Cuba está atenta a la llegada de Obama y el zika

Las autoridades cubanas pusieron en vigor este lunes “nuevas regulaciones para reforzar la vigilancia epidemiológica y la actividad de control sanitario internacional”.

La revista Forbes vaticinó que México y Cuba serían los países de América Latina con un impacto económico más desfavorable por el zika.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

La Habana, 1 mar.- La inusual decisión del gobierno de Raúl Castro de usar las fuerzas armadas como escudo ante el virus del zika, cambia la manera de enfrentar problemas sanitarios en Cuba, que también se prepara para la visita del presidente estadounidense Barack Obama.

“Existe mucha preocupación porque en unas semanas, los ojos del mundo estarán sobre el país, sobre todo en La Habana, cuando llegue el primer mandatario norteamericano que nos visita en 88 años”, indicó a la Redacción IPS Cuba la profesora Esther Ávila, vecina de la ciudad de Holguín, en el oriente cubano.

Ávila se refiere a la parada histórica en Cuba, los próximos 21 y 22 de marzo, que realizarán Obama y la primera dama, Michelle, en un periplo que continuarán en Argentina.

A su juicio, el gobierno no se puede dar el lujo de tener un brote epidémico, “porque ello sería muy mala publicidad para una nación que se precia de tener uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo”.

Las autoridades aseguran que aún no se registra en Cuba el primer caso de la enfermedad.

Las autoridades aseguran que aún no se registra en Cuba el primer caso de la enfermedad.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

La amenaza del virus, que azota a varios países latinoamericanos, llega cuando La Habana vive un fuerte movimiento diplomático y visible boom turístico provocado por el deshielo con Estados Unidos.

“El país está recibiendo cada vez más turistas e inversiones tras el proceso de apertura con la nación norteña. Un brote viral de gran magnitud podría reducir de manera drástica las llegadas de visitantes y empresarios, temerosos de la situación sanitaria”, opinó Juan Carlos, un estudiante de la Universidad de La Habana.

Campaña

La víspera el Ministerio de Salud Pública informó que fortalecerá la vigilancia en todos los aeropuertos, puertos y marinas internacionales, con los correspondientes controles de temperatura corporal.

Las y los viajeros procedentes de países donde se reporta dengue, chikungunya y el zika, deberán hacer una “Declaración de Sanidad”, así como quienes lleguen de Angola, donde se padece un brote de fiebre amarilla.

Mientras los estudiantes extranjeros que vengan a estudiar deberán portar un “certificado de salud, obtenido en un periodo no mayor de tres meses antes de viajar, legalizado en la Embajada de Cuba en el país de origen o residencia”.

La campaña contra el mosquito transmisor del zika, el Aedes aegypti, recibe la atención del presidente cubano, quien el pasado 22 de febrero realizó un “Llamamiento a nuestro pueblo”, publicado en el periódico Granma, órgano oficial del Partido Comunista de Cuba (único).

Más sobre la epidemia

El actual brote de zika ya alcanza a 32 países de las Américas.
La Organización Mundial de la Salud prevé que el virus infecte toda la región y declaró recientemente la emergencia sanitaria, para lo cual pidió “una respuesta internacional coordinada”.
Aunque el zika provoca síntomas como fiebre, dolores en las articulaciones y en la cabeza y erupciones en la piel, se le considera peligroso por su posible relación con los casos de microcefalia en recién nacidos.
Las sospechas médicas apuntan a que el virus podría dañar al feto en el caso de contagios en mujeres embarazadas.

Raúl Castro informó sobre la designación de 9.000 efectivos, “entre ellos ofi­ciales permanentes y de la reserva, así como me­dios técnicos pa­ra reforzar las labores antivectoriales y de saneamiento, con el apoyo adicional de 200 oficiales de la Policía”.

La nota urgió a acometer una limpieza in­tensiva en centros laborales, zonas residenciales y dentro de las propias viviendas. “Es necesario que ca­da cu­bana y cubano asu­­­­­­ma es­te combate como un asunto per­sonal”, conminó.

Riesgos

Para Abelardo, un contador que vive en La Habana, “existe un problema real de insalubridad en las provincias y la capital. Basta pararse en esquinas de Centro Habana, el Cerro o Marianao para ver las montañas de basura y calles con agua estancada, potenciales focos de mosquitos que, además, es una especie endémica”.

A su juicio, como mismo se sabe de personas a lo largo del país enfermas con dengue, “de un momento a otro nos llega el zika y empeorará la situación”.

Datos oficiales precisan que en 2015 se produjo la transmisión de dengue en varias provincias del país y se diagnosticaron 28 casos de chikungunya importados.

Las autoridades aseguran que aún no se registra en Cuba el primer caso de la enfermedad detectada por primera vez en 1947 en los bosques de Zika, Uganda, pero ya disponen de todas las condiciones para atender a los posibles enfermos y evitar el contagio.

En este sentido, intensifican las habituales campañas de fumigación casa por casa en todo el territorio nacional, realizadas para luchar contra el dengue.

También proyectan reforzar los turnos de recogida de basura, limpieza de áreas verdes, desobstrucción de tragantes y recorridos de los cuerpos de inspectores para constatar el cumplimiento de dichas tareas.

Aunque especialistas alertan sobre otros factores favorables a la propagación de enfermedades como las deterioradas condiciones higiénicas y ambientales de los asentamientos y la baja percepción de riesgo de la población.

Hace una semana, la revista Forbes publicó a partir de estimaciones del Banco Mundial que México y Cuba serían los países de América Latina que sufrirán el más duro impacto económico por el virus del Zika.

En el caso de la isla caribeña, se pronostican pérdidas por 664 millones de dólares en caso de expandirse el virus.

El temor de las personas a trasladarse a zonas afectadas reducirá los ingresos por concepto de viajes, alojamiento y otras actividades relacionadas con el turismo, subrayó la publicación estadounidense. (2016)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.