Estatutos partidistas enfrentan la discriminación

El bloguero Francisco Rodríguez informó sobre un cambio en el reglamento del gobernante Partido Comunista de Cuba.

Foto: Jorge Luis Baños-IPS/jlbimagenes@yahoo.es

El reglamento partidista llama a luchar contra “los prejuicios y conductas discriminatorias por color de la piel, género, creencias religiosas, orientación sexual, origen territorial y otros”.

La Habana, 18 jul.- Una adición a los estatutos del gobernante Partido Comunista de Cuba (PCC) estableció como un deber de sus militantes enfrentar los prejuicios y conductas discriminatorias por color de la piel, género, creencias religiosas, orientación sexual o cualquier otro motivo.

Esa modificación llegó a la membrecía del único partido legal en la nación caribeña a través de un boletín de información interna, con fecha de febrero del 2013 pero que comenzó a circular por estos días, reveló esta semana el periodista y activista gay Francisco Rodríguez Cruz, en su blog  Paquito el de Cuba.

De acuerdo con ese cambio, “tampoco ningún militante comunista verdadero podría ser racista, machista, misógino o mostrar intolerancia hacia las personas religiosas o que provengan de las zonas más desfavorecidas del país”, analizó en su último post el también integrante de las filas del PCC.

El bloguero destacó la trascendencia de esa decisión para el activismo en defensa del respeto a la libre orientación sexual e identidad de género y para el reconocimiento de los derechos de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales en el país.

También resaltó su significación para la labor de cualquier otra persona o grupo defensor de los derechos humanos, teniendo en cuenta que, de acuerdo con la Constitución, el PCC es la fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado.

“Que los militantes lideren este desafío contra tales males todavía presentes en nuestra sociedad, es muy relevante”, afirmó Rodríguez Cruz.

La añadidura quedó recogida en un material titulado “Las organizaciones de base y las principales modificaciones introducidas a los estatutos del Partido Comunista de Cuba”. Esta consistió en agregar un inciso J al artículo 7, que establece los deberes de sus afiliados y afiliadas.

Los militantes “enfrentan resueltamente los prejuicios y conductas discriminatorias por color de la piel, género, creencias religiosas, orientación sexual, origen territorial y otros que son contrarios a la Constitución y las leyes, atentan contra la unidad nacional y limitan el ejercicio de los derechos de las personas”, estableció el texto rector de la organización política.

El objetivo del cambio fue “introducir un elemento que, aun cuando siempre estuvo en la esencia de la labor político-ideológica del partido, en la actualidad adquiere una nueva dimensión”, según el fragmento del documento interno reproducido por Paquito el de Cuba.

El activista advirtió además “que la militancia del PCC, con varios cientos de miles de integrantes, tiene la obligación —como en cualquier organización partidista— de cumplir sus estatutos y reglamentos, so pena de recibir sanciones políticas en caso de violaciones o incumplimientos”.

No obstante, Rodríguez Cruz valoró que un cambio de mentalidad de esa índole no se logra solo por decreto y requiere de continuar con labores educativas y de persuasión entre toda la población cubana, incluyendo a la militancia comunista.

En enero del 2012,  la Primera Conferencia Nacional del PCC estableció entre los objetivos de trabajo de la organización luchar contra la discriminación “por motivo de raza, color de la piel, sexo, origen nacional, creencias religiosas y cualquier otra lesiva a la dignidad humana”.

En épocas anteriores, las personas que profesaban abiertamente una religión y con orientaciones no heterosexuales no podían integrar las filas comunistas en un país que, hasta la década del 90 del siglo XX, sancionó “la ostentación pública de la homosexualidad”. (2013)  

 

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.