Posible cierre de embajada dispara tensiones Cuba-EE.UU.

Incluso medios internacionales informaron de una reunión entre diplomáticos de ambos países para este martes sobre el presunto ataque acústico.

La embajada de Estados Unidos en Cuba quedó restablecida el 20 de julio de 2015, durante la administración de Barack Obama (2009-2017).

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

La Habana, 19 sep.- El anuncio de que Estados Unidos evalúa cerrar la embajada en Cuba a raíz de un supuesto ataque acústico contra sus diplomáticos, ensombrece el acercamiento entre los dos países y augura el retorno a la confrontación de hace casi tres años.

“Lo tenemos bajo evaluación. Es un asunto muy serio con respecto al daño que ciertas personas han sufrido. Hemos traído a algunas de esas personas a casa. (El posible cierre de la embajada) está bajo revisión”, afirmó el 17 de septiembre el secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, durante el programa Face the Nation de la televisora CBS News.

Dos días antes, un grupo de cinco senadores republicanos, entre ellos el cubanoamericano Marco Rubio, escribieron una carta en la cual pidieron a Tillerson “declarar persona non grata a todos los diplomáticos cubanos acreditados en Estados Unidos y, si Cuba no toma acciones concretas, cierre la embajada en La Habana”.

El reclamo de los legisladores deviene una suerte de represalia tras la denuncia de un presunto ataque acústico contra diplomáticos norteamericanos en la capital cubana, que se encuentra bajo investigación.

Los primeros reportes públicos sobre el incidente datan del 9 de agosto, cuando la portavoz del departamento de Estado, Heather Nauert, anunció que en mayo fueron expulsados dos diplomáticos de la embajada de Cuba en Washington.

La medida, dijo, fue en respuesta a que algunos funcionarios estadounidenses de la legación en La Habana y sus familiares tuvieran que regresar por unos “incidentes” que les causaron “síntomas físicos” en 2016, sobre los cuales no precisó más detalles.

Aunque Washington se negó a confirmar la naturaleza y origen de dichos síntomas, medios de prensa se refirieron a “un ataque acústico” con “dispositivos de sonido” que hizo perder capacidad auditiva y daño cerebral leve a una veintena de diplomáticos y familiares, según los últimos informes.

El propio día, una declaración del Ministerio cubano de Relaciones Exteriores confirmó que tuvo conocimiento del hecho el 17 de febrero, al recibir un informe de la Embajada de Estados Unidos y del departamento de Estado.

“Cuba tomó con suma seriedad este asunto y actuó con celeridad y profesionalismo para el esclarecimiento de esta situación, iniciando una investigación exhaustiva, prioritaria y urgente por indicación del más alto nivel del gobierno cubano”, precisó la nota.

A continuación se refirió a la creación de un comité interinstitucional experto para el análisis de los hechos, el reforzamiento de las medidas de protección y seguridad a la sede, personal y residencias diplomáticas, y la habilitación de nuevos canales de comunicación directa entre la embajada y el departamento de Seguridad Diplomática.

El gobierno enfatizó que “jamás ha permitido ni permitirá que el territorio cubano sea utilizado para cualquier acción en contra de funcionarios diplomáticos acreditados ni sus familiares, sin excepción”.

Y reiteró la disposición a cooperar para lograr el esclarecimiento de esta situación.

Luego, el gobierno canadiense confirmó en un comunicado que por lo menos uno de sus diplomáticos en Cuba también recibió tratamiento por pérdida auditiva, ante lo cual inició una pesquisa.

Aunque investigadores estadounidenses barajan varias hipótesis sobre el misterioso caso como un ataque sónico, un arma electromagnética o un dispositivo de espionaje defectuoso, otras voces en redes sociales pusieron en duda la presunta responsabilidad del gobierno cubano e incluso, la veracidad del hecho.

Desde el anuncio, la cifra de las víctimas ha variado. Una serie de trabajos periodísticos desarrollada por la agencia estadounidense Associated Press indicó que están “confirmadas médicamente” 21 personas afectadas de ese país.

Para Arthur González, gestor de la publicación digital El Heraldo de Cuba, un ataque de cualquier tipo de armamento no puede seleccionar “a quién dañar y a quién no”.

“¿Cómo se explica que en La Habana un rayo misterioso desde un “emisor invisible”, afecte en la misma residencia a una persona y a otras no?”, preguntó el bloguero en alusión a los empleados domésticos cubanos de las residencias de los diplomáticos supuestamente afectados que no sufrieron lesiones.

Cibernautas como Edgar Carías, José Miguel Vázquez e István Ojeda coincidieron en la red social Facebook en que el objetivo de estos hechos es cerrar la embajada y volver a los niveles previos a la reapertura diplomática durante el gobierno de Barack Obama.

El polémico hecho, que sigue sin una explicación razonable, ocurre luego de que el 16 de junio el presidente estadounidense, Donald Trump, delineara un cambio de política hacia Cuba.

El jefe de la Casa Blanca anunció en Miami prohibiciones para que las empresas de Estados Unidos hagan negocios con compañías cubanas de propiedad o controladas por las Fuerzas Armadas Revolucionarias (ejército) de Cuba y restricciones a los viajes de ciudadanos estadounidenses a la isla caribeña.

Lo anterior supone un retroceso en varios aspectos de las relaciones bilaterales, si bien se mantienen gran parte de los avances alcanzados desde el 17 de diciembre del 2014 con la administración Obama.

En este sentido, el 15 de septiembre tuvo lugar en Washington la tercera reunión entre autoridades de los órganos de aplicación y cumplimiento de la ley de ambos países.

El encuentro que dio continuidad al realizado en La Habana el 17 de mayo de 2016 y abordó “en un clima de respeto y profesionalidad” la cooperación bilateral a fin de avanzar en el enfrentamiento a diferentes flagelos que pueden constituir una amenaza para ambos países como el terrorismo, el tráfico ilícito de drogas y personas, y los ciberdelitos, entre otros, puntualizó una nota de la cancillería cubana. (2017)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.