El embarazo en la adolescencia crece en Cuba

La edad media de iniciación sexual en el país es de 14 años para los varones y de 15 para las muchachas.

Archivo IPS Cuba

La educación sexual resulta clave en la prevención de este problema

La Habana, 24 ene.- El embarazo en la adolescencia, que puede tener serias consecuencias para la salud y la vida social de las muchachas, constituye hoy un problema creciente de salud en Cuba a pesar de estrategias de prevención establecidas desde hace años.

De acuerdo con Evelio Cabezas, presidente de la Sociedad Cubana de Obstetricia y Ginecología, “en los últimos cinco años se reporta en el país un incremento importante en el número de embarazos en la adolescencia. Por ejemplo, en 2007 eran 43 por cada mil mujeres menores de 20 años, y en 2011, nacieron 57, o sea casi 14 más que los reportados hace cinco años”.

Según dijo el galeno en un programa televisivo, afortunadamente durante 2012 no se produjo ninguna muerte adolescente por este concepto. Sin embargo, destacó que varias muchachas en esa situación optan por interrumpir el embarazo, un método que puede generar en el futuro infertilidad e incluso la muerte.

El aborto es legal en Cuba desde 1965 y se concibe como un derecho de la mujer. La norma respectiva establece como período máximo para realizarlo la décima semana de embarazo y, a partir de ese momento, sólo se hace por razones de salud, tanto de la madre como del feto.

Varios estudios realizados en Cuba en la década pasada apuntan a una alta cifra de abortos en la adolescencia, por encima del 30 por ciento. Por ejemplo, una investigación realizada en 2006 en el Hospital Materno-Infantil de Diez de Octubre, en La Habana, arrojó que 37,9 por ciento de quienes abortaron eran adolescentes.

La pesquisa señaló que la causa básica del embarazo fue el fallo o no uso de anticonceptivo, así como la escasa percepción sobre los riesgos del aborto inducido.

Entre las consecuencias desfavorables del embarazo en la adolescencia desde el punto de vista personal, Cabezas enumeró el divorcio y la interrupción de los estudios, que limitan “las posibilidades de tener posteriormente un trabajo”.

En Cuba, al igual que en la mayoría de los países del mundo, la edad de inicio de las relaciones ha ido disminuyendo, indicó el experto.

En el libro “40 preguntas sobre sexo”, la periodista Aloyma Ravelo señala que la edad media de iniciación sexual es de 14 años para los muchachos y de 15 para las muchachas, lo que constituye un problema para los jóvenes, sus familias y los gobiernos.

A juicio de Cabezas, una de las causas más importantes de este fenómeno en la nación caribeña “es la presión del grupo”, pues entre ellos cuestionan a quienes permanecen vírgenes.

Por otra parte, la población adolescente desconoce por lo general los métodos de anticoncepción –pese a mensajes educativos-, lo que favorece la aparición del embarazo precoz y de enfermedades de transmisión sexual.

“Es importante la educación sexual. Hay que perderle el miedo, hay que hablarles a los adolescentes de los problemas sexuales y de los riesgos, que incluyen el embarazo en la adolescencia y las enfermedades de transmisión sexual. Los padres tienen que jugar un papel importante”, sentenció.

Continuó que, “desde el sistema de salud, con el médico de familia y la enfermera, tenemos que hablarles a las muchachas para que ellas conozcan que existen métodos anticonceptivos muy importantes”.

Ellas tienen que saber de las “tabletas, inyectables y la llamada píldora del día después, para la paciente que tuvo una relación sexual sin protección pueda tomarla el día siguiente o antes de las 72 horas y evitar el embarazo”, apuntó.

A su juicio, “la educación sexual tiene que alcanzar a la juventud, sobre todo la planificación familiar. Si esta falla y las jóvenes se embarazan, un número importante de ellas va a recurrir al aborto. Este proceder tiene un alto riesgo, por ello hay que insistir en la educación sexual y la planificación familiar”. (2013)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.