Barack Obama inicia una singular agenda en La Habana

El mandatario y su comitiva pasan por Cuba como parte de una gira que continuarán en Argentina.

La Habana, 20 mar.- El presidente estadounidense tocará en la tarde de hoy suelo cubano, para dar inicio a la primera visita oficial de un mandatario de su país desde 1928. Y lo hace con una agenda que incluye más encuentros con todo el espectro de la sociedad civil cubana que ceremonias oficiales.

El programa del gobernante en Cuba incluye conversaciones oficiales con el presidente cubano, Raúl Castro, el saludo al cardenal Jaime Ortega, un encuentro con la disidencia, la participación en un foro de negocios y dictar un discurso a representantes de organizaciones de la sociedad civil que cuentan con estatus jurídico.

El cuadragésimo cuarto presidente de Estados Unidos recorrerá este domingo sitios de interés cultural en el Centro Histórico de La Habana, declarado en 1982 Patrimonio de la Humanidad por la Organización  de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura.

Obama, en compañía de su esposa Michelle y sus hijas Sasha y Malia, también entrará a la Catedral Católica de La Habana, donde será recibido por el cardenal cubano.

Ortega y el Papa Francisco fueron dos figuras mediadoras de las negociaciones secretas que condujeron, el 17 de diciembre de 2014, al restablecimiento de los vínculos entre las dos naciones enemistadas durante 50 años.

Segundo día

En una llamada conferencia, el 16 de marzo, el asistente de Obama y asesor adjunto de Seguridad Nacional, Ben Rhodes, ofreció a grandes rasgos el programa de actividades de la familia presidencial. Destacó el interés del presidente de intercambiar y hablar ampliamente no solo con las autoridades sino también con el pueblo de Cuba.

Obama desarrollará un programa oficial, el lunes 21, con un homenaje al Héroe Nacional Cubano, José Martí, y una reunión con su homólogo, en el Palacio de la Revolución, que es la sede del Consejo de Estado.

Los mandatarios revisarán el progreso en la normalización de los vínculos bilaterales, los diálogos de paz en Colombia que tienen lugar en La Habana, las oportunidades para el intercambio comercial y apoyo al sector privado así como “los pasos que puede dar el gobierno cubano” para impulsar los negocios con EE.UU., según Rhodes.

La Casa Blanca enfatizó que entre los temas de la agenda estarían también los derechos humanos, los asuntos regionales y las vías para mejorar las condiciones de vida de cubanas y cubanos.

En el horario de la tarde, Obama asistirá a un foro con expertos, emprendedores de la nación caribeña y empresarios estadounidenses y cubanoamericanos. Hasta participará en uno de los paneles del intercambio sobre negocios.

Para la noche, está prevista una cena ofrecida en su honor por el gobierno cubano, en el Palacio de la Revolución.

Tercer día

El 22 de marzo, en el Gran Teatro de La Habana “Alicia Alonso”, joya de la arquitectura y la cultura de América, el presidente se dirigirá al pueblo cubano con un discurso que será transmitido a todo el país por la radio y televisión.

Luego, se reunirá con activistas por los derechos humanos e integrantes de la sociedad civil, en una cita que tendría lugar en la Embajada de los Estados Unidos en La Habana. Varios representantes de la oposición al gobierno socialista confirmaron a medios internacionales que habían recibido invitaciones a un “encuentro de alto nivel”.

Como cierre, el mandatario demócrata asistirá a un juego amistoso entre una selección cubana y el equipo de las Grandes Ligas Estadounidenses de béisbol Tampa Bay Rays, en el recién reparado Estadio Latinoamericano.

La entrada al partido será por invitación, anunció el estatal Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (Inder).

Según una nota del Inder, el tope se realiza “en virtud de la voluntad de incrementar relaciones mutuamente provechosas y consolidar al deporte como puente del intercambio entre ambos pueblos”.

Otros detalles

La comitiva del presidente Obama incluiría una docena de legisladores, líderes empresariales y algunos cubanoamericanos, cuya inserción, según funcionarios estadounidenses, refleja el creciente apoyo dentro de la nación norteña al levantamiento del bloqueo impuesto a Cuba desde 1962.

Según trascendió, la familia presidencial se alojará en la residencia del embajador de los Estados Unidos en Cuba, una histórica casa que se dice fue construida entre 1939 y 1942 como una Casa Blanca de invierno para el presidente Franklin Delano Roosevelt (1882-1945).

El único y último presidente estadounidense en ejercicio que visitó la isla fue Calvin Coolidge, en 1928, quien se encontró con el entonces mandatario Gerardo Machado, derrocado en 1933.

Cuando el mandatario y su comitiva están por descender las escalerillas del Air Force One, cubanas y cubanos de todas las edades continúan debatiendo sobre la utilidad, consecuencias y beneficios de la histórica visita.

El diseñador gráfico Roger Hurtado aspira a que la normalización de los vínculos vaya más allá de los discursos y las medidas parciales procedentes de Estados Unidos, para que beneficie verdaderamente a la población cubana.

Mientras Alejandro García, de 24 años, expresó: “Nunca pensé que todo evolucionara tan rápido. En pocos meses se han producido avances que creí demorarían más tiempo”.

“Vamos a ver si ahora que los gobiernos han hecho de cierta forma las paces, este país echa para alante y mejora la vida de la gente”, opinó el trabajador por cuenta propia Norberto Roca. (2016)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.