Juventud, en riesgo de consumir drogas

Entre 150 y 250 millones de personas en el mundo, de 15 a 64 años, consumieron drogas ilegales en 2012.

Foto: Jorge Luis Baños-IPS/jlbimagenes@yahoo.es

Muchos jóvenes llegan al consumo de drogas por las presiones de su grupo, según especialistas.

La Habana, 26 jun.- Una alerta sobre el consumo de drogas de prescripción médica y, ante todo de las legales y permitidas como el tabaco y alcohol, lanzó un especialista cubano a propósito del Día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas, dedicado este año a la juventud.

El llamado de atención fue hecho por el médico Ricardo González Menéndez, especialista de segundo grado en Psiquiatría y jefe del Servicio Docente de Toxicomanías del Hospital Psiquiátrico de La Habana, el 24 de junio, en declaraciones al diario de la Unión de Jóvenes Comunistas, Juventud Rebelde.

Cuando hablamos de drogas no solo debe preocuparnos lo relacionado con sustancias como la cocaína o la heroína, sino también con el consumo indebido de algunas drogas de prescripción médica y, sobre todo de aquellas que se encuentran bajo el halo de la legalidad y la permisividad, como el tabaco y el alcohol, consideró el psiquiatra.

Para este especialista, “la tolerancia excesiva y no condicionada al consumo irresponsable de alcohol en nuestra sociedad y su iniciación a edades cada vez más tempranas hace que subestimemos los efectos que puede tener, no solo sobre el bebedor sino también sobre sus familiares”.

Aunque no existen estadísticas públicas sobre el tema, se conoce que entre los grupos de jóvenes hay tendencias al consumo de medicamentos ligados a bebidas alcohólicas como parte de sus prácticas recreativas.

Diferentes sondeos arrojan entre las insatisfacciones de la juventud la falta de lugares y opciones para divertirse, y la imposibilidad económica de acceder a lugares como discotecas, cuando muchas de ellas el precio de entrada es en CUC, moneda fuerte  del país y menos asequible para su población de 11,2 millones de habitantes.

El Informe de Cuba al Consejo de Derechos Humanos indica que, al cierre de 2010,  vivían en Cuba 2.947.695 jóvenes o menores de 35 años, que representaban 26,2 por ciento de la población. De ellos, 74 por ciento se concentra en zonas urbanas.

Una encuesta del Centro de Estudios sobre la Juventud de 2011 indicó que 42,5 por ciento de los jóvenes cubanos trabaja, 32,5 por ciento estudia, 7,7 por ciento realiza ambas actividades, mientras que siete por ciento desarrolla tareas del hogar y 4,7 por ciento ni estudia ni trabaja.

Según el Informe de Cuba al Examen Periódico Universal (EPU) del Consejo de Derechos Humanos de 2013, el consumo y tráfico de drogas ilícitas no es un problema de impacto social en Cuba, gracias a la labor educativa y de prevención llevada a cabo por el Estado.

González resaltó que la nación caribeña trabaja intensamente en el enfrentamiento a la oferta de droga en el país y el tratamiento al consumidor. Las personas adictas, sobre todo a drogas ilegales, cuentan con vías para recibir atención en el sistema de salud cubano.

El informe presentado por Cuba a EPU recoge que, “a fin de preservar esta favorable situación e impedir la incidencia del flagelo de la droga en la población, especialmente en la juventud, se mantiene un trabajo sistemático y coordinado de la Comisión Nacional para la Prevención y el Control de Drogas.

Esta entidad busca “impulsar la labor educativa de las familias cubanas y de las organizaciones juveniles, y lograr así una mayor y más efectiva participación social en estas tareas”.

No obstante, aconsejó González Menéndez, debe prestarse atención a la tendencia regional de la producción y venta de bebidas alcohólicas en envases pequeños, lo cual implica una mayor accesibilidad a estas, sobre todo para la población infanto-juvenil, cada vez más precoz en la iniciación de este hábito.

En declaraciones a Juventud Rebelde, Idelys Rabelo, especialista del Centro Nacional de Promoción y Educación para la Salud, insistió en desarrollar acciones para estimular que las nuevas generaciones cuiden su salud, desestimular la iniciación y disminuir la aceptación social que existe en torno a las drogas legales.

Según un texto publicado el pasado año en el sitio web del semanario Trabajadores, con el arribo del verano, quienes trabajan en la Línea Confidencial Antidrogas aseguran que aumentan las llamadas en busca de ayuda por problemas asociados al consumo de narcóticos, alcohol y tabaco.

Cuba se encuentra en el llamado Corredor de la Droga, una ruta aérea y marítima entre América del Sur y del Norte, concurrida por traficantes, que también toman a varios países del Caribe como almacenes de estas sustancias clasificadas de ilegales en buena parte del planeta. (2013)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.