Gobierno responsabiliza a chofer español por accidente de Payá

La nota del Minint añade que el proceso investigativo y de instrucción penal del caso continúa, “en correspondencia con las leyes” del país.

Tomado de Cubadebate

El vehículo se salió del camino e impactó contra un árbol en un tramo de la carretera Las Tunas-Bayamo

LA HABANA, 27 jul (IPS) – El accidente que le costó la vida a los opositores cubanos Oswaldo Payá y Harold Cepero Escalante se produjo por la velocidad excesiva que llevaba el automóvil conducido por el español Ángel Carromero Barrios, aseguró el gobierno de Raúl Castro.

En su noticiero del mediodía de este viernes 27, la televisión estatal de Cuba mostró imágenes del automóvil rentado, marca Hyundai Accent, con su parte trasera totalmente destrozada. En ese vehículo también viajaba el sueco Jens Aron Codig, quien resultó con heridas leves, al igual que Carromero Barrios.

Según la versión oficial, el vehículo se salió del camino e impactó contra un árbol en un tramo de la carretera Las Tunas-Bayamo, en la localidad de Las Gabinas, provincia Granma, unos 730 kilómetros al este de La Habana.

El informe, firmado por el Ministerio del Interior, concluye que Carromero Barrios debió conducir a una velocidad promedio superior a los 120 kilómetros por hora y el accidente se debió a “su falta de atención al control del vehículo, el exceso de velocidad y la incorrecta decisión de aplicar los frenos de manera abrupta en una superficie resbaladiza”.

Payá, quien era coordinador general del opositor Movimiento Cristiano Liberación (MCL), falleció de manera instantánea a consecuencia de un traumatismo craneoencefálico como resultado del fuerte impacto recibido. Sus restos fueron sepultados el martes 24 en La Habana, dos días después del accidente.

Pero su familia ha desestimado los informes oficiales sobre el caso e insiste en su derecho a entrevistarse con los testigos. La versión gubernamental incluye el testimonio de tres personas sobre el siniestro ocurrido a las 13:50 hora local del domingo 22.

Cepero Escalante murió en el hospital clínico quirúrgico Carlos Manuel de Céspedes, de la cercana ciudad de Bayamo, debido a una insuficiencia respiratoria aguda por tromboembolismo pulmonar graso del lóbulo superior del pulmón izquierdo, derivada de la fractura fragmentada del fémur izquierdo.

Ambos activistas disidentes, que viajaban en el asiento trasero del automóvil, no llevaban puestos sus respectivos cinturones de seguridad, agrega el informe oficial. Carromero Barrios, que conducía el vehículo, y Aron Codig, que viajaba a su lado, solo sufrieron heridas leves.

El visitante sueco declaró que dormitaba cuando sintió el frenazo y el desplazamiento lateral del vehículo; luego perdió la conciencia.

Según el dictamen pericial y las declaraciones de José Antonio Duque de Estrada Pérez, Lázaro Miguel Parra Arjona y Wilber Rondón Barrero, el conductor perdió el control del vehículo y luego impactó con un árbol en el borde derecho de la carretera.

Los tres testimonios presentados por el comunicado coinciden en señalar que el automóvil iba a exceso de velocidad en una zona de la ruta que está en reparación.

Carromero Barrios alegó que no recordaba haber visto la señalización de alerta sobre el mal estado en que se halla la vía, pero el informe insiste en que el lugar del accidente es un tramo recto, con buena visibilidad, y que las indicaciones al respecto existen.

“Por espacio de unos dos kilómetros no se encuentra pavimentada la superficie de rodamiento, lo cual convierte (a la ruta) en una especie de terraplén con abundante gravilla; por tanto, muy resbaladizo”, indica el texto oficial, donde se agrega que, por ello, las leyes indican que se debe circular a una velocidad máxima de 60 kilómetros por hora.

El comunicado oficial abunda en detalles sobre el accidente y no hace alusión a la filiación política de los fallecidos ni de sus acompañantes extranjeros. Según versiones de la prensa internacional, Carromero Barrios es funcionario de la rama juvenil del derechista Partido Popular, que gobierna España, y Aron Codig es presidente de la Liga de la Juventud del Partido Demócrata Cristiano de Suecia.

La nota del Ministerio del Interior indica también que los accidentados habían partido de La Habana sobre las 06:00 horas del domingo 22 rumbo a Santiago de Cuba, distante unos 850 kilómetros al este de La Habana. Añade que el proceso investigativo y de instrucción penal del caso continúa, “en correspondencia con las leyes” del país.

Payá, galardonado en 2002 con el Premio Sajarov del Parlamento Europeo por su defensa de los derechos humanos, había logrado notoriedad internacional al presentar en mayo de ese año en el parlamento cubano, acompañado de la firma de 11.020 ciudadanos, una propuesta de cambios políticos que denominó Proyecto Varela.

La iniciativa, que pedía la convocatoria a un referéndum por la libertad de expresión y de asociación, una nueva ley electoral, comicios generales y amnistía para los presos políticos, tomó el nombre del sacerdote católico, filósofo, político y periodista Félix Varela y Morales, uno de los pensadores más relevantes del independentismo cubano del siglo XIX.

Esa propuesta saltó a la luz pública en Cuba cuando el expresidente estadounidense Jimmy Carter (1977-1981), de visita en este país del 12 al 17 de mayo de 2002, solicitó que se publicara en la prensa local durante una intervención que se transmitió en vivo por la televisión a toda la isla.

Al mes siguiente, unos ocho millones de electores aprobaron una reforma constitucional promovida por el gobierno que declaró irrevocable el socialismo.

Payá pertenecía a una familia de tradición católica, religión que profesó toda su vida. Dentro del laicado local, sostuvo una postura crítica ante el acercamiento impulsado por el cardenal Jaime Ortega, arzobispo de La Habana, hacia el gobierno encabezado por Raúl Castro.

Durante la misa fúnebre por el opositor, Ortega ponderó su vocación política, que, “como buen cristiano, no lo alejó de la fe ni de su práctica religiosa”.

“Oswaldo vivió el papel desgarrador de ser un laico cristiano con una opción política en total fidelidad a sus ideas, sin dejar por esto de ser fiel a la Iglesia hasta el final de su vida”, afirmó el jerarca católico.

En declaraciones a IPS, el profesor de historia de las religiones Enrique López Oliva señaló que, “con el deceso de Payá, el movimiento de la derecha católica pierde a uno de sus principales dirigentes”.(FIN/2012)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.