GAFDI Cuba reflexiona sobre inclusión de discapacitados mentales

El colectivo de familias desarrolla cada año un encuentro para el intercambio y el aprendizaje colectivo.

El encuentro fue participativo e incluyó un espacio para la alegría.

Foto: Archivo IPS Cuba

La Habana, 28 mar.- Intercambios entre proyectos comunitarios y experiencias de atención en centros educacionales de la enseñanza general, reflexiones sobre la inserción social y una fiesta por la inclusión, incluyó el IV Encuentro del Grupo de Apoyo Familiar de Personas con Discapacidad Intelectual (GAFDI Cuba).

Organizada en esta capital por autogestión de las familias y el apoyo de asociaciones nacionales de personas con discapacidades físicas y Handicap International, la cita permitió compartir vivencias y realidades para extender buenas prácticas y conocimientos que mejoren la calidad de vida de quienes tienen discpacidades intelectuales y sus familias.

“Este año el tema central seleccionado fue Familia, escuela y comunidad. Los debates enfatizaron en las escuelas especiales y mixtas, la inclusión educativa y orientación a las familias en la atención a la inserción en la vida laboral de la persona con discapacidad entre otros”, dijo Mayelín Oliva, coordinadora del grupo.

¿Quiénes son?

GAFDI Cuba es un grupo de unas 150 familias de diversos municipios de La Habana y otras provincias, que persigue brindar la oportunidad a otras familias de compartir sentimientos, necesidades, ideas e informaciones sobre su situación.
El grupo está en espera de una respuesta positiva para su reconocimiento oficial por parte de las autoridades del Registro de Asociaciones del cubano Ministerio de Justicia.
Entre los objetivos del grupo se encuentran:
-Trabajar para lograr que la inclusión social de las personas con discapacidad intelectual sea respetuosa, responsable, normalizada y se vea reflejada en los campos familiar, educativo, laboral y comunitario.
-Capacitar a padres y profesionales con el fin de mejorar la calidad de vida personal y familiar de personas con este tipo de discapacidad, mediante la realización de diferentes encuentros nacionales e internacionales
-Ejecutar programas de capacitación a jovenes con discapacidad intelectual como autogestores de su desarrollo personal y de sus procesos de inclusión.
-Realizar campañas de información y concientización social para favorecer una mayor comprensión de las realidades y posibilidades de las personas con discapacidad intelectual.
-Promover y participar en proyectos de integración escolar, laboral y social de manera coordinada con las instituciones sociales y ministerios.

 

Divididas en comisiones, las sesiones posibilitaron conocer experiencias de la capital provincias cercanas, entre ellas, Pinar del Río y Artemisa.

El proyecto comunitario Cuenta conmigo, una de las experiencias expuestas en el encuentro, mostró como los talleres de psicoballet, danza folclórica, música, artes plásticas, deporte y audiovisuales que realizan contribuyen a desarrollar diferentes habilidades y capacidades, que propician la inserción.

Daysi Pons, coordinadora del proyecto, comentó que con dedicación y mucha paciencia para superar obstáculos, han logrado insertar a jóvenes con discapacidades en algunas presentaciones en encuentros y concursos de artes plásticas, “que permiten visibilizar a nuestros hijos y que esto también llegue a los corazones”.

La primera experiencia de inserción de una niña con discapacidad en el círculo infantil Gotitas de rocío, en el municipio de Playa, le ha permitido a Yuliana, de cuatro años, socializar con sus coetáneos, aprender por imitación y adquirir hábitos para la vida, comentó su mamá, Giselle Alfonso.

En tanto, el proyecto Pétalos de amor, que abarca a personas entre 18 y 35 años, cuenta con 23 integrantes quienes practican musicoterapia, psicoballet, artes plásticas y modalidades deportivas, junto a encuentros de preparación para familias y especialistas, entre otros.

El encuentro fue participativo e incluyó un espacio para la alegría. Personas de todas las edades con discapacidad intelectual, la de mayor por ciento en el contexto cubano según estudios, disfrutaron de actuaciones, canciones, pinturas en el rostro y fotos colectivas, lo que tributa a la unidad.

“Como años anteriores en el encuentro reinó la alegría, la armonía, los deseos de aprender y capacitarnos sobre temas tan importantes para la familia relacionados con la discapacidad intelectual”, declaró Niailé López, también coordinadora del grupo.

Aún debe trabajarse por fortalecer la unidad entre la familia, la escuela y la comunidad para tener mejores resultados.

Foto: Archivo IPS Cuba

“Somos privilegiados porque vivimos en una sociedad educadora por excelencia, que entre tantas cosas, brinda educación gratuita. Sin embargo, en el proyecto educativo existen brechas, por lo que se deben realizar acciones pedagógicas para mejorar”, consideró.

A su juicio, aún debe trabajarse por fortalecer la unidad entre la familia, la escuela y la comunidad para tener mejores resultados e introducir en el proceso de formación de maestros, asignaturas que respondan a otras demandas que tienen las familias.

La jornada se inició con una gala cultural, el 21 de marzo, celebrando el Día Internacional del síndrome Down, y se extendió hasta el 24 de marzo, con espacios de debate entre profesionales de educación, familia y proyectos comunitarios. Concluyó con una fiesta por la inclusión.

Oliva calificó de crucial el apoyo de Mabel Ballesteros, presidenta de la Asociación Cubana de Limitados Físicos y Motores; Orlando Terré, presidente de la Asociación Mundial de Educación Especial; Handicap Internacional; el círculo social Félix Elmuza y los proyectos Los Casichiflados, DeCorazón y la tienda privada TinMarín. (2017)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.