Cuba marca su posición con la Cumbre de las Américas

El diario oficial “Granma” publica una declaración del gobierno revolucionario sobre la Cumbre de las Américas, realizada en Colombia.

David Curtidor - IPS

Movimientos sociales, organizaciones sindicales, juveniles y estudiantiles reunidas en el Congreso de los Pueblos, en Cartagena, expresaron su solidaridad con Cuba, afirma la declaración.

La Habana, 18 abr.- Con el título de “Por la segunda independencia”, el diario oficial cubano “Granma” publica hoy un extenso texto sobre los resultados de la Cumbre de las Américas, que finalizó el pasado domingo 15 en la ciudad colombiana de Cartagena de Indias con la polémica ausencia de Cuba.

A juicio del gobierno del presidente Raúl Castro, durante el encuentro quedó demostrada la existencia de un “abismo creciente entre “Nuestra América” martiana, en referencia al héroe nacional cubano José Martí y a su llamado de unión latinoamericana, y los países del norte del continente americano.

“Allí se produjo una rebelión de la América Latina y el Caribe” contra el “veto imperial” ejercido por Estados Unidos y Canadá “a los párrafos del proyecto de Declaración Final de la llamada Cumbre de las Américas que reclamaban el cese del bloqueo y la exclusión de Cuba de los eventos hemisféricos”, afirma el texto.

La posición de Obama

De acuerdo con la declaración, la anterior Cumbre de las Américas, en 2009, sirvió para disipar “las ilusiones” de cambios en la política de Estados Unidos que acompañaron al ascenso al poder del presidente Barack Obama. Entre otras opiniones al respecto, destacan:

-Se abrió una brecha entre sus discursos y sus actos.

-No hubo mayor cambio en la política hacia América Latina y el Caribe.

-El bloqueo a Cuba continuó e, incluso, se endureció en el sector financiero, pese a la condena internacional.

-El presidente Obama debería percatarse de que la Cumbre de Cartagena no fue propicia para aconsejar democracia a Cuba.

-Mejor, debiera ocuparse de sus guerras, crisis y politiquería, que de Cuba nos ocupamos los cubanos.

-Estados Unidos nunca quiso debatir acerca de las terribles consecuencias para América Latina y el Caribe del neoliberalismo ni sobre los inmigrantes en Estados Unidos y Europa separados de sus familias, ni sobre la pobreza.

-El imperio y las otrora metrópolis coloniales no escuchan a los “indignados”.

-El gobierno de Estados Unidos esta vez tuvo que escuchar, no una voz casi única como fue durante décadas, ni una escasa minoría hasta hace poco.

América Latina y el Caribe

Tras recordar la reunión de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba), el 4 de febrero pasado en la ciudad venezolana de Caracas y la afirmación del presidente ecuatoriano, Rafael Correa, de que de no resolverse la incorporación de Cuba el gobierno de Ecuador no asistiría a la Cumbre de Cartagena, el texto valora varias posiciones.

Raúl Castro (Cuba): Nosotros jamás hemos reclamado que se tome una medida como esa, pero no por eso vamos a dejar de apoyar esta que consideramos muy justa.

Juan Manuel Santos (Colombia): tuvo el mérito de introducir directamente el tema del bloqueo y la exclusión de Cuba.

Evo Morales (Bolivia): “estamos en una etapa de desintegración. No es posible que un país pueda vetar la presencia de Cuba, por tanto, no hay integración y con la ausencia de Ecuador, como una ausencia justa en protesta al veto de Estados Unidos hacia Cuba, ¿de qué integración podemos hablar?”.

Hugo Chávez (Venezuela): si Estados Unidos y Canadá se niegan a discutir temas tan profundamente consustanciados con el ser de la América Latina y el Caribe” como el tema de Cuba o el de las Islas Malvinas, “¿para qué más Cumbres de las Américas entonces?”.

Daniel Ortega (Nicaragua): “yo creo que es el momento del gobierno de los Estados Unidos para escuchar a todas las naciones latinoamericanas de las más diversas ideologías, de los más diversos pensamientos políticos; desde los pensamientos más conservadores hasta los pensamientos más revolucionarios”.

Dilma Rousseff (Brasil): defendió con serena dignidad ante Obama, que la Patria Grande solo puede ser tratada como igual y confirmó la postura común en apoyo a Argentina y a Cuba.

Países del Caribe: mostraron la solidez de la Comunidad del Caribe (Caricom) y que esta y la América Latina son igualmente indivisibles. Su defensa de la soberanía argentina de las Malvinas y su tradicional y categórico respaldo a Cuba fue trascendental.

Lo nuevo de la Cumbre

“Lo nuevo en Cartagena es que buena parte de los gobiernos, con naturales diferencias y distintos enfoques, demandaron un modelo alternativo”, asegura la declaración oficial cubana.

Se trata, añade, de un modelo “que privilegie la solidaridad y la complementariedad frente a la competencia fundada en el egoísmo; procure la armonía con la naturaleza y no el saqueo de los recursos naturales ni el consumismo desenfrenado”.

Asimismo, “pidieron que se asegure la diversidad cultural y no la imposición de valores y estilos de vida ajenos a nuestros pueblos; que se consolide la paz y se rechacen las guerras y la militarización”.

Entre otros aspectos destacados por Cuba, está el llamado “a recuperar la condición humana de nuestras sociedades”, a construir un mundo que reconozca y respete la pluralidad de ideas y modelos, a combatir el analfabetismo, la mortalidad infantil y materna, las enfermedades curables.

“Se reclamó el acceso tanto a la información libre y veraz como al agua potable; se reconoció la exclusión social y que los derechos humanos son para el ejercicio de todos y no para usarlos como arma política de los poderosos”.

Recordatorio

“Cuba recuerda que la Patria Grande no estará completa hasta que el hermano pueblo puertorriqueño ejerza su derecho inalienable a la autodeterminación y Puerto Rico, esa nación latinoamericana y caribeña, sometida por Estados Unidos al colonialismo, alcance su plena independencia”, asegura la declaración. (2012)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.