Preparativos para nueva constitución cubana comenzarán en julio

El expresidente Raúl Castro anunció que el parlamento creará una comisión para presentar y analizar un anteproyecto constitucional a someter a referendo popular.

Durante una de las sesiones del VI Congreso del Partido Comunista de Cuba. El artículo 5 de la Carta Magna consagra a esa organización como la única fuerza política legal en el país caribeño.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

La Habana, 21 abr.- El proceso para actualizar la Constitución cubana que data de 1976 comenzará en julio venidero, informó el presidente saliente, Raúl Castro, en la sesión parlamentaria del 19 de abril, donde apuntó que el texto mantendrá como irrevocable el carácter socialista del sistema político.

Adelantó que debe mantenerse sin cambios –y de ser posible con el mismo número-, el artículo cinco que consagra al Partido Comunista de Cuba (PCC), que es el único legal, como “la vanguardia organizada de la nación cubana (y) la fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado”.

Castro, quien se mantiene como primer secretario del Comité Central del PCC, hizo estas precisiones al clausurar la constitución de la IX Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP, parlamento unicameral), donde fue electo como nuevo presidente el ingeniero Miguel Díaz-Canel, de 58 años.

La nueva Asamblea Nacional compuesta por 605 diputados y diputadas posee 40,5 por ciento personas negras y mestizas, 13,2 por ciento de menores de 35 años, 86 por ciento son graduados universitarios y el promedio de edad es de 49 años.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

La asunción de Díaz-Canel y la significativa renovación del órgano de Gobierno integrado por 77 por ciento de personas nacidas tras el triunfo de la revolución de 1959, marca un momento singular de la historia de este archipiélago caribeño de 11,2 millones de habitantes.

Durante su intervención, el expresidente, de 86 años, esbozó otros posibles cambios que deben ser incluidos en la Carta Magna y a los cuales ya se ha referido, como limitar a un máximo de dos períodos consecutivos de cinco años el desempeño de cargos políticos y estatales fundamentales.

Incluso, apuntó a la posibilidad de que pueda crearse en Cuba la figura de un primer ministro que atienda las cuestiones del Gobierno. “Hemos estado discutiendo bastante la formulación que se presentará”, agregó.

El líder histórico Fidel Castro (1926-2016) fungió como primer ministro desde 1959 hasta 1976, cuando desapareció el cargo como parte del nuevo ordenamiento estatal pautado en la Constitución vigente.

“En lo que a mí se refiere, me continuaré desempeñando como primer secretario del Comité Central del PCC, en lo que es mi segundo y último mandato, que termina en el 2021, cuando terminaremos el traspaso a las nuevas generaciones”, puntualizó el general de Ejército.

Reformas demoradas

El 19 de abril de 2016, al clausurar el VII Congreso del PCC, Castro aseguró que “dentro del conjunto de tareas principales a mi cargo, dedicaré el tiempo necesario al proceso de reforma de la Constitución de la República (…) para introducirle los ajustes pertinentes”.

Pero el jueves argumentó que los atrasos se debían a “que no están resueltos los problemas principales del país, porque no se logró la participación de los organismos desde la base para la adecuada implementación de las políticas adoptadas” al calor de las reformas económicas iniciadas bajo su gestión.

Aludió al V Pleno del Comité Central del PCC, efectuado en marzo último, donde se abogó por que la reforma constitucional refleje las principales transformaciones económicas, políticas y sociales derivadas de los acuerdos aprobados en el VI (2011) y VII (2016) congresos del PCC y de los objetivos de la Primera Conferencia Nacional (2012).

En el V Pleno, el secretario del Consejo de Estado, Homero Acosta, presentó un informe del Buró Político sobre estudios para la reforma.

Acosta abundó que recogerá experiencias como las adquiridas en la organización y funcionamiento de los órganos del Poder Popular y el ejercicio de los derechos fundamentales de los ciudadanos, además de que recurrirá a referentes de la historia constitucional cubana y procesos similares en otros países.

La Carta Magna vigente fue aprobada en referendo popular hace más de cuatro décadas, y reformada parcialmente en 1978, 1992 y 2002.

En la última ocasión y durante un proceso plebiscitario, más de 8.100.000 de ciudadanos firmaron para incorporar al texto la irrevocabilidad del sistema político de orientación socialista (artículo 3) y la prohibición de negociar bajo agresión, amenaza o coerción de una potencia extranjera (artículo 11).

Especialistas como la profesora Yamila González sostienen que la nueva ley de leyes pudiera allanar el camino a viejas deudas legislativas y servir de base para posteriores modificaciones en instrumentos jurídicos.

La aprobación de una ley de Cine, de Prensa y de Comunicación, así como los nuevos Código Civil y de Familia que amparen derechos de las personas gays, lesbianas, bisexuales, tras e intersexuales y se pronuncien específicamente contra la violencia de género, son iniciativas legales que diversos sectores y organizaciones de la sociedad civil reclaman con insistencia.

Mejor representación de género y racial

El exmandatario exhortó el jueves a no retroceder “ni un milímetro” en el esfuerzo porque las mujeres, jóvenes y personas afrodescendientes ocupen puestos decisorios en la vida de la nación.

La nueva Asamblea Nacional compuesta por 605 diputados y diputadas posee 40,5 por ciento personas negras y mestizas, 13,2 por ciento de menores de 35 años, 86 por ciento son graduados universitarios y el promedio de edad es de 49 años.

Sobresale que 53,2 por ciento del órgano legislativo son mujeres, lo que lo convierte en el segundo Parlamento del mundo con mayor presencia de ellas, solo superado por Ruanda (61,3 por ciento).

El Consejo de Estado, compuesto por 31 personas, cuenta ahora con 15 mujeres, la mayor presencia femenina en su historia. Además, 45 por ciento de sus integrantes son personas negras y mestizas.

“Han pasado los años, y no nos damos cuenta. Tres mujeres fueron elegidas vicepresidentas del Consejo de Estado (Gladys Bejerano, Inés María Chapman y Beatriz Jhonson), dos de ellas negras y no por su color de piel sino por sus cualidades; y esto forma parte de lo adoptado en el Congreso del Partido sobre la política de cuadros”, resaltó Castro.

Añadió que “corresponde al Partido, el Estado y el Gobierno cumplir y hacer cumplir con la debida intencionalidad la promoción de jóvenes, mujeres, y mestizos, a los cargos que garanticen la cantera de la Revolución, sin repetir los errores ya vividos”. (2018)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.