De salida, Obama elimina privilegios a migrantes ilegales cubanos

Cesan ventajas que estimulaban la emigración de médicos en misiones.

Josefina Vidal, directora de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba dijo en conferencia de prensa que el acuerdo se negoció durante un año.

Foto: Jorge Luis Baños/IPS

La Habana, 13  ene.-  El anuncio del fin de la política de “pies secos, pies mojados”, que hasta ahora privilegiaba en territorio estadounidense a inmigrantes ilegales de nacionalidad cubana, rompió este jueves la tranquilidad de una tarde invernal al poner a las personas a la caza de más noticias sobre un tema de especial interés en este país.

Cuba y Estados Unidos “han alcanzado un acuerdo para dar un paso importante en la normalización de sus relaciones migratorias, a los efectos de garantizar una migración regular, segura y ordenada”,  indicó en una Declaración Conjunta divulgada en el noticiero estelar de la televisión cubana.

Según el documento, Estados Unidos eliminó la política especial para los ciudadanos cubanos que llegan a territorio de los Estados Unidos conocida como “pies secos-pies mojados”, así como el programa de admisión provisional (parole) para profesionales cubanos de la salud, en terceros países.

La política de “pies secos, pies mojados”, una especie de apéndice de la llamada Ley de Ajuste Cubano, de 1966, favorecía a migrantes cubanos que lograban pisar tierra estadounidense al permitirles quedarse “automáticamente” en el país con amplias prerrogativas.

El texto aclara que la nación norteña aplicará a todos los ciudadanos cubanos, de conformidad a sus leyes y normas internacionales, el mismo procedimiento y normas migratorias vigentes para ciudadanos de otros países.

El acuerdo establece que Cuba y Estados Unidos aplicarán sus leyes de migración y asilo a los ciudadanos de la otra parte, de manera no selectiva, en otras palabras no discriminatoria, y de conformidad con sus obligaciones internacionales.

A su vez, las partes, decididas “a desalentar resueltamente los actos ilícitos vinculados con la migración irregular, promoverán la cooperación bilateral eficaz para prevenir, y procesar el tráfico de personas, así como los delitos asociados a los movimientos migratorios”.

Estados Unidos, se acordó, devolverá a Cuba y este país recibirá a todos los ciudadanos cubanos que con posterioridad a la firma del acuerdo sean detectados por las autoridades estadounidenses en intentos de ingresar o permanecer irregularmente en ese país, violando las leyes de Estados Unidos.

En tanto, una declaración del gobierno cubano emitida también la víspera indica que “desde hace varios años, había sido un interés permanente del gobierno de Cuba adoptar un nuevo acuerdo migratorio con Estados Unidos, para solucionar los graves problemas que continuaban afectando las relaciones migratoria”.

El acuerdo, añade el texto, se inscribe en la disposición de Cuba, ratificada por el presidente Raúl Castro Ruz, el 17 de diciembre de 2014, y reiterada en múltiples ocasiones “a sostener con el gobierno de los Estados Unidos un diálogo respetuoso, basado en la igualdad soberana, para tratar los más diversos temas de forma recíproca, sin menoscabo a la independencia nacional y la autodeterminación”.

Josefina Vidal, directora de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba dijo a su vez en conferencia de prensa que el acuerdo se negoció durante un año y destacó la necesidad de que el congreso de Estados Unidos derogue la llamada Ley de Ajuste Cubano.

La diplomática reiteró además el compromiso de Cuba de garantizar la migración regular, segura y ordenada de los ciudadanos del país caribeño, así como su derecho a viajar y a emigrar.

Reacciones

En un inicio, la noticia corrió de boca en boca en la tarde,  sobre todo entre personas con acceso a Internet o con familiares en la nación norteña.  Los comentarios comenzaron de inmediato. “Me complace esa medida porque ya las personas no tendrán el incentivo de lanzarse al mar, donde han muerto miles intentándolo”, opinó Rosa Mederos, residente en La Lisa, en la periferia habanera.

“Creo que salen perdiendo aquellas personas que de una forma u otra quieren irse del país y no tienen familias allá que los reclamen, son miles a quienes Estados Unidos les niega la visa de turistas y solo 20.000 (anuales) de salidas definitivas”, consideró Olga Herrera, trabajadora de una biblioteca.

Una de las preocupaciones no aclaradas durante la conferencia de prensa fue la posibilidad que tendría el presidente entrante Donald Trump de deshacer este acuerdo, firmado por Cuba apenas ocho días antes de que Barack Obama abandone la presidencia de Estados Unidos.

Según Alejandro Núñez, estudiante de 25 años, “esa fue una de las cosas que (Donald) Trump dijo que haría si llegaba a la presidencia y Obama, a última hora, se le adelantó. Supongo que en ese caso no querrá deshacer lo que hizo el presidente saliente”.

Algunas personas seguidoras de las relaciones bilaterales opinaron que este acuerdo podría haber sido parte de la estrategia política del Partido Demócrata para el caso de que Hillary Clinton ganara las elecciones, por lo que tuvo que adelantarse debido a su fracaso en las urnas.

“En el caso de los médicos, veremos qué pasa porque quien decidió irse, buscará alguna vía alternativa para hacerlo, ahora tal vez algunos no quieren ir a cumplir misión si no pueden irse para Estados Unidos”, conjeturó Ramón Estévez.

La política de pies secos-pies mojados quedó asentada durante el gobierno de William Clinton (1993-2001) en un memorando de 1995 agregado a la Ley de Ajuste Cubano. Permitía a los cubanos que tocaban suelo estadounidense permanecer de manera legal en el país, trabajar y solicitar beneficios monetarios, sociales y médicos, así como la residencia permanente a partir de un año de su llegada. Generalmente, quienes eran capturados en el mar mientras intentaban llegar a Estados Unidos, eran devueltos a Cuba.

De acuerdo con reportes de prensa, el abogado de inmigración Wilfredo Allen dijo en Miami que “lo que podría implementar Trump es eliminar las 20.000 visas que EE.UU. concede a Cuba para reunificación familiar, otra de las acciones ejecutivas de la administración de  Clinton. Es una acción ejecutiva, se puede eliminar el 21 por la mañana”, subrayó. (2017)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.