El dengue mantiene la alerta roja en Cuba

Transmitido principalmente por el mosquito Aedes aegypti, el virus puede llegar a ser mortal.

Foto: Colach elaborado a partir de elementos de la web oficial del evento: www.denguecuba.com/

La Habana, 17 ago.- En momentos en que una epidemia de dengue obligó a las autoridades locales a suspender los tradicionales carnavales de Holguín, ciudad del oriente cubano que será visitada en septiembre por el Papa Francisco I, Cuba desarrolla hasta 21 de agosto el XIV Curso Internacional de Dengue.

Este encuentro, que comenzó el pasado día 10 y es organizado por el estatal Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK), permite a especialistas del mundo actualizar informaciones sobre la situación epidemiológica del virus, el manejo clínico de los pacientes, el control del mosquito transmisor (Aedes aegypti) y los avances investigativos.

El curso que tiene lugar en esta capital coincide con un momento complejo en la situación epidemiológica del archipiélago, donde contrasta una intensa sequía con crecientes niveles de infestación del agente trasmisor.

“Es un periodo propicio desde el punto de vista ambiental para la proliferación del vector, ante las elevadas temperaturas en combinación con aisladas lluvias”, dijo en el encuentro la médica Carilda Peña, directora nacional de vigilancia y lucha antivectorial.

Sucede que al existir carencia de agua se incrementan en las viviendas los depósitos artificiales, lo que unido a problemas en el ordenamiento del medio propician un incremento de los índices vectoriales y por supuesto con ello la transmisión por el Aedes aegypti de enfermedades como el dengue”, explicó.

Informó que “hay un grupo de provincias en el país que son las que en este momento están marcando el incremento en la infestación por Aedes. Dentro de ellas está la provincia de Holguín, que es la que mayor complejidad, y las provincias de Camagüey, Sancti Spíritus y Cienfuegos”.

Junto a La Habana y Santiago de Cuba, Holguín es una de las ciudades comprendidas en el programa de la visita a Cuba que realizara en septiembre venidero el Sumo Pontífice Francisco I.

En estos territorios, la estrategia sobre el vector es intensiva, con acciones importantes para atacar al mosquito tanto en su fase de huevo, larva, como adulto; “y en las que requerimos que la población participe de una manera activa”, dijo la especialista.

Más sobre el cursoCon asistentes de Argentina, Brasil, Colombia, El Salvador, Estados Unidos, Panamá, Perú y Puerto Rico, Alemania, Australia, Bélgica, Francia, Gran Bretaña, Suiza, Portugal y Cuba, el curso cuenta también con la presencia de representantes de organismos internacionales como la Organización Panamericana de la Salud.

A la cita asisten virólogos, epidemiólogos, inmunólogos, médicos, sociólogos, entomólogos, administradores de salud y profesores de instituciones cubanas y extranjeras, como las universidades Vanderbilt y la de California, ambas en Estados Unidos; la Monash, de Australia, y el Instituto de Medicina tropical de Antwerp, en Bélgica.

Los especialistas abordan temas como vacunas, antivirales, la influencia del cambio climático en el dengue, la genética del individuo, el virus y el vector; y las nuevas herramientas de control y enfrentamiento a las emergencias.

Aunque no existen cifras oficiales públicas sobre la epidemia si es frecuente encontrar personas que estuvieron ingresadas por la enfermedad e, incluso, no pocas que la sufrieron de forma casi asintomática e imperceptible en sus hogares, lo que puede conducir a la multiplicación de los casos.

Desde la medicina se sigue insistiendo en la realización del autofocal familiar y laboral; no crearle condiciones al vector en la vivienda y la revisión o eliminación de los depósitos artificiales de agua como tanques, pomos, latas, bandejas de los refrigeradores y cascarones de huevos, entre otros.

Sin embargo, las personas reclaman por una ofensiva en la fumigación y en la recogida de escombros y basura y la supresión de los salideros de agua, sobre todo en La Habana, donde la higiene ambiental se mantiene como una tarea pendiente para las autoridades.

“Llevamos años en esto y no hemos conseguido desterrar el dengue. Yo fumigo en mi casa e, incluso, cuando veo muchos mosquitos voy al policlínico a pedir que fumiguen y allí me dicen que no, porque no hay casos de dengue en el área”, dijo a la Redacción IPS Cuba Enedina Azahares, vecina del municipio Plaza.

“El dengue es uno de los principales problemas de salud pública que afecta con intensidad la región de las Américas y constituye un desafío”, dijo al referirse al contexto regional el doctor José Ángel Portal, viceministro primero de Salud Pública de Cuba.

A pesar de los esfuerzos que se han realizado para su control, destacó en la conferencia inaugural, el mosquito Aedes aegypti ha logrado su expansión en virtud de las condiciones favorables para su desarrollo en Cuba.

“Los factores determinantes de la transmisión del dengue están presentes: dificultades con el abastecimiento de agua potable, inadecuado sistema de eliminación de aguas residuales y desechos sólidos, sumado a la falta de ordenamiento ambiental en las viviendas y sus alrededores”, mencionó.

A finales de junio pasado el titular de Salud Pública, Roberto Morales, en reunión del Consejo de Ministros, expuso el mejor estado epidemiológico del país, aunque alertó sobre la necesidad de seguimiento por las características del verano. (2015)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.