¿Por qué quienes aspiran a la universidad en Cuba no suelen optar por carreras agropecuarias?

5 comentarios

  1. Lázaro Buría Pérez

    La pregunta que buscan respuesta a una “verdad estadística”, suelen responderse con “enunciado general” que pooo dice de la “verdad sensorial” de cada una de las personas a quienes se refiere lo que no sabemos. Tu pregunta, Ivet -en este caso-, tiene respuesta semejante a la de por qué la tendencia general de los movimientos migratorios entre campo y ciudad -no solamente en el caso Cuba sino en la de todos los países del planeta-, es a favor de la segunda y no lo contrario (con sus variables de + o – según se trata de una yu otra nación). ¿Cuál es la causa de que ello sea así? Sencillo: la búsqueda instintiva del placer, la comodidad, el saber y las comunicaciones que viene escrita en el código genético de todos los seres humanos cuando son traídos a este mundo por su padres. Pero podríamos preguntarnos por qué en tu Isla aquella tendencia migratoria -sobre todo en el medio siglo anterior se ha incrementado tanto. La respuesta es simple. Solo hay que mirar la verdad sensorial de quienes habitan las zonas rurales de tu país: ¿Cuánta maquinaria agricola y herramientas modernas para el trabajo posible en entorno agrario existe hoy en Cuba?,¿De cuanto trasnporte, teléfonos y conexiones a La Red disponen quienes habitan el “campo cubano”? Claro que existen otras cuestiones generales como “mentalidad”, “políticas educativas”, “necesidades ideológicas para estimular el bien y no el mal”, etc., etc. etc. Pero estas tienen una incidencia menor en “el problema” que lo “real tangible”. Y no me extiendo más porque este comentario es ya muy largo para una pregunta que debe buscar su respuesta no en Internet sino en la respuesta concreta que le están dando las nuevas generaciones cuando deciden no optar por estudios que les llevarían a vivir en un espacio que no es el que ellos buscan para su porvenir.

    ¿Por qué decidiste estudiar periodismo y no especializarte en la producción de alimentos ecólogicos y cuidado del medio ambiente, que es campo de conocimientos tan fascinante como “el campo de los medios masivos de comunicación”?

    Saludos,

    Lázaro Buría Pérez

  2. Elsa Claro

    Fue un error alimentar durante muchos años la idea de que todos deben tener nivel superior de enseñanza, pero sobre todo, ha sido trágico no inducir a los descendientes de campesinos a que eligieran carreras afines a la tradición familiar.Pasado el tiempo, trabajar en esa esfera no era una opción atractiva. No es la única, pero sí una de las razones para el descenso demográfico y ocupacional de los medios rurales.
    Actualmente se intenta corregir ese yerro induciendo a enseñanzas relacionadas con la producción agropecuaria, pero ese empeño debería acompañarse de cierta dignificación de ese desempeño y, además, proporcionarle bases materiales que estimulen una “emigración” a la inversa, es decir, que muchas personas se interesen en retornaral campo o decidirse por una experiencia fuera de los medios urbanos. Esos incentivos deben incluir no solo buenos salarios o ganancias,segín el caso, sino también telefonía, buenas viviendas y otros recursos que aligeran la existencia. Solo repoblando el campo, estimulando la permenencia en él, será posible evitar la compra en el exterior del 80% de los alimentos que se llevan a la mesa de los cubanos.Esto es una simplicación de un asunto muy complejo, desde luego

  3. Roberto Molina

    Eso no siempre fue así. En los primeros años de la historia de la Cuba revolucionaria el movimiento de jóvenes hacia las carreras agropecuarias, tanto en la enseñanza superior como la tecnológica, fue muy considerable. Recuerdo, por ejemplo, que el antiguo instituto Cívico Militar de Holguín se convirtió en una enorme escuela formadora de contadores agrícolas, mientras que a mediados de la década del 60 del siglo pasado, un alto porcentaje de los estudiantes del Instituto Preuniversitario Cuqui Bosch de Santiago de Cuba colocaba la carrera de ingeniero agrónomo entre sus preferencias en las encuestas que se hacían sobre continuación de estudios superiores, me consta porque lo viví.
    Si miramos al pasado y buscamos en los archivos la abundancia de referencias en la prensa, radio y televisión a programas de desarrollo agrícola, los centros Rosafé y Niña Bonita sobre desarrollo de ganadería, los triángulos lecheros, los palnes avícolas, etc, no cabe duda de que eso estimulaba los estudios agropecuarios y mucha gente se preparó para asumir esos programas.
    Pero luego vino una etapa de desestímulo enorme hacia esos estudios cuando en los 80 comenzó a entronizarse el criterio de que no valía la pena,económicamente hablando, desarrollar y diversificar la agricultura si era más barato importar. Eso provocó un éxodo hacia otras carreras, sobre todo con un fuerte estímulo hacia la medicina, otro enorme impulso al desarrollo de centros que después se concentraron en el llamado Polo Ciéntífico y, por último, el boom de informaciones e incentivos para el desarrollo de la UCI.
    Ni hablar del éxodo que provocó el avance del turismo.
    En todas esas acciones, no hubo hincapié en mostrar que podía accederse a todas esas instancias de estudio para beneficiar las ciencias agrícolas y ello es un error y una deficiencia de las autoridades del país y las organizaciones de la sociedad civil, como la UJC, la FEEM y la FEU, que todo el énfasis- al menos público- lo han puesto en otras esferas, olvidando que Cuba es un país que bien podría ser hoy- a pesar de la caída del campo socialista, del período especial y del bloqueo- una minipotencia agroindustrial. Perdimos muchas oportunidades en los tiempos de bonanza y ahora, ante la grave crisis mundial, todo se hará más difícil.
    Aunque creo firmemente que no todo está perdido y que con una buena conducción, eficaz propaganda, realce de las bondades de producir lo que se consume sin depender de un mercado externo cada vez más caro, y con una mejorada política de distribución de tierra y recursos, se puede lograr el despertar entre los jóvenes del interés por las ciencias agropecuarias. Ejemplos hay suficientes, aunque no siempre correctamente divulgados.

  4. Boris Leonardo Caro

    Creo que este desinterés por las carreras agropecuarias es consecuencia, entre otros factores presentes y decisiones del pasado, de la llamada “descampesinización” del campo cubano. Cuando el gobierno entendió que resolvería las necesidades alimentarias del país con graaaaaaandes empresas estatales, comenzó a dinamitar las bases de una tradición mantenida a pesar de las migraciones internas anteriores a 1959. Aún dos décadas después del fracaso de ese modelo y las reformas en el reparto de la tierra, la recuperación del campo tarda en realizarse.

  5. César Reyes

    Saludos a la profesora:

    No sabía que existía esta organización. Creo que su aportación es muy valiosa al país.

    He enseñado química y bioquímica a estudiantes de Agronomía por 32 aÑos aquí en puerto Rico. Los estudios de agricultura en general, no son considerados muy importantes ni aquí ni allá. Las ingenierías en general atraen más.

    Aquí el indice de entrada a esos estudios están entre los más bajos en la universidad.

    No sé como es la actitud ahora en Cuba pero antes los estudiantes que tomaban esa carrera no se consideraban los más inteligentes. Súmele a eso los pocos incentivos económicos para los agricultores en Cuba y el resultado es evidente.

    Triste decirlo: aquí en Puerto Rico la agricultura está por el piso. Se importa alrededor del 80% de la comida. En Cuba está alrededor de lo mismo por razones diferentes.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.

¿Qué opina usted sobre la religiosidad de la población cubana?

¿Cómo valora el interés por conocer Cuba que ha despertado el anuncio de relaciones diplomáticas entre este país y Estados Unidos?

¿Qué opina sobre el plan de informatización de la sociedad cubana propuesto por el gobierno?

¿Cómo valora el poder de decisión de los gobiernos locales sobre el desarrollo de los municipios?