Cuba rechaza versiones sobre muerte de recluso

Según una información oficial, Villar fue arrestado luego de protagonizar un escándalo público en el que agredió y provocó lesiones a su esposa.

Jorge Luis Baños - IPS

El gobierno cubano calificó de “campaña internacional difamatoria” la cobertura de los medios de prensa extranjeros sobre el tema

La Habana, 21 ene.- El gobierno de Cuba afirmó que el recluso Wilman Villar Mendoza fallecido el jueves 19 de enero en un hospital de Santiago de Cuba, a 861 kilómetros al este de la capital, no era disidente ni estaba en huelga de hambre como aseguran fuentes de la oposición.

Una nota oficial publicada al atardecer del viernes 20 en el sitio digital Cubadebate indicó que Villar murió en la sala de cuidados intensivos del hospital Clínico Quirúrgico “Doctor Juan Bruno Zayas”, a causa de un “fallo multiorgánico secundario a un proceso respiratorio séptico severo, que llevó al paciente a un shock por sepsis”.

“Sus familiares más allegados estuvieron al tanto de todos los procedimientos que se emplearon en su atención médica, además de reconocer el esfuerzo del equipo de especialistas que lo atendió”, añadió el informe.

Según el texto, el recluso había sido hospitalizado con síntomas de una neumonía severa del pulmón izquierdo y recibió todas las atenciones para este tipo de afecciones, que incluyeron aplicación de ventilación y nutrición artificial, fluidoterapia, hemoderivados, apoyo con drogas vasoactivas y antibióticos de amplio espectro de última generación.

Villar cumplía desde el 25 de noviembre de 2011, en el centro penitenciario “Aguadores”, una sanción de cuatro años de privación de libertad por los delitos de desacato, atentado y resistencia.

De acuerdo a la versión gubernamental, el hombre, de 31 años, protagonizó “un escándalo público en el que agredió y provocó lesiones en el rostro a su esposa, ante lo que su suegra solicitó la intervención de las autoridades y al acudir agentes de la PNR se resistió y los agredió”.

El gobierno cubano calificó de “campaña internacional difamatoria”, versiones periodísticas que presentan a Villar como un “disidente” que falleció tras realizar una huelga de hambre en prisión. “Al respecto se disponen de abundantes pruebas y testimonios que demuestran que no era un “disidente” ni estaba en huelga de hambre”, afirmó.

Admitió, sin embargo, que esta persona, después de haber cometido el delito, por el cual fue procesado en libertad, comenzó a vincularse “con elementos contrarrevolucionarios en Santiago de Cuba, quienes le hicieron creer que su presunta pertenencia a los grupúsculos mercenarios le permitiría evadir la acción de la justicia”.

“Cuba lamenta la muerte de cualquier ser humano; condena enérgicamente las burdas manipulaciones de nuestros enemigos, y sabrá desmontar esta nueva agresión con la verdad y la firmeza que caracteriza a nuestro pueblo”, concluyó el escrito.

Por su parte, la directora de América del Norte del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, Josefina Vidal, calificó las declaraciones emitidas desde Washington como una muestra más de la “permanente política de agresión e injerencia en los asuntos internos” de la isla, que, aseguró, “se ajustan mejor al record de violaciones de los derechos humanos de Estados Unidos en su propio territorio y en el mundo”.

En declaraciones a la Redacción de IPS Cuba, el activista de derechos humanos Elizardo Sánchez dijo que Villar pertenecía a la opositora Unión Patriótica de Cuba y responsabilizó al gobierno cubano de una “tragedia que se pudo evitar”. (2012)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.