Francisco y Kirill acuerdan trabajar por el futuro de la civilización

Son los líderes de las dos principales iglesias cristianas del mundo, con millones de fieles bajo sus égidas.

El diálogo por la reconciliación apostó por Cuba, que ahora mismo acoge el proceso para terminar con la guerra en Colombia, el último conflicto armado en Latinoamérica.

Foto: AFP PHOTO/POOL-ADALBERTO ROQUE

La Habana, 13 feb.- Con una declaración de entendimiento mutuo y disposición a colaborar en el futuro por el bien del cristianismo y la civilización, concluyó la víspera en esta capital el encuentro sin precedentes entre el Papa Francisco, Sumo Pontífice de la Iglesia Católica, y el patriarca Kirill, máxima autoridad de la Iglesia Ortodoxa Rusa.

Un abrazo, tres besos en las respectivas mejillas, expresiones como “finalmente” y “somos hermanos”, marcaron los momentos iniciales de la cita. Intercambiaron regalos y el jefe del Estado Vaticano agradeció al patriarca ruso por haber accedido a cambiar la fecha de su visita para hacerla coincidir con su gira apostólica a México.

Los líderes religiosos sostuvieron un diálogo de cerca de dos horas, en el habanero aeropuerto internacional José Martí, donde suscribieron una declaración conjunta. La ceremonia contó con la presencia de su anfitrión cubano, el presidente Raúl Castro.

Visión conjunta

La declaración conjunta destacó que el fraterno encuentro se llevó a cabo en Cuba, “en la encrucijada entre el Norte y el Sur, el Este y el Oeste, desde esta isla, un símbolo de esperanza de nuevo mundo y de los dramáticos acontecimientos de la historia del siglo XX”.

“Dirigimos nuestras palabras a todas las naciones de América Latina y de otros continentes y nos alegra al hecho de que hoy en día aquí la fe cristiana evoluciona dinámicamente”, agregó el documento, según medios televisivos.

“Hemos sostenido dos horas de discusión abierta, con pleno entendimiento de la responsabilidad por nuestras iglesias, por nuestros pueblos creyentes, por el futuro del cristianismo y el futuro de la civilización humana”, que “nos dio la posibilidad de entender y sentir las posiciones del otro”, dijo Kirill tras la firma.

A su juicio, “actualmente las dos iglesias pueden cooperar activamente y de manera conjunta defendiendo a los cristianos de todo el mundo y, con plena responsabilidad, trabajar para que no haya guerra, se respete la vida humana por doquier y se fortalezcan las bases de la moral personal, familiar y social”.

El patriarca abogó por que a través de la participación de la iglesia en la vida de la sociedad humana moderna se glorifique el nombre del Padre, el Hijo y Espíritu Santo.

El papa Francisco declaró: “Hemos hablado como hermanos, tenemos el mismo bautismo, somos obispos, hablamos de nuestras iglesias y coincidimos en que la unidad se hace caminando. Hablamos claramente, sin medias palabras. Les confieso que he sentido la consolación del espíritu”.

El Santo Padre agradeció la humildad fraterna del patriarca Kirill, su benévola acogida, la colaboración de sus equipos y sus buenos deseos de unidad. Consideró viables y posibles de realizar las iniciativas acordadas de conjunto.

A su vez, señaló: “no quiero irme sin dar un sentido agradecimiento a Cuba, al gran pueblo cubano y a su presidente, aquí presente, le agradezco su disponibilidad activa”, que podría convertir a Cuba “en la capital de la unidad”.

Al filo de las cinco de la tarde, la máxima autoridad de la Iglesia Católica abordó el avión de Alitalia que lo condujo a México, donde realizará una visita pastoral de cinco días.

Para este encuentro, el Obispo de Roma hizo una escala especial de tránsito en La Habana, lugar sugerido por el patriarca Kirill, en las conversaciones preparatorias que se extendieron durante dos años, según revelaron fuentes del Vaticano.

Impacto

La reunión entre los líderes ha sido calificada de hecho histórico y de concilio por su trascendencia.

De acuerdo con el reverendo archimandrita Atenágoras, vicario arzobispo para Cuba y las islas del Caribe, debe tenerse en cuenta que no es un encuentro con la ortodoxia, sino un encuentro exclusivo con la iglesia de Rusia, pues la Iglesia Católica romana y la Iglesia Ortodoxa están en diálogo desde hace muchos años.

A juicio del vicario del patriarcado ecuménico, “lo que puede resultar de este diálogo es la posibilidad de que por primera vez el papa de Roma pueda visitar Moscú”.

Kirill permanecerá en La Habana, donde ya sostuvo un encuentro de cortesía con el presidente Castro, hasta el domingo 14 y desarrollará un programa que comprende una visita al Mausoleo al soldado internacionalista soviético, una divina liturgia en la Catedral Ortodoxa Rusa Nuestra Señora de Kazán y un concierto de música sacra.

De acuerdo con analistas, la visita del patriarca ortodoxo ruso a Cuba se produce en un momento de buen estado de las relaciones entre La Habana y Moscú.

La histórica reunión es la primera entre un Papa y un patriarca ortodoxo desde el denominado “Cisma de Occidente y Oriente”, en 1054, que marcó la división entre las dos iglesias católicas.

El diálogo por la reconciliación apostó por Cuba, que acoge hace años las conversaciones para la paz en Colombia entre el gobierno de esa nación y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y sirvió de sede a la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, cuando la región plasmó su aspiración de declararse zona de paz. (2016)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.