Cuba denuncia nuevo plan subversivo de Washington

La Directora General de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores, Josefina Vidal Ferreiro, emitió la víspera una declaración respecto al plan “agente viajero”.

Cada año el gobierno norteamericano destina alrededor de 50 millones de dólares para financiar su política subversiva contra Cuba.

La Habana, 6 ago.-  Un comunicado divulgado en el sitio web del Ministerio de Relaciones Exteriores de la nación caribeña, y que replican este miércoles medios de prensa locales, señala que el plan, financiado por la Agencia para el Desarrollo Internacional de los Estados Unidos (USAID), tiene el objetivo “de influir negativamente sobre la juventud cubana”.

También indica que en un artículo publicado el 4 de agosto, la agencia de prensa estadounidense Associated Press (AP) documenta el programa, que “pretendía convertir en actores políticos a jóvenes cubanos, previamente identificados por emisarios latinoamericanos reclutados con este fin, y organizarlos para actuar contra el gobierno cubano”.

Según amplía el texto oficial, “estos hechos ratifican que el Gobierno de los Estados Unidos no ha desistido de sus planes hostiles e injerencistas contra Cuba, que pretenden crear situaciones de desestabilización para provocar cambios en nuestro ordenamiento político y a los cuales dedica millones de dólares cada año”.

Asimismo, insta  a Washington a “cesar de una vez todas sus acciones subversivas, ilegales y encubiertas contra Cuba, violatorias de nuestra soberanía y de la voluntad expresa del pueblo cubano de perfeccionar nuestro modelo económico y social, y consolidar nuestra democracia”.

El pasado 9 de abril, la cancillería presentó una declaración similar en respuesta al comunicado de prensa dado a conocer en Washington el día anterior, en el cual se afirmaba que “Alan Gross, subcontratista de la USAID encarcelado en Cuba durante los últimos cuatro años y cuatro meses, inició una huelga de hambre la semana pasada”.

En el documento oficial, Cuba aseguraba que “el Sr. Gross fue detenido, procesado y sancionado por violar las leyes cubanas, al implementar un programa subversivo financiado por el Gobierno de Estados Unidos, mediante el establecimiento de sistemas de comunicaciones ilegales y encubiertos, con el uso de tecnología no comercial”.

Sobre esa fecha, AP divulgó un reporte que profundizaba en el proyecto encubierto “Zunzuneo”, también financiado por la USAID.

A la relación existente entre estas revelaciones de la agencia de prensa, se refirió la periodista cubana Rosa Miriam Elizalde en el programa televisivo Mesa Redonda, dedicado este 5 de agosto al análisis de la política de subversión que desarrolla Estados Unidos contra Cuba.

“Cuando uno ve la trilogía de las investigaciones de AP, que partieron de un gran reportaje sobre el contratista Alan Gross y continuó con otro sobre el proyecto Zunzuneo, relacionado con la creación de una plataforma tecnológica para proveer contenidos de información y articular gente; y este último vinculado con la construcción de líderes; nos percatamos de que hay una gran estrategia relacionada entre sí”, aseguró.

Valoró la especialista en el tema de la guerra mediática que Gross llegó a Cuba para “crear una red física que operara bajo la supervisión de Estados Unidos, violando las leyes cubanas”.

También destacó que el objetivo de Zunzuneo consistía en desarrollar plataformas, softwares y aplicaciones para celulares, vías mediante las cuales “enviar una cantidad de información y a la vez ir detectando y monitoreando cuáles tendencias políticas manifestaban esas personas”.

Por último, estimó que el grupo de jóvenes latinoamericanos que viajó a Cuba era el encargado de identificar a los líderes, los conductores y voceros de los procesos.

“Se trata de una gran estrategia para la cual se han destinado millones de dólares. El proyecto de los agentes viajeros, que más bien serían espías viajeros, empieza en 2009 y termina en 2011, pero ha continuado. En el 2013 se destinaron 50 millones de dólares de fondos públicos de la USAID y el Departamento de Estado para la creación de soportes, generar contenidos, y lo que llaman construcción de líderes”, comentó.

A su juicio, se trata de “una operación encubierta, de reclutamiento de espías”, pues los venezolanos, costarricenses y peruanos que viajaron a Cuba “venían a espiar, monitorear y detectar a un grupo de jóvenes cubanos para tratar de identificar supuestos líderes para desencadenar una rebelión”. (2014)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.