Ingenius apuesta al desarrollo privado del software en Cuba

La microempresa espera un aumento de clientes extranjeros tras el restablecimiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos.

Foto: Cortesía del entrevistado

La Habana, 12 abr.- Cuando el cubano Bernardo Romero fundó en 2012 Ingenius, una microempresa privada de soluciones informáticas y electrónicas, supuso que no sería un camino fácil.

Al abrir su oficina-taller en un garaje remozado en el céntrico municipio de Playa, en la capital cubana, el emprendedor comenzó a ver cómo la clientela pedía más servicios de reparación y mantenimiento de equipos como computadoras, laptops y accesorios, que de programas informáticos.

“El desarrollo del software no tenía una alta demanda, y la Internet era escasa y cara”, dijo Romero en entrevista exclusiva con la Redacción IPS Cuba.

Hoy el emprendedor e ingeniero en Telecomunicaciones mira con optimismo el presente y futuro de la industria privada del software, entre otras razones, por la posible mayor apertura de Internet en la isla.microempresa-en-cuba-software-informatica

REDACCIÓN IPS CUBA: ¿Cómo se ha comportado la demanda de servicios informáticos en los últimos años?

BERNARDO ROMERO: Hay más posibilidades tecnológicas para nosotros y más interés de los usuarios, generalmente dueños de negocios, por tener presencia en la web y optimizar, digitalmente, sus procesos.

Poco a poco se crea una cultura al respecto y los clientes asumen la necesidad de promocionar sus propuestas en las plataformas digitales.

Para solo tener una idea, en 2015 duplicamos la cantidad proyectos de desarrollo de software en comparación con los restantes años de Ingenius.

El desarrollo de software en Cuba se convertirá en un negocio gordo cuando haya más acceso a Internet, porque toda la sociedad está necesitada de informatizarse. Es un volumen tan grande que habrá para todos.

IPS CUBA: ¿Y en el contexto de la conectividad actual de Cuba?

BR: No, ahora mismo todavía es complicado crear aplicaciones solo con la conexión wifi en zonas públicas. Es incómodo.

En ese sentido, desde el punto de vista de la implementación de software, los cubanos hemos asumido una estrategia anómala y temporal: desarrollamos offline, que es más costoso y menos productivo.

En condiciones óptimas, si estás programando y tienes un error, vas a Google y en dos minutos resuelves el problema. Existen muchos repositorios con soluciones como las que necesitas.

Si estás offline, pasas dos horas tratando de hacer algo que ya está hecho. Eso contradice una de las esencias del desarrollo web: no programar algo que ya está implementado.WebINGENIUS

Resulta vital estar conectados. Por eso el equipo de Ingenius está buscando un local cercano a una zona pública de acceso wifi, donde estaremos más cómodos.

Aunque con los precios actuales, no podemos estar todo el tiempo online. No hay quien aguante. Es poco comercial: si estás todo el día conectado, vas a subir tanto el precio que dejas de ser competitivo. Las tarifas de Etecsa son elevadas para tener una conexión constante, necesaria en emprendimientos como este.

IPS CUBA: ¿A quiénes identifican como su competencia?

BR: En la rama de la Electrónica sabemos la cantidad y calidad de los talleres existentes en La Habana que ofrecen nuestros mismos servicios, pero en el plano del desarrollo de software la competencia es más abstracta. Son pocos los proyectos que tienen un lugar físico, que sean un negocio oficial y no un freelance que hace determinados trabajos.

Además, a algunos de los aventurados les falta una mirada más comercial. Existen muchos profesionales capacitados técnicamente para desarrollar códigos, pero no están enfocados eficazmente al mercado. Les cuesta entender que no trabajan para un reto personal sino para satisfacer un cliente. Es una cuestión de formación. A algunos desarrolladores lo que les interesa es la complejidad. Aunque, si el cliente no ve el producto bonito, fácil y operativo, todo será en vano.

IPS CUBA: ¿Cómo ha sido la contratación por parte de las empresas estatales cubanas?

BR: Mayormente nos solicitan el servicio de reparación y mantenimiento. Pero todavía en la programación y diseño existe resistencia a emplear a particulares.

En ello influye desde el temor de relaciones laborales con privados, la burocracia de los sistemas de contratación, la poca percepción de las instituciones estatales sobre la importancia de estar en la web, hasta que algunas se ven obligadas, por sus respectivos ministerios, a emplear ciertos software producidos por empresas estatales. No significa que estos programas sean malos, pero esa práctica les cierra un camino de oportunidades que pueden encontrar en iniciativas independientes.

IPS CUBA: ¿Cuáles son sus expectativas ante  el nuevo escenario de relaciones Cuba-Estados Unidos?

BR: Se amplía la posibilidad de desarrollar hacia el exterior, sobre todo para el mercado americano que está muy interesado. Ya hemos hecho los primeros contactos y hay una perspectiva inmensa. (2016)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.