Resolución contra el bloqueo recibe apoyo en ONU

La Habana reiteró su disposición a dialogar con Estados Unidos de forma respetuosa y sobre aspectos de común interés.

Tomado de Cubahora

Diversas voces en los Estados Unidos se han pronunciado a favor de una normalización de las relaciones entre ambos países.

La Habana, 28 sep.- En medio de señales que sugieren posibles cambios de la política de Estados Unidos hacia Cuba, la nación caribeña volvió a recibir un espaldarazo de la comunidad internacional en su lucha por el cese del bloqueo económico impuesto por Washington desde hace más de cinco décadas.

Con 188 votos a favor, al igual que el año pasado, la Asamblea General de Naciones Unidas (ONU) aprobó por vigésima tercera ocasión consecutiva la resolución titulada “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”.

Estados Unidos e Israel mantuvieron su tradicional voto en contra y Palau, Islas Marshall y Micronesia se abstuvieron.

La decisión de eliminar el embargo económico, comercial y financiero sería bienvenida a escala mundial y resultaría una influencia unitaria a favor de la paz y la solución pacífica de los conflictos y diferencias, argumentó el canciller cubano Bruno Rodríguez, durante su intervención previa a la votación del documento, sin carácter vinculante.

El presidente estadounidense, Barack Obama, tiene todas las prerrogativas constitucionales, sin ir al congreso, para modificar aspectos determinantes del bloqueo e introducir una dinámica nueva y decisiva en la relación bilateral, advirtió.

Rodríguez resaltó el carácter “extraterritorial” del embargo decretado por Washington en febrero de 1962 y lo consideró un acto hostil y unilateral que debe cesar. Precisó que 77 por ciento de los 11, 2 millones de cubanos y cubanas nacieron bajo estas circunstancias.

Criticó que durante la administración Obama, que comenzó en 2009, aumentó la persecución contra el sector financiero “mediante la imposición de enormes e insólitas multas por 11.000 millones de dólares contra 38 bancos, por realizar transacciones con Cuba y otros países”.

Expuso, asimismo, que los daños económicos de las sanciones mantenidas y endurecidas por 10 presidentes norteamericanos, tanto republicanos como demócratas, alcanzan la astronómica cifra de un billón 112.534 millones de dólares.

También consideró “absurda y ridícula” la reiterada inclusión de Cuba dentro de la lista de patrocinadores del terrorismo elaborada por el gobierno estadounidense, así como el uso ilegal de tecnologías de la información como armas desestabilizadoras.

No obstante, “invitamos al gobierno de los Estados Unidos a una relación mutuamente respetuosa, sobre bases recíprocas, basada en la igualdad soberana, los principios del Derecho Internacional y la Carta de las Naciones Unidas, exhortó en el foro el jefe de la diplomacia cubana.

Desde 1992, el gobierno de La Habana presenta su moción de condena ante la ONU. Ese año recibió el visto bueno de apenas 59 países, pero con el tiempo los votos en contra del embargo han ido creciendo.
Una enmienda del Congreso de Estados Unidos eliminó los alimentos del bloqueo y desde 2001 se efectúan negocios en este rubro con La Habana.

El año pasado, el intercambio entre ambos países ascendió a 359 millones de dólares, inferior a los 711,5 millones registrado en 2008, de acuerdo con cifras de Census Government/Foreign Trade Balance.
El gobierno cubano considera a estas sanciones “el principal obstáculo al desarrollo económico nacional”.

Los antecedentes de esta política datan de octubre de 1960, cuando Estados Unidos impuso restricciones comerciales, económicas y financieras, como respuesta a la política de estatalización y nacionalización de empresas en Cuba con capital de la nación norteña.

En 1962 se recrudeció hasta ser casi total y en 1992 alcanzó el carácter de legislación con la firma de la Ley para la Democracia Cubana, conocida como Ley Torricelli.

En los últimos meses legisladores, hombres de negocios y medios de prensa norteamericanos se han pronunciado a favor de una normalización de las relaciones entre ambos países.

Una encuesta realizada en enero pasado por el centro de estudios Atlantic Council encontró que 56 por ciento de los estadounidenses y más de 63 por ciento de los adultos residentes en el estado de Florida abogan por un cambio en la política de su país hacia Cuba.

En semanas recientes, diarios como el Tampa Bay Times, Los Ángeles Times y The New York Times exhortaron a la administración Obama en varios editoriales a dar los pasos necesarios para derogar el cerco comercial y financiero contra La Habana y avanzar en un mejoramiento de las relaciones. (2014)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.