Desarrollo sostenible y equidad en la mira de académicos de Cuba y México

Universidades de La Habana y Veracruz mantienen amplia colaboración e intercambio

La Universidad de La Habana en intenso intercambio con su par de Veracruz, México.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

La Habana, 8 may. – Las dimensiones desarrollo sostenible y equidad centraron los análisis de profesores de México y Cuba en el Seminario de Pares Académicos de las universidades de Veracruz y La Habana, realizado en la capital cubana como parte del trabajo de colaboración que desarrollan esas casas de altos estudios desde hace décadas.

Bajo el título Equidad, responsabilidad social y desarrollo, el encuentro permitió a 13 académicos de la Universidad veracruzana, entre ellos su rectora,  la doctora Sara D. Ladrón de Guevara, intercambiar con sus pares cubanos sobre resultados de investigación en las áreas de las ciencias naturales, exactas, económicas, sociales y humanísticas de cada una de las instituciones.

Según declaró a la Redacción de IPS Cuba, Ladrón de Guevara, la importancia de este encuentro radica en la posibilidad que brindó para analizar “muchos temas desde dos perspectivas y puntos de vista serios y comprometidos, con mucho respecto e interés”, como vía para continuar trabajando de forma colaborativa.

“Este seminario incluye también esa responsabilidad social que es muy clara para la universidad cubana y que la casa de altos estudios veracruzana implementa con mucho ahínco. En ese sentido, la perspectiva del desarrollo sostenible y la equidad son una ganancia para ambas partes para llegar a la equidad y eliminar las brechas”.

“No puede haber desarrollo sostenible sin equidad social, pero lamentablemente algunos sistemas no lo ven así, pues solo les importa un desarrollo económico y desconocen las realidades de inequidad en la sociedad y aquí estamos consolidando una mirada contrapuesta”, enfatizó.

Ante la presencia del embajador de México en Cuba,  Enrique Martínez y Martínez, los rectores de ambas universidades firmaron la renovación de su convenio de colaboración, que ha generado intercambios y productos de investigación, y que se prevé se mantengan en el futuro.

Como parte de esos acuerdos, explicó Maite Echarri, de la Facultad de Turismo de la UH, ese centro trabajará de conjunto con la Universidad veracruzana en estudios sobre la capacidad de carga turística en los respectivos centros históricos, “que tienen muchos puntos en común, aunque el de ellos –a diferencia del de La Habana–, no ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad y allí la actividad turística no es el fuerte, sino la vocación portuaria”.

Lo esencial, destacó, será la evaluación de los indicadores de sostenibilidad para identificar la participación ciudadana y cómo la población se involucra en el desarrollo turístico y los impactos que la población percibe de él, así como los efectos del sector, fundamentalmente desde el crucerismo, una modalidad que comparten los dos centros históricos.

Entre los temas abordados por los académicos de ambas naciones estuvieron la responsabilidad social desde el enfoque de la contabilidad y la auditoría, las competencias de investigación de los estudiantes universitarios, manejo y conservación de recursos marinos de importancia económica, sustentabilidad en el Centro Histórico de La Habana; capital intelectual, una perspectiva para la sustentabilidad de las organizaciones, y desarrollo algorítmico de segmentación estadística para la minería de datos.

Resultado de la colaboración entre las dos universidades, cuyo primer convenio fue firmado en fecha tan temprana como 1934, pero que solo se consolidó después de 1959,  son los libros Equidad y desarrollo sostenible: oportunidades y desafíos;  Referencias de contabilidad y auditoría. Enfoques México-Cuba, y experiencias en la modelación de la toma de decisiones de la salud humana, medio ambiente y desarrollo humano, presentados en el encuentro.

En la mira, adelantó el doctor Mario Oliva, director de relaciones internacionales de la Universidad Veracruzana,  se encuentra también la publicación de otro volumen, Fulgor de los 500 años, que establecerá un paralelismo entre Veracruz y La Habana cuando celebren su medio milenio, en 2019.

De acuerdo con Oliva,   además de la coedición de libros, el trabajo conjunto ha permitido el intercambio de 148 profesores, académicos y estudiantes, así como el desarrollo de numerosas investigaciones en caña de azúcar, ciencias médicas;  artes, humanidades y patrimonio y ciencias técnicas.

Además de la Universidad de  La Habana, su homóloga veracruzana  tiene relaciones de colaboración con otras instituciones de la educación superior cubanas, entre ellas el Instituto Superior de Arte (ISA), el Instituto de Ciencia Animal, así como las casas de altos estudios de Artemisa y Matanzas. (2017)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.