Cuba celebra abstención de EE.UU. en votación sobre bloqueo

La resolución cubana fue aprobada, por vez primera, sin ningún voto en contra y el respaldo de 191 Estados, de los 193 con asiento en Naciones Unidas.

Cuba considera el bloqueo el principal obstáculo para el desarrollo del país y el pleno restablecimiento de las relaciones con Estados Unidos.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

La Habana, 27 oct.- En un hecho calificado de histórico, Estados Unidos se abstuvo por primera vez en 25 años ante la resolución que Cuba presenta desde 1992 en Naciones Unidas, para exigir el fin del bloqueo económico, comercial y financiero que Washington le impone desde 1962.

En espacios públicos, espectáculos y reuniones realizados ayer en la isla, muchas personas alzaron sus voces para celebrar el acontecimiento.

“Es un triunfo”, dijo el maestro de orquesta y compositor Guido López Gavilán, antes de comenzar un concierto con motivo al Día de las Naciones Unidas, que tuvo lugar en la noche del miércoles en la Basílica Menor del Convento de San Francisco de Asís, en esta capital.

  Declaración
  Sarah Stephens, directora ejecutiva del Centro para la Democracia en las Américas, declaró la víspera:
  “La decisión de la administración de Obama de abstenerse en la votación envía una señal fuerte a Cuba, a la comunidad mundial y al Congreso de EE.UU. El embargo contra Cuba es insostenible y debe levantarse.
  “El presidente Obama ha hecho más progreso en la relaciones entre EE.UU. y Cuba en los últimos ocho años que cualquier presidente antes del medio siglo, pero ahora le toca al Congreso hacer su trabajo, levantar las restricciones sobre el comercio y los viajes  y completar la normalización de las relaciones. El embargo continúa imponiendo una severa carga sobre los cubanos, y penaliza los negocios estadounidenses que no pueden competir en Cuba, a los ciudadanos estadounidenses que pudieran beneficiarse de lo que Cuba tiene para ofrecer. Debe terminarse”.

La resolución 70/5 de la Asamblea General de Naciones Unidas “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”, fue avalada, el 26 de octubre, por 191 naciones con las abstenciones de Estados Unidos e Israel, países que votaron en contra durante 24 años consecutivos.

Aunque no es jurídicamente vinculante, el resultado es simbólico y constituye un espaldarazo a los esfuerzos del presidente estadounidense, Barack Obama, para consolidar las relaciones diplomáticas con La Habana, oficializadas en julio de 2015.

Obama, que en enero dejará el cargo tras ocho años de gobierno, califica de “fracasada” la política de hostilidad y aislamiento hacia la isla caribeña, mientras exhorta reiteradamente al Congreso de su país a derogar el denominado embargo.

Desde 1996, y como consecuencia de la Ley Helms-Burton, se encuentra en manos del Congreso la posibilidad de levantar totalmente el entramado de leyes y disposiciones que sustentan la aplicación del bloqueo, si bien queda a disposición del presidente la facultad de tomar medidas para la venta de alimentos y medicinas.

Política del ayer

La víspera, la embajadora estadounidense ante la ONU, Samantha Power, explicó ante el plenario de la Asamblea General que la resolución contra el bloqueo “es un perfecto ejemplo de por qué la política de Estados Unidos contra Cuba no ha funcionado”.

“A lo largo de más de 50 años el objetivo de aislar a Cuba no se ha cumplido, al contrario, como estas votaciones en la ONU han demostrado, el aislado ha sido Estados Unidos”, reconoció Power.

Más sobre el bloqueo:

 

El bloqueo contra Cuba es considerado el cerco económico, comercial y financiero más prolongado de la historia contra nación alguna.

  • En febrero de 1962, el entonces mandatario John F. Kennedy (1961-1963) decretó la Proclama Presidencial 3447 que impuso formalmente el embargo sobre el comercio entre Estados Unidos y Cuba.
  • Para octubre de 1992, el presidente George Bush (1989-1993) aprobó la Ley Torricelli, que intensificó la persecución económica.
  • En marzo de 1996, el presidente William Clinton (1993-2001) firmó la Ley Helms-Burton, que codificó el bloqueo como ley e internacionalizó la política de sanciones contra empresas de terceros países.
  • Estados Unidos y Cuba comenzaron un proceso de deshielo el 17 de diciembre de 2014, que cristalizó en restablecimiento de relaciones diplomáticas el 20 de julio de 2015. El presidente Obama, al argumentar los cambios en la política de la Casa Blanca, aseveró que el bloqueo a Cuba es obsoleto, anclado en el pasado y una pieza de la Guerra Fría.
  • En casi dos años, los departamentos de Tesoro y Comercio estadounidenses anunciaron varios paquetes de medidas dirigidas a facilitar los viajes, remesas y el comercio con el gobierno cubano y el sector emergente de pequeños negocios privados y cooperativas, el más reciente de los cuales entró en vigor el 17 de octubre.
  • Sin embargo, desde inicios del 2015 hasta febrero del 2016, Washington multó a ocho entidades de diferentes países por más de 2.836 millones de dólares por violaciones de los regímenes de sanciones contra Cuba.
  • Durante la administración Obama (2009-2016) suman casi medio centenar las multas impuestas a empresas internacionales por este motivo.

No obstante, consideró que abstenerse “no significa que Estados Unidos esté de acuerdo con todas las políticas aplicadas por Cuba”.

Reiteró que Washington sigue estando preocupado “por las graves violaciones de los derechos humanos que sigue cometiendo el gobierno cubano impunemente contra su propio pueblo”, en referencia a las detenciones de integrantes de la oposición al gobierno socialista.

Por su parte, el ministro cubano de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, valoró el voto de abstención como “un paso positivo en el futuro de mejoramiento de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba”.

Sin embargo, el jefe de la diplomacia cubana acotó que “el bloqueo económico comercial y financiero persiste” y “provoca daños al pueblo cubano y obstaculiza el desarrollo económico del país”.

Cálculos de Cuba indican que la medida con carácter extraterritorial ha provocado daños humanos y económicos por más de 125.873 millones de dólares a precios corrientes en sus más de 50 años.

Campaña previa

La votación en la ONU fue precedida en el último mes, y como viene siendo habitual por esta fecha, por una intensa campaña diplomática que el gobierno cubano despliega en el país y a nivel internacional, con la novedad de una fuerte presencia en las redes sociales este año.

A través de las etiquetas #YoVotoVsBloqueo y #CubaesNuestra los internautas publicaron imágenes, videos y textos donde manifestaron su rechazo a las medidas de persecución financiera y obstáculos al intercambio comercial entre ambos países.

Abundaron publicaciones y spot publicitarios en Facebook y Twitter.

Incluso un grupo de cubanos residentes en el Reino Unido, a través de su página web “Cubanos en UK”, exhortaron a todos los amigos de Cuba a efectuar una votación simbólica a través de las redes sociales en contra del bloqueo.

El ministerio de Relaciones Exteriores, en su sitio web Cubavsbloqueo colgó diversas informaciones sobre el tema, declaraciones de organizaciones civiles nacionales e internacionales y convocó a una votación electrónica mundial a favor de la resolución. (2016)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.