Ciudadanía cubana opina sobre pesquisa en torno a presuntos ataques acústicos

El Gobierno de Estados Unidos ha reconocido públicamente que desconoce la causa o un culpable de los supuestos eventos sonoros.

Un automóvil pasea por una avenida en La Habana, cercana a la embajada estadounidense en la isla. Las autoridades cubanas critican al gobierno del presidente Donald Trump por negarse a cooperar plenamente con la investigación sobre los presuntos “ataques acústicos”.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

La Habana, 28.- Ciudadanos cubanos expresaron en redes sociales su respaldo a las acciones desarrolladas por las autoridades para determinar la posible causa de los alegados ataques sónicos que afectaron a diplomáticos estadounidenses y agriaron las relaciones entre ambos países.

En la noche del 26 de octubre, la televisión nacional y plataformas digitales transmitieron el audiovisual “Presuntos Ataques Acústicos”, el cual expone las conclusiones parciales de la investigación realizada por el gobierno de Cuba.

El material puso énfasis en “la inexistencia de evidencias que indiquen la ocurrencia de los alegados ataques acústicos”, y en que “tampoco se han identificado posibles autores ni personas con motivación, intención o medios para ejecutar este tipo de acciones”.

Un ciberlector identificado como Enrique Atiénzar, opinó en el sitio digital de Cubadebate que el material constituyó un “contundente desmentido (…) a las campañas de mentiras de Estados Unidos”.

Para EZarzabal “es evidente lo que el gobierno de Estados Unidos quiere hacer, romper las relaciones” diplomáticas, restablecidas en julio de 2015 entre el gobierno del presidente Raúl Castro y la administración del exmandatario Barack Obama (2009-2017).

Otros como Iván, consideraron que lo más preocupante es “la tremenda ignorancia en la que está sumido el país más poderoso del mundo (…) es una falta de respeto total hacia el pueblo de Estados Unidos y el resto del mundo que su presidente (…) trate de que creamos esto”.

Por su parte, en el sitio digital del diario oficial Granma, Alex Michel señaló que “el gobierno de Cuba ha actuado de manera responsable, con preocupación y diplomacia”, mientras Joc elogió la “excelente investigación del equipo cubano y extraordinario desmonte de esta nueva patraña”.

El material audiovisual criticó “la falta de voluntad de las autoridades estadounidenses para cooperar en el esclarecimiento de los hechos” y “la entrega tardía de algunas muestras sonoras vinculadas, supuestamente, con los hechos informados”.

Sostuvo asimismo que resulta “contradictoria” la negativa estadounidense para que especialistas cubanos entrevisten a las 24 víctimas que, hasta el momento, han reportado síntomas tan diversos como pérdida auditiva, mareos, dolor de cabeza, fatiga, problemas cognitivos y dificultad para dormir, así como daños cerebrales.

Tal situación motivó que el 29 de septiembre, el departamento de Estado anunciara el retiro de 60 por ciento de su personal en la sede diplomática en La Habana, acción que Cuba calificó como “precipitada” y que afectará las relaciones bilaterales.

Resultados de la pesquisa

Uno de los entrevistados, el ingeniero en Telecomunicaciones teniente coronel Juan Carlos Molina Campos, se refirió a los análisis a las señales contenidas en las tres grabaciones entregadas por los estadounidenses.

“Se puede decir, sin dudas, que las personas que realizaron estas grabaciones no estaban sometidas a un nivel de presión acústica elevado”, pues para que pueda haber daño a las personas deben estar expuestas a “niveles de más de 80, 90, 100 decibeles de señal”, indicó.

Indicó que si bien no se comprobó el empleo de medios técnicos para realizar estas supuestas agresiones de manera intencional, “durante el riguroso análisis las grabaciones mostraron coincidencias con los sonidos emitidos por algunas especies de insectos, especialmente grillos y cigarras”.

El material sugiere que esta pudiera ser la causa de las afecciones teniendo en cuenta que se identificó la presencia de estos insectos en la prueba de campo realizada en áreas aledañas a las residencias de los diplomáticos estadounidenses en la capital cubana.

La exposición por tiempos prolongados a estos sonidos puede conducir a la pérdida auditiva, irritación e hipertensión, puntualizó.

El video de una media hora de duración recalcó que la máxima dirección del gobierno cubano asumió el asunto con suma seriedad, luego que el 17 de febrero el departamento de Estado y la embajada de Estados Unidos en La Habana notificaron por primera vez sobre los alegados eventos acústicos.

Aunque las autoridades estadounidenses han dicho que estos incidentes se produjeron con el empleo de dispositivos sónicos de largo alcance, “en Cuba no existe este tipo de tecnología y está prohibida la importación comercial de cualquier equipamiento con estas funciones”, enfatizó.

Asimismo analizó que ante la situación denunciada, la parte estadounidense debió adoptar medidas de seguridad y protección de su personal, así como la restricción de movimientos en territorio cubano y la limitación de viajes para funcionarios y familiares a la mayor de las Antillas.

Contrastó el informe que, sin embargo, luego de reportarse por primera vez los ataques -17 de febrero y hasta el 26 del propio mes-, los diplomáticos estadounidenses notificaron a la Cancillería cubana 15 viajes fuera de la capital con fines recreativos.

Igualmente, entre febrero y junio la embajada de Estados Unidos solicitó un total de 293 visas, de ellas 158 para familiares y amigos de los funcionarios acreditados en la isla, quienes también se movieron libremente por el país en viajes de esparcimiento.

Por último, el material reprochó al gobierno del presidente Donald Trump politizar el tema y solicitar el 3 de octubre la salida de 15 funcionarios de la embajada cubana en Washington, “sin que esté sustentado en evidencias ni en resultados concluyentes de la investigación en curso”.

Ello solo beneficia a un reducido grupo de la extrema derecha anticubana, encabezada por el senador Marco Rubio, que persiste en mantener la política hostil contra la isla, en detrimento de los genuinos intereses nacionales de Estados Unidos y de su pueblo, concluyó. (2017)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.