Pintor cubano explica su expulsión de gobierno local

Pedro Pablo Oliva fue acusado de “contrarrevolucionario” y de usar los espacios de la oposición política en Cuba.

Sitio oficial de Pedro Pablo Oliva

Pintando El gran apagón, 1994

La Habana, 24 may.- El pintor cubano Pedro Pablo Oliva, revocado de su puesto como delegado a la Asamblea Provincial del Poder Popular en el occidental territorio cubano de Pinar del Río, defendió el derecho del artista a cuestionarse “la realidad y transformarla, aún cuando nos digan ingenuos y desinformados”.

“Les confieso que no hubiera querido hablar nunca de estas cosas”, afirmó el artista el lunes 23 de mayo en una carta publicada en Internet. “Si lo hago es porque algunos amigos me han pedido que no me quede callado y porque las cosas comenzaron a tomar un giro que me obliga a comunicarlas”, añadió.

“No me paga la CIA, no me sostiene la Fundación Cubano Americana (organización del exilio cubano), ni ninguna otra, ni las embajadas Polaca y Checa con las que tengo las mejores relaciones culturales en un clima de respeto”, escribió Oliva con el fin declarado de enfrentar “la estrechez de pensamiento y las manipulaciones”.

Junto a la carta del artista, el sitio web de la Casa-Taller Pedro Pablo Oliva publicó una declaración de los trabajadores de la institución declarando el cierre de la misma, por decisión y voluntad propia, pero como resultado de las presiones en que tuvieron que funcionar durante meses y las acusaciones “vejatorias” contra su fundador.

“Se me acusa, entre otras cosas, de haber hecho públicos mis pensamientos en el terreno de la disidencia. No temo a ningún espacio. Por otra parte estoy convencido que ningún órgano de prensa oficial, ni periódico, ni radio, ni televisión, ni sitio web hubiese publicado mis palabras, aún cuando asumiera mi total responsabilidad”, afirmó el artista.

Oliva, Premio Nacional de Artes Plásticas 2006, había sido delegado durante tres años a la Asamblea Provincial del Poder Popular como representante del sector de la cultura y en reconocimiento por su trabajo comunitario realizado desde la Casa Taller que mantenía hace ya diez años.

Entre las críticas que avalaron la separación del órgano de gobierno local estuvo su defensa del multipartidismo y la libertad de expresión en una entrevista concedida a la prensa de la ciudad estadounidense de Miami, a finales del pasado año, y en una carta enviada a la bloguera Yoani Sánchez y publicada por ella en enero.

Justo esta misiva podría haber sido el catalizador de la sanción contra el pintor cubano, estiman observadores, en momentos en que el gobierno de Raúl Castro asegura ser el centro de una “guerra mediática”, entre cuyas protagonistas más visibles aparece precisamente la autora del blog Generación Y.

Aunque Oliva rechaza ser acusado de “contrarevolucionario”, “disidente” o “anexionista”, estuvo de acuerdo con la sanción porque las “palabras expresadas en ambos sitios infringían o contradecían los estatutos ideológicos y el código de ética, por el cual se rige la estructura de gobierno”.

“Las sociedades donde todo el mundo piensa igual, sobre todo en terrenos tan polémicos como la política o la ideología, no existen, y qué bueno. La inmovilidad de pensamiento es el cáncer de los procesos sociales”, afirmó el artista y recordó que siempre ha defendido función crítica del arte y su capacidad de cuestionamiento y denuncia. (2011)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.