Cruzada promueve salud en poblaciones vulnerables

La iniciativa, adscrita al Programa Nacional de VIH/sida, del Ministerio de Salud Pública, permite la realización de consejería, intercambios y pruebas rápidas de VIH.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS-Cuba

Cruzada promueve salud en poblaciones vulnerables

La Habana, 26 ago.- El proyecto educativo cultural La Cruzada por la Vida llevó durante el verano acciones de prevención del virus de inmunodeficiencia humana (VIH), causante del sida, a comunidades desfavorecidas e intrincadas de Granma, en el oriente cubano.

Considerada como una buena práctica por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, esta iniciativa centró durante julio y agosto su mirada en territorios donde la epidemia muestra una tendencia al alza en las últimas etapas, dijo a la Redacción IPS Cuba el especialista José Martínez.

Martínez, que trabaja en el Departamento de Prevención de las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) y el VIH/sida de la provincia, reveló que la cruzada realizó visitas a las comunidades de Jiguaní, Níquero y Bayamo – municipio cabecera-, Río Cauto, Manzanillo y San Pablo de Yao (poblado de la Sierra Maestra).

“El trabajo se enfoca en algunos barrios vulnerables económica y socialmente, en comunidades desfavorecidas, donde la epidemia tiene mayor impacto. No hacemos nada llevándolas hacia lugares donde la gente se está protegiendo”, explicó.

La cruzada, según Martínez, se movió hacia allí gracias al apoyo del gobierno local en transportación para brindarles a los jóvenes música, juegos de participación y un espectáculo variado.

También promueve el intercambio de ideas y saberes y entrega de materiales educativos.

Todas estas iniciativas educativas les aportan herramientas para prevenir las ITS y el VIH/sida, así como para tener una sexualidad más responsable y segura, precisó.

Insertada en el Programa Nacional de VIH/sida, del Ministerio de Salud Pública, la experiencia permite la realización de consejería, intercambios y pruebas rápidas.

“Priorizamos la realización de la prueba y recomendamos que las personas se la realicen una vez al año. Llevarlas a los barrios nos posibilita llegar a quienes no acceden con facilidad a las policlínicas”, abundó.

A su juicio, “las pruebas rápidas son un recurso muy importante que no teníamos hace unos años”.

Según el también coordinador de la atención a jóvenes y adolescentes, han detectado nuevos casos a través de la actividad Hazte la prueba, de La Cruzada. “Esta opción tiene resultados desde el punto de vista del control epidemiológico”, avaló.

En julio, estas actividades tuvieron una incidencia directa en unas 1.300 personas. Se espera un impacto similar al cierre de agosto.

A pesar de todo el trabajo de prevención realizado, Granma ha tenido un incremento significativo de la epidemia en los últimos años.

“Pensamos que se han evitado infecciones pero no pocas personas se han contagiado”, lamentó.

En 2013, se detectaron unos 110 nuevos casos y hasta el cierre del primer semestre de 2014 se reporta una cifra similar. Se estima que el nivel de contagio podría ser superior al cierre del año.

“En 30 años de epidemia, la mitad de los casos se han detectado en los últimos cinco años”, refirió Martínez.

El incremento de la epidemia no es a expensas de los jóvenes (20-29 años) sino de estos grupos de más edad (más de 30, 40, 50) e incluso más de 70 y 80 años, detalló.

“Lo vemos con cierta lógica porque las personas con más de 30 o 40 años no se sienten en tanto riesgo y las actividades educativas no se han dedicado tanto a quienes son ya padres y abuelos”, explicó.

Estudios epidemiológicos indican que se siguen infectando jóvenes, fundamentalmente hombres que tienen sexo con hombres (HSH), categoría comportamental que reúne a gays, bisexuales y heterosexuales que ocasionalmente tienen relaciones con otros hombres.
Por ello, la epidemia también ha aumentado dentro del grupo de las mujeres.

“Esta situación mueve la epidemia de un grupo hacia otro, por lo que si antes se centraba solo en los HSH, hoy se está ampliando a las mujeres”, apuntó el especialista.

Según Jenny Milanés, coordinadora de servicios de orientación y ayuda donde se realizan las pruebas de VIH, los municipios más afectados son Jiguaní, Manzanillo y Bayamo, que aportan la mayoría de los casos.

“A diferencia de otros años, está comenzando a aumentar la cantidad de personas diagnosticadas en los municipios costeros: Media Luna, Niquero y Campechuela”, indicó.

Desde el inicio de la epidemia en 1986, se han detectado en la provincia de Granma 1.000 casos, más de la mitad de ellos a partir de 2009.
Los hombres son los que más se infectan (90 por ciento). De ellos, alrededor de 85 por ciento tienen sexo con otros hombres y 15 por ciento declara mantener relaciones sexuales en exclusivo con mujeres.

Solo 10 por ciento del total son mujeres, que suelen ser diagnosticadas de16 a 18 años mientras los hombres saben que son seropositivos entre los 24 y 29  años.

El trabajo de prevención es apoyado por promotores formados por el departamento que atienden a los grupos específicos: HSH, jóvenes, mujeres y personas que practican sexo transaccional.

“A ellos se nos han unido la Red de Jóvenes, voluntarios coordinados por el Centro Nacional de Educación Sexual,  que trabajan la salud sexual y los derechos y nos ayudan en el trabajo de prevención del VIH, refirió Milanés. (2014)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.