Lucha contra el bloqueo estadounidense a Cuba se complejiza en ONU

Durante el último año, se constata un retroceso en las relaciones bilaterales entre ambos países, enrarecidas por unos supuestos incidentes acústicos aún inexplicables.

En su demanda de cese del bloqueo de 2018, La Habana estima que las prohibiciones le han costado en total 4.321.200 millones de dólares entre abril de 2017 hasta marzo de este año. El sector de la salud sigue siendo uno de los más afectados.

Foto: Jorge Luis Baño/_IPS

La Habana, 2 nov.- Con 189 votos, dos en contra y ninguna abstención, Cuba recibió otra vez el respaldo de la Organización de Naciones Unidas (ONU) contra el bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos, en un año que tuvo como novedad la presentación de ocho enmiendas contra la resolución.

Se trata de la vigésimo séptima ocasión consecutiva desde 1992, en que la Asamblea General, principal órgano deliberativo de la ONU, exige el levantamiento del cerco impuesto por Washington a La Habana desde 1962.

Únicamente Estados Unidos y su aliado Israel votaron en contra del proyecto de resolución que, pese a no tener carácter vinculante, constituye una prioridad para la diplomacia cubana para demostrar que esa política es “fracasada y anclada en la Guerra Fría”.

El 31 de octubre y el primero de noviembre, más de una treintena de delegaciones confirmaron su rechazo a la política de guerra económica estadounidense, y exhortaron a la nación norteña a sostener relaciones económicas, financieras y comerciales normales con el país caribeño.

Cuba afirma que el bloqueo constituye una violación flagrante, masiva y sistemática de los derechos humanos de sus ciudadanos, además de que quebranta el derecho internacional.

Enmiendas

El ministro de Relaciones Exteriores cubano, Bruno Rodríguez, criticó que un documento inicial con una sola enmienda de ocho párrafos luego fue convertido en ocho enmiendas separadas, con el único propósito de crear confusión, abusar del tiempo y producir cansancio.

Las enmiendas introducidas por Washington al texto cubano se refirieron, sobre todo, al cumplimiento de la Agenda de Desarrollo Sostenible para el 2030 y asuntos de derechos humanos, un tema sensible para las autoridades de la isla caribeña y siempre presente en la agenda bilateral con Estados Unidos.

Ante la exigencia de la embajadora estadounidense, Nikki Haley, de aprobar las enmiendas por mayoría simple, el canciller cubano pidió respetar los procedimientos de la Asamblea General y hacerlo con al menos dos tercios del plenario, lo cual fue mantenido.

Finalmente, las ochos enmiendas fueron rechazadas y se votó sin añadiduras el proyecto de resolución propuesto por las autoridades cubanas, “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”.

El 24 de octubre, durante una conferencia de prensa en La Habana, Rodríguez dijo que aunque la inclusión de enmiendas a las resoluciones es común en la práctica de Naciones Unidas, Estados Unidos buscaba en este caso no una simple sugerencia o mejoría, sino cambiar el espíritu de la resolución que desde 1992 el país caribeño presenta.

Además, llamó la atención sobre un documento circulado por el subsecretario adjunto del departamento de Estado norteamericano, Gonzalo Gallego, con el cual pretendía disuadir a los países miembros de ONU para restarle apoyos a Cuba.

Principal obstáculo

Al intervenir la víspera ante la Asamblea General de la ONU, el canciller cubano afirmó que el bloqueo es el obstáculo fundamental a la implementación tanto del Plan Nacional 2030 como de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Señaló, además, que transgrede el ejercicio del derecho a la libre determinación, la paz, desarrollo, seguridad y justicia del pueblo cubano.

Aseguró que también se ha intensificado la aplicación extraterritorial del bloqueo, especialmente la persecución a las transacciones financieras y a las operaciones bancarias y crediticias de Cuba a escala global.

En este sentido, puso como ejemplo que más de un centenar de bancos han solicitado el cierre de cuentas de las embajadas y de representaciones de entidades cubanas en el exterior, han retenido fondos destinados a Cuba, o se han negado a realizar transferencias desde o hacia el país, incluso de carácter humanitario.

Rodríguez Parrilla acusó al gobierno del presidente Donald Trump de manipular y politizar “vulgarmente” el deseo universal de garantizar los derechos humanos a todas las personas y los ODS, con las enmiendas presentadas.

Asimismo, se refirió a lo que denominó como “escalada de pronunciamientos, actos y amenazas” de la Casa Blanca contra Cuba para propiciar un clima de mayor tensión bilateral y producir una crisis.

“Con los Estados Unidos, tenemos relaciones diplomáticas, algunos episodios de diálogo oficial y desarrollamos cierta cooperación mutuamente ventajosa en un grupo limitado de áreas”, reconoció el canciller.

Y reiteró que Cuba tiene la disposición de trabajar con Washington para asegurar una convivencia pacífica, dentro de las profundas diferencias que separan a ambos gobiernos, basada en el respeto mutuo, la igualdad soberana y el beneficio de ambos pueblos.

Este jueves, la Embajada de Estados Unidos en La Habana afirmó en su cuenta de Twitter que el Gobierno cubano “es libre de comerciar con cualquier país”, acusó a las autoridades de utilizar el tema del bloqueo para justificar lo que denominó un fallido modelo económico y les exigió dejar de bloquear el desarrollo y progreso de los cubanos.

De acuerdo con cifras oficiales, durante casi seis décadas de aplicación, el bloqueo estadounidense ha provocado daños a la economía cubana por un valor de 933.678 millones de dólares, tomando en cuenta la depreciación del dólar frente al valor del oro.

Solo en el último año, la política llamada embargo por Estados Unidos provocó en Cuba pérdidas valoradas en más de 4.321 millones de dólares. (2018)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.