalia Acosta

    Gracias a Osvaldo por inaugurar el Café 108 de IPS con una respuesta a mi pregunta y, sobre todo, gracias por la honestidad.
    Tu comentario me generó otras preguntas que podrían servir para la reflexión.
    ¿Cuándo publicamos y transmitimos imágenes, textos o teleseries con parejas heterosexuales, pensamos que hacemos una campaña a favor de la heterosexualidad? ¿Por qué podemos promocionar la heterosexualidad y no
    la homosexualidad? ¿Cuál es el miedo?
    Es verdad que los efectos de una campaña a través de los medios de comunicación pueden ser contraproducentes cuando se satura al receptor con un tema, pero el silencio es quizás aun más peligroso. ¿Cómo podemos lograr ese justo medio? ¿Estamos realmente saturando el espacio? ¿Por qué nos preocupa la saturación del 17 de mayo y no la
    del Día de las Madres?
    Por último, está el tema de los espacios. ¿Sería necesaria una discoteca gay si las parejas del mismo sexo pudieran entrar a los
    sitio nocturnos donde la entrada es “por pareja” y si las personas heterosexuales viéramos normal a dos hombres bailando juntos?
    Todas las poblaciones o grupos sociales que han necesitado luchas por sus derechos, han creado sus propios grupos para hacerlo. En Cuba se creó la FMC para defender los derechos de las mujeres, no se creó una organización de hombres y mujeres con ese fin. ¿Estábamos por eso dividiéndonos de los hombres? ¿Alguna de las organizaciones sociales asentadas en la sociedad cubana, como los CDR, estaría en condiciones de asumir la defensa de gays, lesbianas, bisexuales y trans?
    En un mundo que cada vez se organiza más en redes no formales, ¿por qué otros sectores sociales pueden crear sus propias redes y espacios y no la comunidad LGBT?
    Gracias nuevamente por tu respuesta y bienvenido al Café…

  5. osvaldo, otro osvaldo

    La campaña contra la homofobia en Cuba es solo es mediática. En los centros de trabajo siguen teniendo “marcados” a los gays y a los amanerados que aún no han salido del closet.

    Es una guerra silenciosa. La homofobia es cruel y está presente en cada momento de la vida. Hay que oír las expresiones cuando la gente llega a un salón de reuniones en el cual alguien “de buena fe” ha pegado los carteles del Cenesex que dicen: “La homosexualidad no es una enfermedad, la homofobia sí”. Es casi una incitación a la homofobia, logra el propósito contrario de la campaña.

    El otro día iba por la calle y un hombre le decía a otro al pasar por la puerta del Mejunje, aquí en Santa Clara: “Estos maric… están en todas partes, ya ni los campesinos quieren que les celebren su día el 17 de mayo…” Para muchos ahora el 17 de mayo es el Día del Maricón y no de lucha mundial contra la homofobia. La historia es real. Casi me muero de la ignominia.

    Cuando hay que hacerse el chequeo médico se le reparte el papel del certificado primero a los “pájaros”, porque se asocia sida con homosexualidad.

    En los consejos de dirección se habla abiertamente contra los homosexuales y sus supuestas “victorias” en la Cuba de hoy. Que si Mariela, que si la TV y las novelas están llena de gays, que si se está incitando a la gente a meterse a homosexual…

    Santa Clara, por ejemplo, con su Mejunje, no es más que una postal. Cada día van menos homosexuales allí, los han confinado solo al sábado por la noche. Han cerrado todos los sitios “de encuentros” y como diría la canción de Buena Fe: “cada día somos más”…

    En los centros de trabajo, nadie quiere que los dirija un maricón, que es como se dice en bueno cubano. Y si se los imponen se ríen de ellos por detrás, porque -además- los envidian por su talento, dedicación y carisma.

    Creo, para resumir, que hay odio contra los homosexuales, gays, amanerados, etc. Se toleran de momento, pero se sigue desconfiando de ellos. Con las lesbianas es otra la historia, pues ellas han demostrado que con “su fuerza” son buenas para determinadas tareas y responsabilidades, aunque algunas terminan metiendo la pata cuando se enamoran de alguna subordinada o funcionaria de turno. Algunas han “metido la mano”, y no la pata.

    Cuba es única. Aquí todo es por campaña. Duran tres días, sobre todo por televisión, pero en la realidad, por dentro, en el fondo de sus corazoncitos, mucha gente asume una frase que se oye con fuerza cada día más: “YO COGIERA A TODOS LOS MARICONES Y LOS MATARA”.

  6. Liborio

    Yo la veo como un divisionismo ideologico de altura, es una forma mas de acceder al visto bueno de los Nortamericanos, sin darse cuenta que efectivamente la homosexualidad no es una enfermedad es solamente una degeneracion social.

    Digo ideologico, porque para los anticominista no es un problema significativo siempre que se respecte el derecho de los demas a no aprovar el matrimonio homosexual, porque eso no es un matrimonio, sino una union de intereses entre dos degenerados mentales.

    Pero suponemos que el tratar a toda costa de tener aceptacion en los circulos Americanos impulsando politica , sin medir las consecuencia,para la nacion es divisionismo ideologico, ” Solo estan aplicando eso del que el fin justifica los medios”

    Espero que se publique si es cierto que se ajustan a las normas para comentar.
    ” Degeneracion” es eso degeneracion no una ofensa vease el diccionario

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.

¿Qué opina usted sobre la religiosidad de la población cubana?

¿Cómo valora el interés por conocer Cuba que ha despertado el anuncio de relaciones diplomáticas entre este país y Estados Unidos?

¿Qué opina sobre el plan de informatización de la sociedad cubana propuesto por el gobierno?

¿Cómo valora el poder de decisión de los gobiernos locales sobre el desarrollo de los municipios?